"Vivir juntos", el nuevo montaje del colectivo Tránstio
"Vivir juntos", el nuevo montaje del colectivo Tránstio
José Carlos Picón

No existe situación más expresiva y reveladora que la creada por el azar y la circunstancia. “Vivir juntos” es el nuevo montaje del colectivo Tránsito – Vías de Comunicación Escénica, esta vez dirigidos por la coreógrafa y bailarina Mónica Silva. La agrupación celebra 10 años de trabajo sostenido y presenta una poderosa escenificación de la convivencia —no la suya necesariamente— en el Lugar de la Memoria.

“Hemos trabajado a partir de la improvisación y el movimiento”, cuenta Silva. “El grupo está conformado por actores, no bailarines profesionales, que están expuestos a patrones de movimiento y a una exploración a través de este”, cuenta.

Lo primitivo, lo esencial y lo inconsciente, manifiesta la directora, son lo que más le interesa para dar forma a esta propuesta. “No tanto la construcción de personajes. No hay una narrativa. El movimiento codifica la exploración basado en repeticiones”.

¿Cómo, entonces, materializar el miedo y la violencia a través de movimientos? “Cada actor tiene una escena y la ejecución que realizan con sus cuerpos va apareciendo dentro del proceso. Se implementan, así, situaciones tipo”, explica Silva. La conquista del símbolo más allá de lo tangible.

EL PÚBLICO
El montaje, explican los Tránsito, “es una creación que parte del movimiento expresivo y que busca propiciar un debate sobre los desafíos de aceptarse a uno mismo y al otro, para lograr vivir en una sociedad que promueva la convivencia pacífica, desde el reconocimiento y valoración de la diferencia”. No obstante, es capital, sostiene Mónica Silva, combatir la idea de que lo que presencia el espectador es una charada que requiere de un significado. “El público debe interpretar lo que se le dé la gana y proyectarse en lo que ve. Combato la idea que se tiene de que todo debe ‘entenderse’”, acota, “precisamente, es la ambigüedad de la puesta en escena su fortaleza, es necesario que el espectador construya desde su observación”.

Otra de las características del montaje es la ausencia de la palabra, la invitación a una interpretación abierta, la abstracción en el movimiento. “La música, por otro lado, fue un elemento accesorio, usado de forma funcional. Sirvió para dotar de dinámica y rítmica, mas no para dar forma a las interpretaciones”, destaca Mónica. Convivencia en movimiento.

MÁS INFORMACIÓN
Dirección: Lugar de la Memoria-LUM (Bajada San Martín 151, Miraflores).
Día y hora: 23, 24 y 25, 8 p.m.
Entrada: Usted decide el valor.

TAGS RELACIONADOS