¿Por qué no hay Lollapalooza en Perú? Claves sobre conciertos
Melvyn Arce Ruiz

Puede que sus nombres no sean muy familiares para el público, pero son ellos los que están detrás de algunos de los principales que se han realizado en la ciudad desde el 2008. En aquel año, Coqui Fernández, un joven que, en el 2007, había debutado en la gestión de mega espectáculos trayendo a Lima la gira de reencuentro de Soda Stéreo, llamó la atención de una promotora internacional. Ellos se habían sorprendido por la realización de un show tan grande en Perú, un país que por aquella época era pasado por alto por las giras de bandas internacionales, y habían decidido ficharlo como socio local.

"Durante abril, mayo y junio de ese año estuvimos conversando para ver si éramos complementarios. Finalmente, nosotros quedamos como sabuesos locales y ellos como aportantes de contenidos, de artistas", recuerda Fernández, quien se ha convertido en uno de los principales empresarios del rubro de conciertos en nuestro país, actualmente como director de Move Concerts, una de las productoras independientes más importantes de la región.

A finales de mayo, Enrique Battilana, sub gerente regional de la empresa, estuvo en el Perú y aprovechamos la ocasión para conversar con él y con Coqui Fernández de la escena de conciertos en el Perú. Aquí un resumen en cinco claves.

1. Sobre el mercado peruano

Enrique: Perú es un mercado muy atractivo e interesante y, actualmente, está en su mayor auge y crecimiento. Lo que sí entendemos es que la industria está polarizando las audiencias. Antes tenías 5 o 6 bandas grandes de estadio; hoy, al tener distintos dispositivos para poder escuchar música y mayores posibilidades para el desarrollo de artistas, tienes bandas con 5 o 6 mil seguidores. Antes las disqueras promocionaban cinco bandas y a todos nos gustaba una de esas. La industria por eso ahora está haciendo shows más chicos y festivales en los que aglutinan a esas bandas de públicos más pequeños en un mismo lugar.

2. Sobre la posibilidad de hacer festivales como el Lollapalooza o Rock in Rio en el Perú

Coqui: En el 2012 estuve hablando con una gente de William Morris, que es una de las más grandes agencias del mundo y la encargada de hacer el Lollapalooza. Avanzamos en las conversaciones, pero nos trabamos cuando nos dijeron las condiciones mínimas que eran: tres fechas de, si mal no recuerdo, 60 mil personas por fecha, como mínimo. Ellos te van a obligar a llevar artistas que convoque esas 180 mil personas en los días de festival. Si ellos ven que, por ahorrarte dinero o porque sientes que tu mercado no te va a acompañar, llevas a artistas que te lleven, a juicios de ellos, menos de 180 mil, ellos te dicen que no cumplirás con el mínimo de la franquicia. Entonces, con eso, yo me volteo a ver mi mercado y me pregunto si podrían soportarme tres fechas de 180 mil personas y, la verdad, yo no la veo, yo creo que de ninguna manera. De hecho, Phil Rodríguez, mi socio, que tiene la matriz en Miami, es quien aporta a los artistas para Rock in Rio desde su primera edición en 1985. Nosotros tenemos dentro de la casa al que arma todos los Rock in Rio, nosotros hablamos con el que es Dios para mucha gente. Lo natural seria que nosotros hagamos el Rock in Rio acá, pero Rock in Rio también es una franquicia y te ofrecen siete fechas con no menos de 60 mil personas. 420 mil personas no las sacas de ningún lado.

Enrique: Lo que estamos haciendo en la región y que pensamos hacer también en el Perú es desarrollar marcas propia de festivales. En Argentina y Sao Paulo estamos haciendo un festival que se llama Maximus, que tiene que ver con el new metal.  También en Argentina estamos desarrollando un festival teen propio. Quizás en algún futuro no muy lejano podamos armar un festival en Perú. 

Coqui: Ahorita estamos detrás de un festival, pero mientras no lo tengamos cerrado no podemos decir las características. Sí, estamos interesados en hacer uno. Nosotros ya hicimos el Lima Hot Festival y antes de unirme a Move hice, modestia aparte, el que creo fue el embrión del Vivo x el Rock: el festival Rock and Pop. El primero llevó 40 mil personas a San Marcos; el segundo, 32 mil en el Nacional. Es mostro hacer festivales, tienes más libertad. Cuando tu traes un artista, el artista es casi quien te ordena. En festival es al revés: el artista se tiene que adaptar al festival. Es bien cómodo, bien bacán  toda la vibra de un festival.

