Marie Fredriksson regresó a los escenarios en 2009, tras siete años de recuperación después de que se le encontrar un tumor cancerígeno en el cerebro. La cantante de Roxette falleció el 9 de diciembre a los 61 años. (Foto: AFP)
Marie Fredriksson regresó a los escenarios en 2009, tras siete años de recuperación después de que se le encontrar un tumor cancerígeno en el cerebro. La cantante de Roxette falleció el 9 de diciembre a los 61 años. (Foto: AFP)
Juan Luis  Del Campo

Redactor

juan.delcampo@comercio.com.pe

Una de las voces más distintivas de los 80s se ha apagado. La cantante del grupo sueco Roxette falleció el 9 de diciembre por complicaciones relacionadas a “una enfermedad previa” según declaraciones de su familia, frase que solo podría hacer referencia al tumor con el que la artista fue diagnosticada en el 2002.

Fredriksson era la mitad de Roxette, dúo que conformó con el músico Per Gessle en 1986 que se convirtió en una de las bandas musicales suecas más exitosas desde ABBA, vendiendo 75 millones de discos a lo largo de sus más de tres décadas de existencia y creando numerosos éxitos mundiales como “Listen to Your Heart” y “It Must Have Been Love”.

Comienzo del infierno

"Fue el 11 de setiembre de 2002 cuando comenzó el infierno", recuerda Marie en su libro “Listen to My Heart” (2015). Un desmayo y una fractura de cráneo revelaron el problema que alejó a Fredriksson de los escenarios. Inmediatamente, la artista fue llevada al hospital, donde un estudio de imágenes por resonancia magnética reveló que tenía un tumor cancerígeno de considerable tamaño en el cerebro. Los médicos le daban pocas posibilidades de sobrevivir.

Cuando despertó, ya había sido operada, pero sus problemas solo comenzaban, empeorados por los tratamientos de radiación que debía seguir para batallar con el cáncer. Fredriksson perdió la visión del ojo derecho, algo de su audición y presentó problemas para leer y escribir. También presentó problemas al caminar y para mantenerse parada por mucho tiempo, contratiempos terribles para una artista que se caracterizaba por correr por todo el escenario.

"Me suelo tropezar con las cosas todo el tiempo, he necesitado un largo tiempo para acostumbrarme", dijo en una entrevista con Lasse Bengtsson en 2008. La cantante cuenta que cuando el cáncer estaba en su peor momento, no tenía ni la energía para salir de cama. "Lo peor es que ni siquiera quería cantar".

Durante su tiempo de recuperación, Marie descubrió su amor por el dibujo y tuvo algunos proyectos musicales, como el disco de covers "Min bäste vän" (2006) y una colaboración con Gessle para dos nuevas canciones: "One Wish" y "Reveal".

El regreso de Roxette

El 6 mayo de 2009, un invitado especial llegó al concierto de Per Gessle en Amsterdam. Fredriksson, tras siete años alejada de los escenarios, volvía a cantar frente sobre uno "It Must Have Been Love". Roxette estaba de vuelta y el público estaba enamorado.

Le siguieron varios conciertos entre 2009 y 2010, incluyendo una presentación especial el 18 de julio frente a la princesa Victoria de Suecia un día antes de su boda. A la par y tras bambalinas Marie y Per Gessle trabajaban en material para lo que sería su nuevo álbum “Charm School” (2011), ocasión por la cual Roxette organizó su primer tour mundial desde 1995, comenzando el 28 de febrero de 2011 en Rusia y que terminó el 9 de setiembre en Ciudad de México. Su viaje consistió finalmente de 140 conciertos, entre ellos una parada en el Perúel 21 de abril de 2012.

En una entrevista para El Comercio, Per Gessle describió la gira casi como una terapia para su compañera.

"Ella tenía 5% de posibilidades de sobrevivir. Es casi un milagro que sea capaz de hacer este tour. Para ella, se ha vuelto casi una rehabilitación tener el afecto del público cada noche. Cada vez está más fuerte", aseguró al diario.

La noche en el Estadio Monumental fue mágica, trayendo una noche inolvidable a los cerca de 10 mil fanáticos del dúo sueco que esperaban su regreso desde hace 17 años.

“Marie Fredriksson ya no tiene 25 años. Las arrugas revelan su edad: sus 53 años llevados en un mundo de incesante ritmo y color. Pero Gessle estaba junto a ella, como siempre, dispuesto a conquistar. Sonaron los primeros acordes de una canción que marcó la vida de millares. Y el público se dio cuenta de que, aunque ya no eran 2 jovencitos, el dúo no se haría el sueco: seguía siendo el mismo y, como siempre, lo entregaría todo.”, escribió María Pía Barrientos sobre esa noche.

Y la ‘terapia’ basada en el amor del público pareció reavivar a Marie, quien con su compañero de armas continuó con una energía imparable. Para el 23 de marzo del 2012 Roxette había lanzado otro álbum, “Travelling” y en noviembre del 2013 Fredriksson estrenaba “Nu!”, su octavo disco como solista.

Para abril del 2014 ellos anunciaban una nueva serie de conciertos que comenzaría en Rusia en octubre del 2014 y los llevarían por casi 30 países de Europa, Asia y África. "He pasado trece años de mi vida bajo el estigma del dolor, pero nunca me he dado por vencida y no me voy a rendir. Voy a seguir peleando hasta que no pueda más ", afirmó Marie en 2015.

La recaída de Marie

Sin embargo, desde inicios del 2016 la salud de Fredriksson había empeorado y, a recomendación de los doctores, el 18 de abril Roxette lanzó un comunicado oficial donde cancelaban las últimas fechas de su nueva gira.

"Estos 30 años han sido increíbles. No siento más que alegría y felicidad cuando miro hacia atrás en las giras mundiales de Roxette. Todos nuestros espectáculos y los recuerdos de todos estos años siempre serán una parte importante de mi vida. Estoy muy orgullosa y agradecida de haber regresado en 2009 después de mi grave enfermedad y de haber sido capaz de volver a tocar con Roxette unas veces más alrededor del mundo. Lamentablemente la gira terminó para mí y quiero aprovechar para agradecer a nuestros fans que nos han seguido en nuestro largo camino", escribió entonces la vocalista.

Roxette lanzaría su último álbum con Marie en junio de 2016 bajo el nombre de “Good Karma”. Desde entonces, Fredriksson se dedicó a vivir su vida en fuera de la atención del público.

“Con los años he celebrado mucho; cumpleaños, ubicaciones de listas y discos de platino y ¡ha sido increíble! También he tenido fiestas, lanzamientos, etc. Ahora tengo el placer de cumplir 60 años y estoy deseando hacerlo en un lugar tranquilo con mi querida familia”, afirmó al medio sueco Aftonbladet en 2018.

A pesar de volver al retiro, Marie tuvo tiempo fue para lanzar tres canciones: "Alone Again" y "I Want to Go" en 2017 y "Sing Me a Song" en 2018, temas inéditos, aunque grabados años antes de que su salud se volviera complicar.

"La idea (de "Alone Again") era darle algo de vuelta a los fans (de Marie). Llámalo un pequeño agradecimiento por todo el apoyo a lo largo de los años", dijo el esposo de Fredriksson, Mikael Bolyos, en 2017.

Hoy, que la voz de Fredriksson se ha apagado por última vez, nos queda su extensa discografía para recordarla. Sin embargo, su muerte deja un agujero no solo en su familia, sino también en sus seguidores y, en palabras de Per Gessler, “las cosas nunca volverán a ser iguales”.

Te puede interesar

TAGS RELACIONADOS