La simulación muestra cómo las pequeñas gotas invisibles de una sola tos pueden fluir a través de la cabina de un avión de pasajeros Boeing 767. Crédito: Twitter/ La Nación
La simulación muestra cómo las pequeñas gotas invisibles de una sola tos pueden fluir a través de la cabina de un avión de pasajeros Boeing 767. Crédito: Twitter/ La Nación

Una nueva reconstrucción gráfica muestra cómo la tos de un solo pasajero puede contagiar a gran parte del resto de las personas que están en el. El trabajo, que permite comprender el potencial peligro del virus de en la cabina , fue desarrollado por investigadores de la Universidad de Purdue, de Indianápolis. Mediante una representación en movimiento se puede ver cómo las pequeñas gotas invisibles por el ambiente.

De acuerdo con la Administración Federal de Aviación (FAA), los viajes aéreos disminuyeron en un 95% respecto de sus niveles normales desde la declaración de la pandemia. La pregunta es si, a medida que los países comiencen a reabrir sus fronteras, las personas se sentirán seguras como para volver a subirse a un avión después del COVID-19.


En principio, de acuerdo con el New York Post, las cabinas de pasajeros siempre han representado un riesgo para la transmisión de gérmenes debido a la proximidad física, a la gran cantidad de superficies táctiles y a la falta de aire fresco.

Desdeafirmaron que, antes de la aparición de la pandemia de coronavirus, estaban trabajando con sistemas sanitarios capaces de desinfectar y matar al 99,9 de gérmenes y patógenos en segundos, pero aún no se habían implementado. “Cuando un producto se puede vender con facilidad, los problemas se intentan postergar para más adelante”, aseguró al Washington Post Qingyan Chen, profesor de ingeniería de la Universidad de Purdue, que ayudó a dirigir un proyecto de investigación financiado por la FAA sobre transmisión de enfermedades a bordo de aviones y recibió fondos de Boeing. "Sin embargo, hoy descubrimos que el futuro es, en realidad, 2020 ", agregó.

Un grupo de científicos de la Universidad de Columbia se encuentra probando con luces ultravioletas que prometen destruir a los virus sin dañar a los humanos. Los investigadores aseguran que podrían ser efectivas en cabinas de aviones, aeropuertos, hospitales y escuelas. “Desde hace quince meses tenemos a cien ratones expuestos a las luces”, explicó a The Post David J. Brenner, director del Centro de Investigación Radiológica de Columbia. Los ratones viven bajo las luces durante ocho horas al día y se les hacen exámenes de la vista y de la piel cada dos semanas. Por ahora, según los investigadores, no se han registrado daños.


En el caso de la investigación que el profesor Chen realizó con los ingenieros de Boeing, el objetivo era determinar si la modificación del sistema de ventilación de un avión podría afectar el riesgo de contraer SARS.

Los investigadores descubrieron que los pasajeros sentados alrededor de un infectado de SARS en una sección de siete filas de un Boeing 767 tendrían una probabilidad de uno en tres de enfermarse en un vuelo de cinco horas. En un vuelo más corto, se determinó que el riesgo era de uno cada cinco. A su vez, también se dieron cuenta de que cambiar el sistema de ventilación podría reducir las dos cifras de contagio a la mitad o más.

A pesar de los esfuerzos, Boeing anunció que despedirá a 16 mil trabajadores . Una encuesta de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo, que representa a los transportistas de todo el mundo, reveló que el 40% de los pasajeros frecuentes afirmaron que podrían esperar seis meses después de contenido el brote para volver a viajar.

_____________________

¿Qué es el coronavirus?

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), los coronavirus son una amplia familia de virus que pueden causar diferentes afecciones, desde el resfriado común hasta enfermedades más graves, como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) y el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS-CoV).

El coronavirus descubierto recientemente causa la enfermedad infecciosa por coronavirus COVID-19. Ambos fueron detectados luego del brote que se dio en Wuhan (China) en diciembre de 2019.

El cansancio, la fiebre y la tos seca son los síntomas más comunes de la COVID-19; sin embargo, algunos pacientes pueden presentar congestión nasal, dolores, rinorrea, dolor de garganta o diarrea.

Aunque la mayoría de los pacientes (alrededor del 80%) se recupera de la enfermedad sin necesidad de realizar ningún tratamiento especial, alrededor de una de cada seis personas que contraen la COVID-19 desarrolla una afección grave y presenta dificultad para respirar.

Para protegerse y evitar la propagación de la enfermedad, la OMS recomienda lavarse las manos con agua y jabón o utilizando un desinfectante a base de alcohol que mata los virus que pueden haber en las manos. Además, se debe mantener una distancia mínima de un metro frente a cualquier persona que estornude o tose, pues si se está demasiado cerca, se puede respirar las gotículas que albergan el virus de la COVID-19.

¿Cuánto tiempo sobrevive el coronavirus en una superficie?

Aún no se sabe con exactitud cuánto tiempo sobrevive este nuevo virus en una superficie, pero parece comportarse como otros coronavirus.

Estudios indican que pueden subsistir desde unas pocas horas hasta varios días. El tiempo puede variar en función de las condiciones (tipo de superficie, la temperatura o la humedad del ambiente).

__________________________

El Comercio mantendrá con acceso libre todo su contenido informativo sobre el coronavirus.

__________________________

VIDEO RECOMENDADO

Científicos brasileños hallaron restos de coronavirus en alcantarillas de Río de Janeiro (EFE).

TE PUEDE INTERESAR