Los músicos Luis “Wicho” García (voz), César Zamalloa (bajo), Phoebe Condos (teclado y coros), Eduardo “Toto” Leverone (batería) y José Manuel Barrios (guitarra). (Créditos: Arturo Olaechea)
Los músicos Luis “Wicho” García (voz), César Zamalloa (bajo), Phoebe Condos (teclado y coros), Eduardo “Toto” Leverone (batería) y José Manuel Barrios (guitarra). (Créditos: Arturo Olaechea)
Rodrigo Moreno Herrera

Asimilar la suspensión de eventos y presentaciones en marzo de este año no fue nada sencillo para los artistas nacionales. Muchos paralizaron sus proyectos mientras aguardaban a que las condiciones mejorasen. Entre tanto, otros comenzaron a diseñar una nueva metodología para adaptarse a los requerimientos actuales. Dentro de este último grupo está , una banda peruana que se ha consolidado como referente dentro de la escena musical.

“Varios compañeros nuestros quedaron en shock. Hay músicos que no conciben el mundo sin tocar en escenarios. Es algo muy visceral para ellos. A eso se le suman los problemas económicos. Conozco gente que ha empezado a hacer delivery o taxi porque tienen cuentas que pagar”, comenta Manolo Barrios, guitarrista de la agrupación. En el caso de Mar de Copas, los integrantes decidieron mantenerse en contacto con su público y colaboraron con presentaciones virtuales en distintas iniciativas benéficas y celebraciones conmemorativas.

Aunque admiten que ha sido complicado adecuarse a las exigencias de la era digital, igual seguirán explorando su potencial para seguir a flote. “Todos hemos comenzado a estudiar este nuevo territorio. Es difícil porque no está armado pero estamos en eso. Tenemos que construir una forma de trabajar virtualmente”, añade.

INCÓMODO EPISODIO

En los últimos días, la banda ha sido blanco de críticas debido a los precios de sus ofertas para el público. El costo de la entrada para su concierto virtual del 5 de setiembre es de S/.49, pero –explica Barrios- hubo usuarios que confundieron la cifra con los S/. 249 del paquete platinum, la cual incluye una serie de experiencias y beneficios adicionales. “Este malentendido nos incomoda mucho. Toca asumir nuestra responsabilidad a la hora de comunicar bien qué es lo que ofrecemos. Definitivamente nos falló la estrategia. Esto es algo nuevo para nosotros y hay errores. Nos queda aprender técnica y musicalmente”, señala.

Por ahora, la banda centrará sus esfuerzos en afianzar su actividad a distancia junto a sus colegas. “Las tarifas que estaban establecidas han desaparecido. Los auspicios y los contratos con empresas hay que volver a construirlos. Con el paso del tiempo estoy seguro de que nos acomodaremos”, concluye el músico.

TE PUEDE INTERESAR

VIDEO RELACIONADO

Grupo Río gana el premio Luces en la categoría Mejor Disco 2018

El Grupo Río gana en la categoría Mejor disco de los Premios Luces 2018