Henry Rollins. (Foto: Facebook).
Henry Rollins. (Foto: Facebook).
Ricardo Hinojosa Lizárraga

No escribe una canción desde el 2001, pero es uno de los frontman más importantes del punk, gracias a sus años en Black Flag. Lideró además la Rollins Band y colaboró con Misfits o Iggy Pop. No es escritor en el término estricto de la palabra, pero tiene varios libros publicados y otros por publicar, además de escribir sus propios unipersonales y el guion de una película en la que aparece con varias estrellas de rock.

Es activista por los derechos de la población LGTB, aun cuando su padre era homofóbico. Se hizo conocido como músico, pero habla mucho de política. Hace un tiempo dijo que abandonaría la música porque no tiene más canciones que escribir, pero tiene un programa de radio en el que suenan interesantes bandas nuevas. No tiene Instagram, pero en la cuenta de su manager muestra aspectos hilarantes y distendidos de su vida cotidiana. Es Henry Rollins, y su palabra siempre da que hablar.

Hoy llega a Lima para participar en un conversatorio sobre su carrera en la Alianza Francesa, como parte de las actividades del Festival Al Este. Para esa noche, ha prometido elegir sus palabras con mucho cuidado. Para esta entrevista, también.

—¿Cómo estás por estos días? ¿Qué proyectos estás trabajando?
Estoy en las etapas finales de mi próximo libro, Stay Fanatic!!! Vol. 1, por lo que su lanzamiento está previsto para este año. También estoy editando otro libro que espero publicar en un par de años. Estoy escribiendo en un par de proyectos diferentes, haciendo reseñas de libros para el LA Times y haciendo programas de radio para KCRW FM en California. Normalmente hago varias cosas a la vez.

—¿Disfruta el contacto frecuente con sus seguidores? Sabemos que haces un podcast junto a su manager, Heidi May, en el que tocas diversos temas.
Creo que debería tener un nivel práctico y realista de contacto con cualquiera que sepa lo que hago. Es decir, si estoy en la tienda y te me acercas y me saludas, está bien. Si estás acampando frente a mi casa y me saludas cada vez que me ves en la ventana, no está bien. Por otro lado, el podcast fue idea de Heidi. Una vez dijo que le he contado más historias de las que he contado en el escenario y que también deberíamos publicarlas, así que empezamos ya hace unos años. Por la respuesta que recibimos, parece ser algo bueno. Lo importante para nosotros es que es gratis y que nos divertimos haciéndolo y no nos tomamos demasiado en serio.

—En la cuenta de Instagram de Heidi May (@henryandheidi), se te ve divertido y relajado, lejos de tu imagen usual. ¿Hay alguna intención de mostrarse de ese modo ante un público acostumbrado a alguien más fiero?
No sé si estaría necesariamente de acuerdo con el aspecto más humorístico de mi personalidad que no se conoce. Mi último especial de comedia en Show Time fue bastante divertido. ¿Tal vez te refieres a que en Instagram muestro que no soy tan serio todo el tiempo? Eso es muy cierto. Así es como Heidi y yo somos siempre. Llevamos 22 años trabajando juntos. Lo que ves en las publicaciones de Instagram es realmente cómo es cuando estamos juntos. De las respuestas que recibe Heidi, muchas personas no sabían que yo actuaba de esta manera, así que quizás tengas razón. Si no tuviera sentido del humor, no llegaría lejos.

—Tus seguidores esperaban con muchas ganas el concierto programado con Black Flag en Lima, aunque tú no seas ya parte del grupo. ¿Sabes qué sucedió finalmente y por qué se canceló?
Greg Ginn, quien comenzó la banda, toca hoy con tres personas que no conozco y hacen una gira como Black Flag. Nunca los he visto. La última gira musical que hice fue hace 13 años. Así que, en cuanto a lo que ha sucedido con Greg Ginn y compañía, no tengo ni idea.

—Black Flag es una banda simbólica en la historia del punk. ¿Cómo sobrelleva al gobierno de Trump el vocalista de un grupo que combatió el autoritarismo?
Se ha dicho que los malos gobiernos pueden hacer buena música e, históricamente, eso ha demostrado ser cierto, pero en el 2019 no estoy seguro de que la música siga siendo vista como un vehículo para llevar a las personas a un punto de vista. Si hay bandas que están motivadas por un mal gobierno, que Estados Unidos ciertamente tiene en la actualidad, definitivamente deben hacer algo para rechazarlo. Me recuerda a los días de Reagan / Thatcher, pero no veo la presión que movimos entonces.

