Los 240.000 millones de dólares (180.000 millones de euros) que ingresaron durante 2012 las cien personas más ricas del mundo equivalen a cuatro veces la cantidad necesaria para poner fin a la pobreza en el planeta, según reveló hoy Intermón Oxfam.

A pocos días de la celebración del Foro Económico de Davos (Suiza), la organización humanitaria publicó hoy el informe El coste de la desigualdad: cómo la riqueza y los ingresos extremos nos dañan a todos.

En el documento, Oxfam denuncia que el 1 % de la población más rica del planeta ha incrementado sus ingresos en un 60 % durante las últimas dos décadas, pese a la crisis, que no ha hecho más que acelerar esta tendencia.

La organización hizo un llamamiento a los líderes mundiales para que se comprometan a la reducción de la desigualdad, al menos hasta los niveles existentes en 1990, ya que considera que los ingresos extremos no son éticos sino económicamente ineficientes y políticamente corrosivos, además de dividir a la sociedad.

Oxfam propone acabar con los paraísos fiscales que, según el comunicado publicado hoy, albergan cerca de 32 billones de dólares (24 billones de euros), el equivalente a la tercera parte de la riqueza global.