Trueno durante su participación en la etapa clasificatoria de la FMS Internacional. (Créditos: Urban Roosters)
Trueno durante su participación en la etapa clasificatoria de la FMS Internacional. (Créditos: Urban Roosters)

El 2019 fue un año inmejorable para Mateo Palacios, mejor conocido como . Hijo del respetado rapero Pedro Peligro, su relación con el hip hop comenzó desde la infancia, cuando soltó sus primeros versos. Gracias a la orientación de su padre recibió su formación musical en casa. Más tarde, en su adolescencia ya destacaba por una gran inventiva y fluidez a la hora de rimar, aunque los resultados no eran los esperados. El lanzamiento del tema “La salamandra”, en colaboración con su amigo Underdann, fue muy criticado por buena parte de la comunidad del freestyle.

De hecho, el 2018, cuando debutó en la FMS Argentina, Mateo ocupó el último puesto de la tabla. A pesar de sus buenas intervenciones, no lograba rebatir con éxito los principales argumentos en su contra. La mayor parte de los competidores utilizaban su fallido intento de ‘hit’ comercial o el hecho de que tuviese un padre reconocido. “De tal palo, tal astilla, eso no lo creo. Porque tu viejo es un rapero bastante bueno, y de un rapero hardcore salió un trapper medio pelofue una de las barras que le lanzó Wos cuando se enfrentaron. “Mis temas tienen una gran demanda y si algún día saco uno no será ‘La salamandra’” es una rima de Papo en su ronda a capela también en el marco de su liga nacional.

Para el 2019 le tocaba descender de la Freestyle Master Series, pero el retiro de Dani y Wos le permitió disputar el play-off para luchar por su permanencia en la división de honor. En una gran exhibición derrotó a Tuqu para quedarse con el último cupo. Así empezó lo que sería su mejor temporada en el mundo de las batallas. Supo sobreponerse a las obstáculos en las fechas iniciales y mantuvo su nivel hasta fines de año. Sumó puntos de a pocos, ya que sus derrotas solían ser tras una réplica, lo cual le otorga 2 puntos al que gana y 1 al que pierde. En paralelo, en eventos internacionales como Pangea o God Level 3vs3 demostró un flow único sobre las instrumentales, convirtiéndose en uno de los participantes predilectos de la afición.

Cabe resaltar que no dejó de hacer música. Una de sus composiciones más personales es “RAIN”, en cuya letra confiesa la presión que sintió al alcanzar la fama a tan temprana edad y lo que significó lidiar con las críticas en redes sociales. Progresivamente comenzó a bajar el “odio” en su contra y a aumentar su número de seguidores. Hoy, a sus 17 años, se le considera como el rapero de habla hispana más viral del mundo. Un punto de quiebre en el 2019 fue sin duda la obtención de la Red Bull de su país. En el camino a la gloria derrotó a sobresalientes raperos gauchos como Nacho, Stuart, MKS y Wolf. Su victoria aquella noche fue indiscutible. Queda para el recuento lo que pasó después en la final internacional de Madrid, donde no tuvo su mejor performance -cayendo a manos de Aczino-.

En diciembre, tras una serie de resultados, sucedió lo impensado. La última fecha de la liga se convirtió en una suerte de final, ya que tanto Trueno como Papo tenían chances de alzarse con el trofeo. Por lo tanto, su cruce definiría al campeón. Palacios lució muy tranquilo en ese encuentro, que finalmente ganó gracias a su regularidad a lo largo de las diferentes pruebas del formato. Coronaría así un año de ensueño. De estar prácticamente fuera del radar de la élite pasó a ser protagonista absoluto. Tal vez por ese motivo, muchos de sus fanáticos se sorprendieron cuando hizo público su deseo de no continuar en la FMS Argentina en el 2020. Según expresó, quería dedicarle más tiempo a su carrera musical.

Sin embargo, como máximo representante de su país debía cumplir con presentarse en la FMS Internacional. En la ronda clasificatoria se enfrentaría a El Menor, freestyler chileno de enorme proyección. Su enfrentamiento generó mucha expectativa los días previos y la batalla que ofrecieron no decepcionó a los miles de espectadores que siguen este fenómeno a nivel global. En un vibrante duelo, el argentino se quedó con el triunfo tras dos réplicas. Parecía ser un envión anímico de cara a la etapa decisiva que se disputaría en Perú este 7 de marzo, pero el martes dio a conocer que no sería parte del evento para enfocarse de lleno en la música. Así culmina un periodo especial para él y se incorpora a la lista de ‘gallos’ que dejaron la actividad competitiva -o están en ese tránsito- para emprender otros proyectos.

¿UN RUMBO INEVITABLE?

Muchos de los freestylers más populares de la actualidad tienen en común la intención de producir música. En realidad, como ya lo han confesado varios, su objetivo principal es centrarse en eso eventualmente. La diferencia por establecer sería entre los ‘gallos’ que alcanzaron el estatus de profesionales dentro del circuito y los que solo lograron notoriedad pero nunca llegaron a vivir de la rima improvisada. En el primer grupo, el caso de Wos quizás sea el más conocido. El campeón argentino de la Red Bull Internacional del 2018 ha hecho ya una pausa a su carrera como batallador para hacerse de un nombre como cantante. Por el momento, no le va nada mal. Su tema “Canguro” ya sobrepasa los 100 millones de reproducciones en Youtube. El resto de sus letras resaltan por su crítica a la situación política y social que enfrenta actualmente su país, lo que le ha valido la aceptación y el aplauso a lo largo de la región.

Sin irnos muy lejos, en Perú tenemos a Jaze, quien desde hace unos meses dejó en claro que disminuiría sus compromisos como freestyler para seguir componiendo canciones. Tengamos en cuenta que él es formalmente estudiante universitario de música. Y a pesar de su juventud y de lo mucho que le queda por ofrecer en los duelos de improvisación, sus metas lo llevarían por otro rumbo. De igual modo, el colombiano Valles-T y el español Bnet, segundo y primer lugar de la Red Bull 2019, comentaron hace poco su cambio de actitud sobre los torneos, pues prefieren ahora tomar sus batallas de manera más relajada.

En el otro extremo están quienes utilizaron esta vertiente del hip hop como trampolín a la fama. Los ejemplos más llamativos son los de Paulo Londra, Duki y Lit Killah. Los tres dieron sus primeros pasos en el Quinto Escalón, legendaria competición argentina de rap que tenía lugar en el parque Rivadavia de Buenos Aires. Tal como declararon en anteriores entrevistas, su meta era mostrar su talento como improvisadores para más adelante, con el reconocimiento adquirido, comenzar con pie derecho su incursión en la música.

Tampoco podemos dejar de mencionar a aquellos que colocaron las primeras piedras para que este movimiento crezca. Hablamos de la generación de Mcklopedia, Piezas, Akapellah y Canserbero, quienes tuvieron un paso destacado como ‘gallos’ al ser precursores de innovaciones técnicas y modos de fluir sobre una base. En la época que aparecieron, todavía no se había profesionalizado esta ocupación. Pocas marcas apostaban por patrocinar a un freestyler, pero con el esfuerzo de estos personajes, se empezó un largo proceso que hasta la actualidad sigue en evolución. Lo ya se puede afirmar es que hay una élite que logra vivir exclusivamente de las batallas. Esto podría conducir a preguntarnos por qué si ahora es una actividad rentable los improvisadores deciden dar un paso al costado.

Indistintamente de los objetivos profesionales de cada uno, varios raperos han coincidido en que la presión que recae sobre ellos los sobrepasa muchas veces. El chileno Kaiser compartió su testimonio en Instagram hace unas semanas, donde declaró que se desvincularía de varios eventos ya pactados por la carga que esto significa. De la misma forma, el mexicano Aczino, considerado por especialistas como el mejor de la historia, afirmó que la súbita ola de atención que ha recibido esta disciplina ha provocado que se sume gente que no comprende los valores del hip hop y que hacen críticas infundadas a sus protagonistas. Esto sería uno de los alicientes por los que ha decidido hacer un alto a su faceta como batallador.

No obstante, la situación está lejos de significar que los duelos de rimas terminarán pronto. Al contrario, está en pleno auge y nuevos valores se siguen incorporando a esta movida con mucho entusiasmo. El Menor (Chile), Gazir (España), Zaina (Argentina), Skill (Perú), Metalingüística (Chile) son algunos de los llamados a tomar la posta que dejarían más adelante Chuty, Skone, Dtoke o el mismo Aczino. Por ello, también se debe mencionar la responsabilidad que tienen los jóvenes talentos y el público para que esta corriente continúe con su curva ascendente como espectáculo de masas, pues solo su apoyo constante garantizará que se mantenga un panorama favorable de cara al futuro.

TE PUEDE INTERESAR

VIDEOS RELACIONADOS

El freestyler Chuty demuestra su habilidad para rimar

Chuty improvisando