—¿Qué opinas exactamente sobre Trump?
​Creo que Estados Unidos siempre ha tenido que ver gente en sus ridículos mítines. No sabía que había tantos, pero es un lugar grande. Creo que tal vez había muchos que no tenían una opinión sobre asuntos como la inmigración y la atención médica, pero cuando escucharon a Trump, que hace que el odio y la división sean tan fáciles de aceptar, se decidieron. Es una lástima cuando ves a todos esos jóvenes con esos estúpidos sombreros rojos. Solo esperas que crezcan fuera de esto. ¿Qué puedes esperar? La muerte y el sufrimiento innecesario, un retroceso. Todo lo que necesitas hacer es seguir la ruta del dinero. Eso te dará la verdad sobre lo que está sucediendo en cualquier guerra, país, administración. En los Estados Unidos, el dinero sigue yendo hacia arriba. Lo que parece diferente ahora es cuán enojados están los ricos con todos los demás, como todos los multimillonarios que llamaron "tirano" al presidente Obama.

—¿Cree que es momento de cambiar el concepto tradicional de "Sueño americano"?
Parafraseando las palabras de George Carlin, "Lo llaman el sueño americano porque tienes que estar dormido para creerlo". Creo que la idea de dicho sueño es mantener a la gente en un trabajo que no le gusta tanto y en la tienda para obtener alcohol, tabaco y tickets de lotería. Es un sueño para unos pocos, pero al ver la inmensa riqueza que tiene el país y que ni siquiera podamos imaginar un plan de atención médica que permita a todos los ciudadanos una forma de vida, entendemos todo lo que hay que saber. Hay una manera, hay muchas maneras, sin embargo, no hay mucha voluntad. Creo que en esta etapa de la historia, la gente debería admitir la verdad: que Estados Unidos siempre ha sido el anuncio de lo que podría ser, pero cuando te acercas y lo ves en su mayor parte, es solo eso, un anuncio. Históricamente, "nosotros" no hemos cambiado mucho desde el principio. Todavía hay esclavitud y se llama trabajo con sueldo mínimo. El odio a las mujeres, a las minorías, a las personas LGTBI, a los pobres, siempre ha estado allí, pero ahora está en el tejido mismo de la colectividad.

—Precisamente este es un tiempo en el que las minorías están luchando, en diversos frentes y en varios países, por alcanzar respeto, derechos e igualdad. Como un activista por los derechos de la población LGTBI, ¿Cómo ves esta lucha?
Lo veo como algo continuo, pero hay esperanza. Simplemente no creo que los jóvenes asuman la estupidez de los que vinieron antes que ellos. Por ejemplo, mi padre es uno de los que odia y teme. No tengo idea de si él todavía está vivo, pero no hice nada como él. Creo que las cosas en este siglo terminarán mejor de lo que empezaron.

—Los ultraconservadores buscan el poder político hoy más que nunca en toda la región. ¿A qué le debe temer la gente que no piensa como ellos?
Creo que deberían tener mucho cuidado para evitar el encarcelamiento, la muerte, etc., porque la amenaza es real. Mientras tanto, deberían, siempre que sea posible, mostrar a los demás a su alrededor que hay diferentes maneras de hacer las cosas y que es posible que no tengan que ser como su gobierno. Esta es una manera de poner las cosas en marcha. Por lo menos para mí, las protestas están apareciendo para ser golpeadas y arrestadas. Creo que a los malos les gustan las protestas para poder herir y encarcelar legalmente. Prefiero trabajar de manera pacífica e intelectual. Pienso que cuando usas la violencia, siempre vas a ser superado, porque se trata de enfrentar palabras contra armas. El otro día, hubo un mitin de KKK en algún lugar de Ohio. Nueve miembros del KKK se presentaron y se reunieron con más de 500 manifestantes contrarios. Eso es genial, pero hubiera sido mejor si la gente del KKK hubiera tenido su mitin frente a nadie.

