Cantante chilena Myriam Hernández. (Foto: Difusión)
Cantante chilena Myriam Hernández. (Foto: Difusión)
Sonia del Águila

le ha cantado al amor siempre. De niña cantaba en las actuaciones escolares, luego, de adolescente, en programas televisivos de competencia de canto; y no paró hasta llevar sus melodías románticas a los más imponentes escenarios del mundo. Más de tres décadas después, la artista chilena mantiene su estilo y dice no estar dispuesta a claudicar ante la presión de la moda.

“Como estamos invadidos de música urbana, pienso que hoy cantarle al amor, hacer lo mismo de siempre, se convierte en algo más transgresor. Lo más fácil para mí sería sumarme, seguir la línea que siguen todos; sin embargo prefiero ser fiel a mi estilo y al tipo de música que quiero entregarle al público”, comenta la intérprete de 54 años, responsable de temas como: “El hombre que yo amor”, “Herida” y “Peligros amor”.

-¿Cómo has logrado mantenerte vigente por más de tres décadas en un medio en el que han surgido nuevos públicos y nuevos géneros se han puesto de moda?

Creo que gran parte de esta vigencia se debe a mi cercanía con el público y a que constantemente estoy buscando nuevas canciones y arreglos, siempre trato de sonar fresca. Muy pronto saldrá mi nuevo disco, eso me emociona.

-En febrero del 2019 presentaste la versión romántica de la canción “Amorfoda” de Bad Bunny. ¿Piensas versionar algún otro tema urbano para esta nueva producción?

De momento no hay planes en ese sentido, este disco va a mantener mi esencia. Lo que hice el año pasado fue demostrar que con una melodía de un artista urbano se podía hacer algo romántico con una letra que hablara de amor, quise como responder a Bad Bunny.

-¿Cómo se va a llamar? ¿cuándo sale?

No tengo el nombre todavía, espero que muy pronto, pienso que a mediados de este año vamos a estar en las diferentes plataformas digitales.

-En tus inicios en la música debiste revelarte frente a lo que la industria esperaba de ti: que seas más erótica, que trates mal a los hombres. En ese camino, ¿cuál ha sido el mayor obstáculo que has encontrado?

No me ha costado ser fiel a mi estilo y al tipo de música que me gusta entregarle al público porque disfruto lo que hago. Aunque hoy hacer lo mismo de siempre, no seguir los géneros que están de moda, te convierte en transgresor.

-En apoyo a movimientos feministas, cambiaste la letra de “El hombre que yo amo”. ¿Cuál es el siguiente paso?

Seguiré buscando con mis canciones empoderar a las mujeres, que se sientan con libertad de hablar. Ese es mi grano de arena, mi forma de apoyar a este movimiento en el que estamos luchando las mujeres desde hace tiempo.

-¿En algún momento de tu carrera evaluaste tu permanencia en la música?

Afortunadamente, no. Obviamente la carrera de un artista siempre pasa por una curvatura, un día estás arriba y otro abajo. Lo importante es trabajar bastante y renovarse constantemente, cada álbum, cada concierto es un reto.

MOMENTO ÁLGIDO

-Viña del Mar se inició este año en medio de protestas en torno a la situación social y política que vive Chile. ¿Qué opinas?

Lo que hoy sucede en Chile es algo que también sucede en otros países de Latinoamérica, como Bolivia, Perú y Argentina. Son momentos difíciles en los que la gente siempre tiene que manifestarse, pero ojalá que siempre sea sin violencia. Todos tenemos derecho a decir lo que pensamos.

-¿Crees que la edición de este año debió suspenderse?

Me parece que, a diferencia de otros años, ha sido más austera, y está bien. Individualmente que el festival sea de canciones, viene bien, también, para este momento crítico, escuchar un poco de música.

-¿Cuál es el rol que deben jugar los artistas en torno a problemáticas tan complejas como esta?

Estar cerca al público, escucharlos, pues son libres de opinar. Uno quiere que el país donde se vive sea digno.

-En 1989 participaste por primera vez como jurado en Viña del Mar, luego tuviste otras cinco apariciones. ¿Qué representa ser jurado en un concurso de esa magnitud?

Uno tiene que ser neutral, elegir una buena canción, que realmente llegue a la mente de la gente, que trascienda. Uno como jurado debe estar atento al artista, pero más que todo a la canción. Hay que tratar de elegir en lo posible canciones que comuniquen algo.

-¿Qué opinas de la presentación de Luz Merly, la representante peruana en Viña del Mar?

No he tenido la oportunidad de ver a ningún participante. El año pasado, que ganó Susan Ochoa, tampoco pude verla.

-Compartirás escenario con Susan y Eva Ayllón este ocho de marzo en Lima.

Estaremos cantando juntas en “Diosas, en concierto”, este ocho de marzo en el Parque de la Exposición, y el siete estaré en Trujillo. Para mí es un honor compartir escenario con dos grandes como ellas.

También te puede interesar: