El paraíso de Mustique, en San Vicente y las Granadinas. (Foto: Istock Images).
El paraíso de Mustique, en San Vicente y las Granadinas. (Foto: Istock Images).
Redacción EC

Solía ser el lugar en donde la “” y también “la ropa”. Allí, además, vivió David Bowie, mientras que Mick Jagger tiene alguno que otro título de propiedad. ¿Qué es lo que hace tan atractiva a la?

MIRA: Boris Johnson es investigado por lujosas vacaciones en el Caribe “regaladas” por un donante conservador

Ahora que se supo que el primer ministro británico Boris Johnson se fue a vacacionar a esa parte del Caribe en el 2019, y quién pago por sus relajos, Mustique ha vuelto a las primeras planas.

Y sus leyendas han vuelto a cobrar vigor.

Según la revista “Vanity Fair”, los periodistas no son bien recibidos en la paradisiaca isla. Aun así, los visitantes han utilizado sus celulares para tomar fotos de “Pippa Middleton bañándose en la playa de Macaroni”.

El portal , cuenta que, cuando un turista “llegó a la isla hace algunos años con un impresionante equipo de fotografía diciendo que era un gran aficionado a la ornitología, fue enviado a casa en el siguiente avión cuando se hicieron obvias sus auténticas intenciones”.

Hay que reconocer que, después de un lustro de su época dorada, Mustique sigue siendo uno de los destinos de vacaciones preferidos por famosos como Kate Moss, Johnny Depp o Ana Boyer, que celebró en la isla su blindada boda con Fernando Verdasco el pasado diciembre”, añade el “”.

Pero ha sido la aristocracia británica la que más ha disfrutado de Mustique. “” anota que, en 1958, el segundo barón de Glenconner, Colin Tennant, se prestó 45 mil libras de su padre y “se compró 5,7 kilómetros cuadrados” de la isla, que por entonces estaba desierta.

Tennant contó que se gastó una fortuna dotándola de agua corriente y que tuvo que vender sus pinturas de Lucian Freud para costear el tendido eléctrico”, dice el medio.

La hermana de la reina Isabel II de Inglaterra, la princesa Margarita, fue asidua del lugar desde sus inicios, disfrutando de las aguas turquesas en un verano que nunca termina.

“El País” sostiene que la princesa conoció Mustique por su amistad con Anne, una amiga de toda la vida que se casó con Colin Tennant, y que allí se refugiaba para “ser una más”.

En señal de amistad, Tennant le regaló algunas parcelas en las que ella construyó la famosa villa que lleva por nombre .

El sobrio interior de la villa de la princesa Margarita en la isla. (Fuente: Mustique-island.com)
El sobrio interior de la villa de la princesa Margarita en la isla. (Fuente: Mustique-island.com)

Su presencia sumó para que la isla se convirtiera en el lugar al que los dueños del mundo ansiaran visitar para disfrutar del “lujo sin pretensiones”, “fiestas discretas, caseras, entre famosos”.

Los inicios de la isla, sin embargo, fueron menos pomposos.

Entonces, Margarita “comía lo que había: pescado fresco y conservas enlatadas. Se duchaba con un cubo entre dos árboles. La luz eléctrica era tan escasa que apenas se podía leer y los amigos se entretenían jugando a las cartas”.

Había ratones, mosquitos. Pero eso le daba igual. Durante años no hubo famosos ni aires de grandeza, solo privacidad”, comenta “El País”.

La de la reina Isabel II –”durante su tour por las Indias Occidentales de 1964″ y “a bordo del yate Britannia”- fue una de las razones por las que Mustique se volvió tan popular entre la aristocracia.

MIRA: Histórica victoria de los conservadores en Hartlepool, el famoso bastión laborista del Reino Unido

EL BOOM

Mustique es parte de San Vicente y las Granadinas, y se ubica al norte de Venezuela. La revista española “” cuenta que, en sus inicios, los rumores decían que Tennant “solo quería gente guapa en la isla” y que, por ello, cuando alguien quería comprar un terreno, su solicitud “debía incluir una fotografía”.

Así mismo, se negaba a vender “si es que consideraba que el comprador era un fanfarrón insoportable”.

Su peculiar forma de gestionar la isla terminó con la paciencia de los propietarios, que acabaron imponiendo su criterio y convirtieron el lugar en una empresa con accionistas y un consejo de administración que funciona a modo de cooperativa”, agrega el medio.

Así nació The Mustique Company.

Los carritos de golf con los que los vecinos de la isla se transportan. (Fuente: mustique-island.com)
Los carritos de golf con los que los vecinos de la isla se transportan. (Fuente: mustique-island.com)

Ahora hay “un centenar de villas y mansiones privadas”, “dos hoteles, restaurantes, dos tiendas, un pequeño supermercado y un bar”, en tanto que los vecinos se transportan con carritos de golf.

Pero el espíritu original de Tennant, quien se oponía a la ostentación, se mantiene. Allí, por ejemplo, no pueden “atracar megayates”.

A ello habría que sumarle el gran costo que significa quedarse una semana en la isla (según ABC, una villa puede costar 40 mil euros).

La exclusividad está asegurada y solo Paul Newman, Raquel Welch, Bryan Adams, Elton John, Tommy Hilfiger, y el mismo Boris Johnson hayan decidido vacacionar allí.

A diferencia del resto, Johnson sí tiene que declarar de dónde salieron los más de 18 mil euros con los que pagó sus vacaciones en la Navidad del 2019.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RECOMENDADO

El COVID-19 cumple un año de ser declarado como pandemia

TE PUEDE INTERESAR