¿Cómo se contagia el ébola? Cuatro cosas que debería saber
¿Cómo se contagia el ébola? Cuatro cosas que debería saber

Desde que fue detectado en 1976 en una aldea cercana al río Ébola, en la , el registra la epidemia más mortal en toda su historia. Aunque se desconoce con certeza el origen del virus, varias hipótesis apuntan a que sería el murciélago frugívoro el responsable de iniciar la transmisión en los años 70.

Según datos históricos recoplilados por la  (OMS), la letal enfermedad registra una tasa de mortalidad del 90%; aunque en el brote actual iniciado en marzo la mortalidad se acerca al 60%. 

A continuación recopilamos algunos datos importantes sobre el modo de contagio, las poblaciones más vulnerables y los principales síntomas de la enfermedad:

1. ¿CÓMO SE INFECTAN LAS PERSONAS?

En el último brote la mayor cantidad de casos de personas infectadas se ha debido a la transmisión entre personas. El virus pasa de un organismo a otro mediante el contacto directo; es decir, a través de membranas mucosas o fluidos corporales como sangre, heces, orina, saliva o semen.

Otra es el contacto con entornos contaminados por los fluidos infecciosos como prendas de vestir, ropa de cama o agujas usadas.

También se han producido casos de transmisión en las comunidades africanas durante funerales y entierros. Las ceremonias de inhumación en las que los asistentes tienen contacto directo con el cuerpo del difunto han intervenido en la transmisión del virus.

2. ¿QUIÉNES ESTÁN EXPUESTOS AL CONTAGIO?

El periodo de incubación del virus –tiempo entre que el paciente fue infectado y comienza a presentar síntomas- oscila entre 2 y 21 días. Los pacientes pueden contagiar a otros desde el momento en el que se presentan los síntomas, no durante la incubación.

En casos de brotes las poblaciones con mayor riesgo de contagio son: el personal médico, los familiares u otras personas cercanas al infectado; los integrantes del cortejo fúnebre.

3. ¿CUÁLES SON LOS PRINCIPALES SÍNTOMAS?

Las primeras manifestaciones del virus son la aparición súbita de fiebre alta, debilidad en el cuerpo, intensos dolores musculares, de cabeza y garganta. A estas dolencias le siguen los vómitos, diarreas, erupciones cutáneas, disfunción renal y hepática. Algunos casos pueden llegar a presentar hemorragias internas y externas.

4. PROCEDIMIENTOS MÉDICOS

Ante la presencia de los síntomas mencionados previamente recomendamos que asista rápidamente ante un médico. Los procedimientos iniciales serán de descarte. Primero se evaluarán y descartarán la presencia de enfermedades como paludismo, fiebre tifoidea, shigelosis, cólera, leptospirosis, peste, rickettsiosis, fiebre recurrente, meningitis, hepatitis u otra fiebre hemorrágica vírica.