ofreció anoche un concierto en el Perú y  protagonizó una escena que muchos de los amantes del rock and roll recordarán.

A mitad del show, el ex vocalista de los Héroes del Silencio decidió dejar  el escenario para subirse a una de las barandas que lo separaban de la primera fila. Aunque no se entendió si el músico tenía la intención de cantar desde allí o lanzarse hacia el público como es habitual en algunos conciertos de rock, este regresó al escenario al notar que los miembros de seguridad habían empezado a separarlo del público.

“Me van a disculpar. Si los señores de amarillo siguen con su comportamiento se acaba el concierto. Estos chicos han venido a ver músicos. No vienen con el ánimo de cometer un delito o algún crimen. Déjenlos tranquilo”, dijo Bunbury ante las palmas de los presentes.

Tras ello el concierto continuó con mayor emoción.

Bunbury se mostró agradecido con Lima en todo momento e interpretó canciones relacionadas con el Perú como el "Rescate" (compuesta en Cajamarca) y el vals "Ódiame".