Verano del 58: cuando los carnavales se jugaban a globo y baldazo limpios. (Foto: archivo histórico de El Comercio)
Verano del 58: cuando los carnavales se jugaban a globo y baldazo limpios. (Foto: archivo histórico de El Comercio)
Juan Carlos Fangacio Arakaki

Atrás quedaron los tiempos de los globos, el baldazo, la pintura y el talco. La práctica del juego con agua de los carnavales en Lima prácticamente está desapareciendo, salvo en algún que otro barrio tradicional (si uno cruza por ciertas zonas del Rímac o el Callao comprobará que aún puede acabar empapado).

Eso sí, la festividad clásica del mes de febrero no ha terminado, solo se transforma. Una mutación que es característica de su propia historia. En un principio nació como un intento de las élites capitalinas de emular al Carnaval de Venecia, con sus máscaras y trajes, pero nunca llegó a concretarse en todo esa fastuosidad.

En otro momento incluso llegó a tener rango oficial. Ocurrió en 1922, cuando el presidente Augusto B. Leguía decide organizar el carnaval con presupuesto público, aunque con otro perfil: la fiesta incluía un corso, un concurso de belleza y hasta una batalla de flores, como una práctica más civilizada que la de ir arrojándose agua, según explica el historiador Rolando Rojas Rojas, autor del libro “Tiempos de carnaval: El ascenso de lo popular a la cultura nacional”.

Ese carnaval, para el que todas las municipalidades tenían una partida que les permitía celebrarlo, fue finalmente abolido en 1958 por el presidente Manuel Prado Ugarteche. Y es esa una primera señal de que comenzaría a declinar. La otra razón de su decadencia es que su práctica comenzó a ser paulatinamente remplazada por otras formas de entretenimiento: el fútbol, la televisión, y ya más adelante los videojuegos e Internet, entre otras costumbres.

“La práctica de mojar al otro siempre recibió críticas –explica Rojas–. Porque ha sido vista como antigua, bárbara, incivilizada”. Y ciertamente lo es. En los últimos años, cada vez son más los municipios que sancionan los juegos de carnavales por su violencia no consentida hacia los transeúntes. Por otra parte, hay una mayor conciencia ciudadana sobre el ahorro del agua, antes desperdiciada indiscriminadamente.

Y aunque es verdad que todavía puede generar una nostalgia de días felices y mojados, siempre es bienvenido un ejercicio de madurez para empezar a cambiar ciertos hábitos. Hoy surgen nuevas formas de celebrar el carnaval, solo hay que aprender adaptarse. Hay para todos los gustos.

OTRAS ACTIVIDADES

CARNAVAL EN EL BARRIO

Carnaval en el barrio. (Foto: Alonso Chero)
Carnaval en el barrio. (Foto: Alonso Chero)

Aunque el recordado Carnaval de Barranco ha dejado de celebrarse en la vía pública, este festival es el que mejor conserva su espíritu y dinámica con mucha pintura, música y fiesta. El evento reúne a Barrio Calavera y los Olaya Sound System. También se harán presentes Los Campesinos de Bambamarca, ensamble que fusiona la cumbia con el folclor cajamarquino; Tourista, agrupación que interpretará los éxitos de su último disco, “Fantasmas”; Uchpa, un clásico del rock nacional; y algunas propuestas de música urbana con Young Eiby, Mía Mont y Gabriel Gil.

Lugar: C.C. Festiva. Dirección: Av. Alfonso Ugarte 1439, Cercado de Lima. Fecha: sábado 1 de febrero, desde las 8 p.m. Entradas: Joinnus.

CARNAVAL DE CAJAMARCA (EN LIMA)

Carnaval de Cajamarca. (Foto: Ana Lía Orezzoli/El Comercio)
Carnaval de Cajamarca. (Foto: Ana Lía Orezzoli/El Comercio)

Uno de los carnavales más tradicionales y festivos del Perú es el cajamarquino. Y visitarlo es una obligación. Pero si no tiene tiempo, la Municipalidad de Lima tiene preparado un pasacalle inspirado en esta gran celebración, que contará con una cuadrilla de bailarines con vestidos típicos, música y otras manifestaciones culturales de la hermosa ciudad del norte del país.

Lugar: Circuito Mágico del Agua. Dirección: Parque de la Reserva (zona Fuente de la vida), Lima. Fecha: viernes 31 de enero, de 5:30 p.m. a 7:30 p.m. Entradas: S/4, en boletería.

CARNAVAL MASCOTERO

Carnaval mascotero (Foto: Cecilia Romaní/Fundación Rayito)
Carnaval mascotero (Foto: Cecilia Romaní/Fundación Rayito)

Una buena forma de reunir a la familia es alrededor de la mascota. Por eso, la Fundación Rayito organiza una nueva edición de su feria carnavalera, que incluirá servicios como consultas veterinarias, campañas de adopción y desparasitación, juegos de baile y disfraces, así como diversos stands con artículos y accesorios. Para inscribirse, solo hay que llevar una donación.

Lugar: Parque Guardia Civil. Dirección: Calle Sanzio s/n, Surquillo. Fecha: sábado 1 de febrero, desde las 2 p.m. hasta las 6 p.m.

FERIA CACHINERA

Feria cachinera.
Feria cachinera.

Pese a que esta feria barranquina ya tiene varios años de actividad, esta edición promete ser especial por su temática carnavalera. Allí encontrará variados stands con artículos de diseño independiente y original, talleres gratuitos, conciertos, sorteos, regalos y muchas más actividades para grandes y chicos. Un lugar ideal para pasar varias horas de relajo y diversión.

Lugar: C.C. Juan Parra del Riego. Dirección: Av. Pedro Osma 135, Barranco. Fecha: sábado 1 y domingo 2 de febrero, de 11 a.m. a 8 p.m. Ingreso: libre.

TAGS RELACIONADOS