3. Sobre la falta de espacios para conciertos

Coqui: Ese es un problema latinoamericano. Actualmente U2 está haciendo una gira de indoors y esa gira a Latinoamérica le está negada, salvo que la banda vaya solamente a Santiago de Chile y haga cinco shows allí que tienen una arena para casi 15 mil personas. Una arena tiene todo: luces, sonido, personal propio de seguridad… ¿Qué es lo que tenemos que hacer nosotros al no tener un indoor? Nos entregan una pampa como la de la Costa Verde de Magdalena  o la del Jockey Club o el Monumental, es decir, un terreno al aire libre, y allí hay que montarle encima toda esa arena, paredes, seguridad nocturna, diurna, luces, todo. Hago un cálculo rápido: nos ahorraríamos 100 mil dólares en cada concierto si tuviéramos una arena. Y, si tienes un artista que te generara una taquilla de 300 mil dólares, ahorrarte 100 mil dólares es un montón.

(…) Pero para hacer algo de esa envergadura estamos hablando de no menos de 20 millones de dólares, y el gremio no los tiene. La vez pasada con un amigo pensábamos en quién debería asumir la responsabilidad. Quizás sería una buena idea decirle al Estado o al Ministerio correspondiente que, desde el 1 de enero del 2008 con la famosa ley de Luciana León, hasta mayo del 2016, (lo del gremio de conciertos) hemos generaron tanto IGV y tanto impuesto a la renta. Entonces, las cifras se suman y deberían dar un monto lo suficientemente atractivo como para decir: ‘Se lo merecen’. Yo no quiero que nadie me regale nada, yo soy anti mamadera. Yo me hice solo. Pero sí hay una demostración de que nosotros en 8 años no hemos piteado, hemos sobrevivido pese a que no habían auspicios, pese a la carga impositiva tributaria que, a pesar de la ley de Luciana León, igual está por encima a la de otros países de la región, y pese a la falta de venues con los que te puedes ahorrar muchísimo dinero. Por poner un ejemplo: en muchos conciertos la utilidad no es ni la mitad de lo que nos ahorraríamos teniendo un venue, para que te des una idea de cuán importante sería tener uno. Yo me imagino que con uno habría más conciertos, bajarían los costos de las entradas, todo se alumbra para todos.

4. Sobre la relación entre empresarios

Coqui: No hay mucha conexión. Muchas personas me dicen eso: ‘Entre ustedes no hay una unidad’. Pero la naturaleza del negocio no lo permite. Normalmente tú te unes a alguien cuando tienes frentes comunes. Yo no me veo diciéndole a un colega: ‘Yo me encargo de los conciertos de artistas anglo y tú de la parte latina’, aunque alguna vez quedamos más o menos en eso hasta que a este colega se le apareció la oportunidad traer a Katy Perry y no lo dudó. Yo entendí eso y no me resentí, porque al final igual se la ganamos, pero lo entendí, me hice el loco. Me dije: ‘Cuando a mí me suceda lo mismo él tendrá que entender’. Y yo sí me aguanté un poco con algunos artista latinos y me concentraba más en los anglos, pero cuando Maná salió de gira los quise traer. Me preguntó por eso y yo y le dije que no sea sinvergüenza. Me los ganó (risas). Entonces, como decía, somos (un gremio) desunido por la naturaleza del negocio, pero no por algo entre nosotros.

5. Sobre el éxito y fracaso de algunos conciertos en el Perú

Enrique: Hay muchas variables en el mundo del entretenimiento que hacen que un show sea exitoso o no. Y hay una variable que tiene un porcentaje bastante fuerte y esa variable es la suerte. Uno puede decir: ‘Este artista siempre funciona’, pero pasa que lo traes con un disco que por allí y no está muy bueno y no te convoca tanta gente. No hay manera de saber. Puedes minimizar el riesgo analizando redes sociales, cifras anteriores, pero hay miles de variables: condiciones climáticas, políticas, locales. Infinidad de cuestiones.

Coqui: Algunas veces la falta de olfato te puede llevar a tomar decisiones equivocadas. Este es un negocio que se basa en el olfato. Las estadísticas te ayudan, pero hay algo que es imposible de explicar. Para Enrique es suerte, para mí es olfato.

Sobre algunos casos específicos:

Lady Gaga
Coqui: Ese concierto fracasó porque el único local que le quedó fue San Marcos y Lady Haga tiene una fortísima fanaticada en el sector A/B. Ella era la reina de las discotecas, entonces llevarla allá era complicado. Yo me preguntaba Cómo harían sus fans para ir con sus tacos caminando por la tierra. Yo he hecho muchos conciertos en San Marcos y sé que no está asfaltado en muchas partes. Entonces creo que el local espantó al público de Lady Gaga. 