—Frente a esa realidad, ¿Podríamos decir que el mensaje y la música de Black Flag están absolutamente vigentes?
No he escrito una canción más o menos desde el 2001. Creo que los mejores ejemplos de las canciones de Black Flag, "Rise Above", "Police Story", etc., son 100% válidas ahora. Pero una vez más, no es mi banda y no presto atención a lo que hace Greg Ginn.

—¿Cuál puede ser la mejor manera de responderle a un mercado musical que parece haber estandarizado muchas propuestas, en el que son pocas las voces nuevas y originales que estremezcan a la gente?
No estoy de acuerdo con tu premisa. Creo que puedes usar 2019 como un ejemplo perfecto. Hay tantos grandes discos que saldrán este año, que tendría que dejar de dormir para mantenerme al día. Afortunadamente, hay algo llamado "música alternativa". Voy a shows y consigo nuevos discos todo el tiempo. Lo creas o no, nunca he escuchado una canción de Beyoncé. No me malinterpretes, estoy seguro de que es fantástica. Lo que estoy diciendo es que hay tanta otra música en todas partes, todo el tiempo, que nunca te quedarás sin buena música para escuchar. Mi programa de radio lo demuestra todas las semanas.

—Además de tu labor como músico, tuviste otra como productor que incluye una colaboración con Charles Manson. ¿Qué sensación personal te dejó?
Edité algunas grabaciones en casete que el abogado de Manson envió a SST Records para un posible álbum que el sello decidió finalmente no publicar, debido a muchas amenazas de muerte. Él me escribía y me preguntaba cómo iba. Cuando se publicó el álbum, Manson estaba muy enojado.

—Has desarrollado una carrera en cine y TV que suma más de 60 títulos. Incluso, llegaste a trabajar con David Lynch en Lost Highway. ¿Qué recuerdas de esa experiencia?
Soy un muy, muy pequeño pez en el gran mar de Hollywood. No hay nadie golpeando mi puerta por mis excelentes habilidades de actuación (risas). Recibo lo que recibo y estoy feliz con eso. Trabajo como actor cuando no estoy de gira o pegado en uno de mis propios proyectos. Me tomo el trabajo en serio pero no a mí mismo. Dicho de esta manera, cuando voy a una audición, realmente quiero el papel, pero no me sorprende tanto cuando no lo consigo. De hecho, trabajar con David Lynch fue el punto más alto de todos los tiempos. Todavía lo veo de vez en cuando. Siempre es genial.

—También escribiste y actuaste en Gutterdämmerung, la historia de un ángel punk que llegaba a la tierra. Iggy Pop, Nina Hagen, Lemmy o Slash estuvieron también involucrados. ¿Qué significó para ti?
Fue interesante escribir escenas y no solo actuar en ellas, sino también verlos decir las palabras que escribí. Tenía que estar en el día del rodaje de Lemmy para evitar que se fuera después de una toma. "Vamos, Lem, ¡vuelve a la una!" (risas). Fue un proyecto divertido en el que estaba feliz de que me pidieran que trabajara. El creador, Bjôrn Tagemose, es un hombre brillante.

—Estando cerca de cumplir 60 años, ¿Qué te falta hacer aún?
Para mi cordura, necesito seguir haciendo cosas. Yo prefiero tener trabajo en lugar de nada que hacer. No pienso en jubilación, pensión, vacaciones, tiempo libre, etc. Creo que esas son las normas occidentales para mantenerlo a uno en la rutina. Me gustaría seguir teniendo una razón para levantarme por las mañanas. Eso es lo más grande, tener un propósito. La vida es solo lo que tú haces, eso es lo importante para mí. Hago una cosa, la termino, hago otra, etc. No me importa el dinero, la fama, los aplausos, las ventas, etc. Solo me importa lo que puedo hacer, lo ferozmente que puedo comprometerme y completarlo, no importa lo difícil que sea. En cuanto a algo importante que quiero hacer antes de desplomarme, no puedo pensar en nada.

EL DATO
IN PICTURES: HENRY ROLLINS

Ciclo de charlas del festival Al Este
Fecha: viernes 31 de mayo
Hora: 6 p.m.
Lugar: Alianza Francesa de Miraflores
Dirección: Av. Arequipa 4595
Entradas: en Joinnus, desde 60 soles.
Reservas: al correo punk.aleste@gmail.com

TAGS RELACIONADOS