Redacción EC

FOTOS: Elías Alfageme.

Una función especial de Monólogos de la vagina para personas con discapacidad auditiva se presentó en el Teatro Marsano, el pasado jueves 5. Las actrices Regina Alcóver, Pilar Brescia e Yvonne Frayssinet, así como el público mostraron, su emoción ante este inédito evento. “La cultura es un derecho y nadie debe quedar excluido”, dijo Osvaldo Cattone, director de la obra, al recordar que las personas no oyentes suelen quedar marginados de los espectáculos artísticos y culturales al no contar con intérpretes de señas que emitan el mensaje para ellos. “Ojala todos los teatros tomen este ejemplo y repliquen funciones para personas no oyentes”, agregó.

“Es difícil encontrar una actividad cultural donde nos incluyan, que seamos sordos no significa que no podamos ver tele, ir al cine o al teatro. Hoy he comprendido todo”, dijo Alex, un espectador con discapacidad auditiva y con la ayuda de un intérprete, al término de la función en el teatro Marsano. “Vi la historia y me impactó cuando tocaron el tema de las niñas violentadas, me identifiqué porque tengo una hija y no deseo que le pase nada. Fue una experiencia chévere”, dijo Rossmery, otra espectadora al comentar la obra.

Motivados por la acogida de esta función y con el fin de incluir a más personas con esta discapacidad, el Teatro Marsano anunció que desde este jueves 19 de mayo se iniciarán las “Funciones inclusivas de Monólogos de la Vagina”. Junto al escenario, se colocarán intérpretes en lengua de señas, tal como ocurrió hace unos días.

Cabe señalar que en el Perú hay 532 mil personas que tienen limitación permanente para oír, según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI). Además, según la Defensoría del Pueblo, solo hay 23 intérpretes para medio millón de personas sordas.

Recuerda que puedes leer la nota completa en la edición de hoy de la revista Somos.