Justin Bieber presentó sus condolencias a la familia del fotógrafo de espectáculos que murió tras ser arrollado por un vehículo después de tomar fotos a un Ferrari de propiedad del cantante, que iba con exceso de velocidad, en una calle de Los Ángeles, Estados Unidos.

El ídolo adolescente del pop, además, solicitó leyes más duras contra los paparazzi.

Por otro lado, la policía de Los Ángeles señaló que Bieber no se encontraba en su auto cuando la policía le pidió que se estacionara por una infracción de tránsito. Un amigo del cantante conducía el vehículo en ese momento.

Aunque no estuve presente ni directamente implicado en este trágico accidente, mis pensamientos y oraciones están con la familia de la víctima, afirmó Bieber en un comunicado publicado en varias páginas web de espectáculos estadounidenses.

Con suerte esta tragedia inspirará una legislación y cualquier otro paso necesario para proteger las vidas y la seguridad de los famosos, los agentes de policía, el público inocente que pasaba por ahí y los fotógrafos mismos, añadió.