Bogotá. Unos 20.000 colombianos se han visto afectados por la actual crisis fronteriza con Venezuela, entre los que se cuentan 1.467 deportados y más de 18.000 que han huido por temor a ser expulsados, según estimaciones de la ONU divulgadas este martes en .

 

"La cifra de colombianos deportados desde Venezuela, a través de (los departamentos fronterizos de) Norte de Santander, Arauca, La Guajira y Vichada, alcanza los 1.467, al 7 de setiembre", según un informe divulgado por la Oficina en Colombia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

La ONU estima que 18.619 personas han vuelto al país a través de estos cuatro departamentos porque se "han visto forzadas a retornar por su cuenta, por las condiciones actuales y el temor a ser deportadas", con lo que el total sería 20.086 damnificados.

La crisis colombo venezolana estalló el 19 de agosto, cuando el mandatario venezolano, Nicolás Maduro, decretó el cierre de una parte de la frontera tras un ataque a militares venezolanos durante una operación anti contrabando, que el mandatario atribuyó a "paramilitares colombianos".

A house marked with a letter

A man sleeps on a mattress on the floor of his partially dismantled house which has been marked with a letter D for demolition, at San Antonio in Tachira state, Venezuela, August 27, 2015. Shaken by the deportation of over a thousand compatriots, Venezuela's roughly 5 million Colombians are grappling with whether to stay on in the crisis-hit country that has become increasingly unlivable. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins

Casas de colombianos en Venezuela marcadas por Caracas con una D de destruir. (Reuters).

Hace unos diez días ambos países llamaron a consultas a sus embajadores en medio de denuncias de violaciones de los derechos humanos de los afectados.

Maduro ordenó en la noche de este lunes el cierre del paso fronterizo de Paraguachón en el estado Zulia, extremo limítrofe norte entre ambos países, y el despliegue de 3.000 efectivos militares en esa zona.

Colombia y Venezuela comparten una porosa frontera de 2.219 km, en la que denuncian la actividad de grupos irregulares que lucran con el contrabando de combustible y otros productos altamente subsidiados por el gobierno venezolano.

Fuente: AFP