Redacción EC

En 1996, el tema “Me estoy enamorando” de copó las radios de la época junto a “Mi auto era una rana”, “Los globos del cielo” y “Sé que todo ha acabado ya”, todas canciones del disco “Póntelo en la lengua”, el álbum más exitoso del compositor peruano.

Como parte de una internacionalización que no tardaría en llegar, gracias al respaldo de su entonces disquera Sony, Pedro debía grabar el videoclip de “Me estoy enamorando” en Bogotá, con una inversión que no había hecho hasta entonces para promocionar algún tema suyo.

El lugar elegido para la grabación era Bogotá y como un reto que se autoimpuso el músico para estar acorde con el alto nivel del futuro clip, decidió conseguir una guitarra, jamás antes usada por alguien.

“Compré una Melody Maker Gibson de 1961 en Lima. Fui con 800 dólares en mano. El dueño me reconoció y me hizo pasar. Me dijo “mil o nada”. Quedamos en 900 y me la lleve feliz al rodaje en Bogotá 3 días después”, reveló Pedro en su cuenta de Instagram, una historia que comparte por primera vez con sus seguidores de esta red social.

“Totalmente satisfecho por la prometedora filmación, estaba de regreso en la sala de espera del aeropuerto, hasta que vi por la ventana todo un operativo policíal deteniendo y desmantelando todos los equipajes de mi vuelo. Me acerqué al personal de la sala y pregunte que estaba pasando, y el purser me dijo “Han encontrado una guitarra llena de cocaína”. Me puse blanco como un papel. No vi a nadie portando ninguna guitarra, salvo yo, desde que llegué al aeropuerto. Así que estaba seguro que era mi guitarra la que portaba la droga en las cavidades de los circuitos y micrófonos. Suena estupido imaginar que su antiguo dueño olvidase que en su guitarra estaba su ‘mercadería’. Pero en ese momento tan confuso y sobre todo viendo a la policía cercando las salas de espera, te imaginas lo peor. Hasta que milagrosamente la policía se llevó a dos tipos de una sala de espera contigua a la mía, como posibles cómplices de un músico detenido por narcotráfico en el counter. No puedo describir el alivio que sentí. Mi guitarra estaba limpia”, siguió contando Pedro en el mencionado post de Instagram.

Pero la historia no termina aquí. Pedro Suárez Vertiz contó también que en 1998, dos años después de comprar la Melody Maker Gibson de 1961, decidió donarla al Hard Rock café de Larcomar. Sin embargo, tras el cierre definitivo de este local en 2002, el instrumento musical se perdió sin que nadie, hasta la fecha, pudiera darle algún tipo de información al cantante.

“Junto con el diagnóstico de la metástasis de mi padre y décadas después del diagnostico mío, aquella vivencia en el aeropuerto de Bogotá, fue de los momentos más horribles de mi vida”, precisó el músico que este 13 de febrero cumple 51 años de edad.

¿Cómo nació el famoso tema?

En 2014, Pedro Suárez Vértiz compartió a través de su cuenta de Facebook, detalles de cómo compuso “Me estoy enamorando”.

“Era el año 96 y estaba esperando a la banda de músicos que la disquera había contratado para salir en el famoso programa “Don Francisco”. Jamás llegaron sino tres horas más tarde cuando la grabación ya había terminado. Me senté en un rincón de mi camerino, tomé mi guitarra eléctrica sin conectar, y con la oreja pegada al mástil compuse esta canción que habla de cómo me enamoro de una chica de la primera fila. Al salir ya de noche a pesar del caos de la discusión, recuerdo que estaba sonriente diciéndole a todos que acababa de componer un número uno”.

En la galería que abre esta nota, un recuento en imágenes de lo que fue la grabación del videoclip de “Me estoy enamorando”.