Black Sabbath
Coqui: Se pagó demasiado por el artista y cundo tú pagas demasiado por el artista vas a tener que trasladar eso al público y el público metal es un público que tiene mucho en el sector C. Yo viví eso con Iron Maiden, que es un grupo similar en nivel socioeconómico. Era clarísimo. Bueno, siempre y cuando yo tenga la verdad. Ese fue el problema con Black Sabbath para mí: no se vendieron entradas. Tú veías en las redes sociales una euforia y un descontento porque las entradas estaban muy caras.


EN VIDEO: Coqui Fernández habla de los resultados de taquilla de algunos conciertos. (Fuente: El Comercio)

Fifth Harmony:
Coqui: Yo no estaba tan enterado de ese grupo, reconozco que no hice bien mi tarea. Creo que yo debí cobrar el doble (por las entradas para ese concierto). ¡Los tickets se acabaron en quince minutos! ¿900 tickets en 15 minutos? La segunda zona se acabó en dos días. Y la tercera se acabó en ocho días y el concierto es recién en un mes y tres semanas. Puedo sonar soberbio, pero no me estoy quejando, sino que está bien que se acaben pero no tan rápido. Yo creo que el sold out perfecto es el que se logra el mismo día. Si tienes un sold out un mes antes, como me ha pasado con Fifth Harmony o Norah Jones, es porque hice muy mal mi tarea. 

Laura Marling
Coqui: Esta es una de las tantas dialécticas que nos hemos metido en la oficina.  Si tú decides ser artista, tienes que difundir tu arte. O sea, salvo que quieras tocar para tu familia en tu casa. Si quieres hacer gira, conocer nueva gente, hay una obligatoriedad y no por contrato de hacer estas cosas para beneficio de sus fans. Lo más probable es que ella te diga: ‘Yo no toco para mis fans, les agradezco que compren mi música, pero yo no hago concesiones’. Y eso nos pasó con esta chica. Imagínate, si va vendiendo mal las entradas y no da ninguna entrevista, qué haría si le fuera bien en la venta, ¿se pondría un telón encima para que no la vea nadie?


Coqui Fernández y Enrique Battilana de Move Concerts. (Foto: El Comercio)

LO QUE SE VIENE PARA MOVE CONCERTS

Move Concerts acaba de firmar una alianza con Interbank. ¿Cómo se traducirá esta en beneficios para el público y para el crecimiento de la escena de conciertos en el Perú?
Enrique Battilana: Por ahora, lo que hemos estamos haciendo en el Perú es informarles a las marcas de las experiencias que hemos tenido en otros países y de los beneficios (que conseguirían con) una plataforma de entretenimiento. Esto es: tomar una cantidad de shows por una cantidad de tiempo. Con Interbank hemos llegado ya a un acuerdo por tres años ofreciendo siete shows por cada año. Con ese patrocinio, ellos accederán a beneficios como la pre venta, descuentos y beneficios intangibles como los meet and greet, y nosotros quizás podamos incrementar la cantidad de shows y la calidad de estos.

¿Este acuerdo es específico en cuanto a traer artistas para grandes públicos o se enfocarán más en artistas de nicho?
Coqui Fernádez: En Move Concerts somos apasionados de la música. Phil Rodríguez, la cabeza de nuestra compañía, es un súper apasionado de la música y, además, tiene excelente relación con los managers de todos los artistas. Él tiene 40 años en la industria y eso hace que se nos habrá el espectro del tipo de artistas que podemos traer. Como ejemplo: Fifth Harmony y Aerosmith. La primera es una banda teen, la segunda una banda legendaria del hardcore. A ambos los estamos trayendo este año. También podeos mencionar a Laura Marling o Ed Sheeran, a quienes también trajimos a Lima. Tenemos artistas consagrados y en desarrollo. Cuando trajimos a Ed Sheeran a la región teníamos pensado que toque para 7 mil personas; tuvimos que ampliar a 14 mil. Después de su gira ganó todos los Grammy, hizo tres shows en el Wembley con sold out… así que podemos decir que tenemos ese olfato de ver artistas que sabemos van a crecer. Pero, como decía al inicio, nosotros no podemos vivir sin música, así que seguiremos haciendo todo tipo de shows e incentivando de alguna manera la cultura musical en el Perú.

TAGS RELACIONADOS