Colombianos marchan en zona fronteriza por crisis con Venezuela
Colombianos marchan en zona fronteriza por crisis con Venezuela

Habitantes del lado colombiano de la frontera con Venezuela marcharon hoy en defensa de la "dignidad" de sus compatriotas deportados y para ratificar su hermandad con ese país, que hace más de dos semanas cerró el paso entre Norte de Santander, en Colombia, y Táchira, en Venezuela.

 

Vestidos unos con camisetas blancas y otros con las amarillas de la selección nacional de fútbol, los manifestantes, que llevaban banderas de Colombia, globos y pancartas, partieron del Templo Histórico de Villa del Rosario, al lado de Cúcuta (Norte de Santander).

Encabezados por el gobernador del Norte de Santander, Édgar Díaz, inició la caminata detrás de una pancarta que dice "Por la dignidad y el respeto a los colombianos".

"Los exiliados de Cuba y de Venezuela condenamos al comunista convicto 'Nicolás Podrido', que se divierte bailando cumbia mientras los pobres que atropelló y deportó sufren y lloran", figura en una pancarta que lleva un hombre de 70 años.

Entre los manifestantes hay también venezolanos, como una mujer mayor que lleva una camiseta con la frase: "Soy , soy Colombia" y una gorra del país vecino.

[embed:1192890]

El presidente Maduro ordenó el pasado 19 de agosto el cierre de los puentes que comunican a Norte de Santander con Táchira, que constituyen el principal punto de unión de los 2.219 kilómetros de frontera de Colombia y Venezuela, como parte de una estrategia para combatir el contrabando y a supuestos paramilitares.

Además, fueron deportados al menos a 1.355 colombianos que vivían en ese país y unos 15.000 más salieron por trochas y cargando sus propiedades por el temor a correr la misma suerte.

Se han acondicionado albergues en y Villa del Rosario, así como un plan de ayudas económicas, laborales y sociales para los afectados y de retorno a sus lugares de origen ante la llegada masiva de colombianos y de algunos venezolanos que integran familias mixtas.

El Gobierno colombiano ha calificado esta situación como una "crisis humanitaria" y pidió a su homólogo venezolano que se respeten los derechos de sus ciudadanos en el vecino país.

Además pidió la mediación de la comunidad internacional para detener las deportaciones y que se reabra la frontera, al tiempo que aboga por un diálogo directo con Caracas

Fuente: EFE