"Salir", un drama teatral conmovedor y directo [CRÍTICA]
"Salir", un drama teatral conmovedor y directo [CRÍTICA]

Tras un examen médico poco alentador, un escritor repasa su vida. Regresan así algunos fantasmas del pasado con quienes va redescubriendo sus sentimientos primarios y recuperando emociones perdidas. Esta es la premisa sobre la que se edifica “Salir”, un drama en un solo acto que es además una sentida reflexión sobre lo que significa ser humano desde el punto de vista de las relaciones con los padres o, como lo dice el personaje principal, con esa verdadera familia que conforman los amigos. Pero más allá de la línea argumental que podamos resumir, lo interesante de esta obra no es precisamente el argumento sino la dramaturgia.

Porque es la manera en que Daniel Amaru Silva coloca los elementos sobre el escenario lo que nos conduce por un irresistible recorrido de emociones hasta llegar a un desenlace satisfactorio. Alrededor de Alonso, un escritor de mediana edad, egoísta y muy duro incluso consigo mismo, coloca una serie de personajes que cuestionan sus actos, lo avalan también y nos revelan detalles de una vida no para justificarla, sino más bien para entenderla.

Los roles de los padres, por ejemplo, están trabajados con tal pulcritud que nos alarman y nos obligan a mirar hacia nosotros mismos. No hay un mínimo de complacencia, sino retratos muy logrados de seres tan humanos que no pueden ser juzgados. De la misma manera, las relaciones con los amigos lejos de parecer idealizadas fluyen con gran naturalidad, sin perder de vista ese juego de poder y manipulación que tienen los niños y que se prolonga a la vida adulta.

En su corta pero fructífera carrera, Daniel Amaru Silva nos ha ofrecido un material sumamente interesante. “Salir” marca un nuevo capítulo donde el ingenio da paso a una profundidad inesperada. A ese toque de intensidad al que se llega con la experiencia pero sobre todo la vida misma. Un drama como este no podría haber sido escrito sin una atenta mirada hacia todo lo que ocurre. Sin observar nuestra propia debilidad como hombres en un mundo donde muchas veces somos nosotros mismos quienes creamos las dificultades. La dirección de la obra está en manos del propio autor junto a Rodrigo Chávez. Un trabajo a dúo que desafía las carencias materiales para darle vida al texto con originalidad. El escenario sin decorados y los actores sin caracterización aparentes, dirigiéndose siempre a la audiencia más que interactuando entre ellos, ofrecen un recurso muy oportuno para un drama como este.

De otro lado, hay elementos del montaje que no me entusiasman demasiado. La voz en off es la primera que me viene a la mente. Me parece que es uno de esos recursos que puede parecer atractivo en los ensayos pero que llegada la obra a escena no es sino un adorno artístico innecesario. Llega incluso a distraernos en mitad de una escena. También creo que el final debería ser menos reiterativo. Porque finalmente el drama lo tenemos muy presente, no es necesario ese resumen de voces. Ya al despedirse de la doctora, Alonso ha puesto punto final a la historia y el resto debería ser silencio. Claro, son pequeños detalles que ayudarían a una presentación más compacta. No dañan el resultado que finalmente está muy logrado.

El trabajo conjunto de los actores es muy sólido. Hay una comunicación sobre el escenario que consigue llevar el discurso a los espectadores de una manera clara y firme. Todos cumplen en sus diversas interpretaciones. Sin embargo, es Carlos Mesta quien lleva el drama sobre los hombros. Y lo hace con entrega, seriedad y una carga emotiva que realmente nos conmueve. Se trata de un actor a quien la madurez le llega en buena forma. Con muchos años de carrera, es en estos momentos donde encuentra mejores oportunidades. Ya habíamos aplaudido su participación este año en “El continente negro”, pero en esta oportunidad se supera a sí mismo. Lo valioso en una carrera como la suya es que ha pasado por todos los registros hasta encontrar su verdadera identidad como actor. Algo que debemos celebrar. “Salir” es una nueva producción de Sala de Parto, lo que confirma el buen papel que tiene en nuestro medio en beneficio del teatro.

FICHA: "Salir"
Escrita por Daniel Amaru Silva.
Dirigida por Daniel Amaru Silva y Rodrigo Chávez. Con Carlos Mesta, Ebelin Ortiz, Nicolás Fantinato, Óscar Meza y Alexa Centurión.
Teatro de la Alianza Francesa de Miraflores, Av. Arequipa 4595. 
Hasta el 14 de diciembre, de jueves a lunes a las 8 p.m.