El príncipe alemán Christian de Hannover y la abogada peruana Alessandra de Osma se casaron en Lima. (Foto: Agencia)
El príncipe alemán Christian de Hannover y la abogada peruana Alessandra de Osma se casaron en Lima. (Foto: Agencia)
Redacción EC

Tras protagonizar una de las bodas más sonadas de este año en Lima y celebrar su unión religiosa con el príncipe , las noticias sobre la joven peruana (hoy princesa de Hannover) siguen llegando.

Esta vez se trata del nuevo reto que asumirá la también empresaria de moda, pues ha sido reconocida como la imagen de la firma de calzado Pretty Ballerinas.

Esto corona un fin de semana pleno de alegrías para Sassa, como la llaman sus amigos.

Ella contrajo matrimonio religioso en la Basílica de San Pedro el viernes último, en una íntima ceremonia a la que asistieron numerosos personajes, entre los que destacaron las princesas Eugenia y Beatriz de York, y la modelo Kate Moss del brazo de su actual pareja Nikolai von Bismarck.

También asistió a la boda Ernesto de Hannover, el padre del novio, cuya presencia no había sido confirmada.

Sobre la visita del príncipe alemán de 64 años, trascendió que se sintió indispuesto la noche del viernes, por lo que fue internado en la Clínica Delgado de Miraflores.

Algunos medios españoles informaron erróneamente que esta situación se debió a una intoxicación alimentaria producto de algo que habría comido en una cena en Lima atendida por el catering de Marisa Guiulfo.

Esta información errónea fue, lamentablemente, reproducida por El Comercio validando como cierta la versión de la prensa española. En realidad, dicha información, además de falsa, era imposible.

Ernesto de Hannover fue internado en la Clínica Delgado antes de la cena en mención, realizada el sábado en el Museo de Osma. El príncipe alemán nunca acudió a dicha comida.

De Hannover, quien aquella noche del viernes celebró la boda de su hijo con el entusiasmo propio de un padre feliz, ya ha tenido hospitalizaciones en ocasiones anteriores por un problema de páncreas que lo aqueja hace años. La última fue en Ibiza, informó el diario “ABC” en su página web.