"Un monstruo bajo mi cama", memorias de mis antigüos temores
"Un monstruo bajo mi cama", memorias de mis antigüos temores
Marilia Pastor

Un imponente clóset blanco destaca en el escenario. Durante años, allí permaneció escondido el monstruo que atemorizaba a seis chicos. Ya no más. “Un monstruo bajo mi cama”, que se estrenó en el auditorio del MALI, comparte los testimonios de cinco jóvenes homosexuales, y uno que se define como no heterosexual, sobre sus vivencias (desde la infancia hasta la adultez) y el vínculo con sus madres teniendo como eje su temor por contarles su homosexualidad. 

“Ellas les dieron la valentía de salir adelante. Es una manera de decirle a otras mamás ‘todo está bien’. La sociedad va a ser dura con ellos, pero tú tienes que dar amor”, comparte el director Gabriel de la Cruz Soler sobre la puesta de teatro documental, que solo se presentará hasta el 13 de julio, a cargo de la asociación No Tengo Miedo.

“Ellos han dejado de lado al monstruo que los ha acompañado toda su vida [el clóset] para ser libres”, agrega.

En mayo pasado, el montaje se presentó durante tres días en el Lugar de la Memoria, la Tolerancia y la Inclusión Social. El director admite que la mayor parte del público en esa ocasión fue parte de la comunidad LGTB (lesbianas, gays,transexuales y bisexuales) quienes se sintieron reflejados con las historias. Inmediatamente, Gabriel cuestiona los contenidos de la televisión que los muestran como sujetos de burla.

Por otro lado, los asistentes que no formaban parte de la comunidad entendieron mejor por qué es necesario hablar del tema y la problemática detrás: la violencia y el desempleo. 

Por ello, el director confía en el poder del teatro como una “potente herramienta para generar cambios sociales”. “Que se paren en el escenario a contar sus historias es un hecho de valentía y amor, porque visibilizan a otras personas LGTB con miedo de hacerlo”, señala.

PROYECTOS
Actualmente, la asociación No Tengo Miedo prepara un montaje con cuatro mujeres transexuales que se planea estrenar a fines de agosto en el Centro Cultural de España. Aún les quedan muchas historias por contar.

TAGS RELACIONADOS