Redacción EC

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Para los 410 migrantes que se encuentran a bordo del barco Geo Barents, el mayor deseo es poder pisar tierra en un puerto seguro. Aunque cumplirlo pinta bastante complicado. La embarcación de , el único navío humanitario en este momento en el Mediterráneo central, lleva cuatro días esperando por un permiso para atracar, un pedido que Malta ya rechazó e aún no responde. Ambos son los países más cercanos al buque de rescate.

A bordo del Geo Barents, que ha realizado siete operaciones de rescate en el mar en solo 48 horas, hay migrantes de 21 países, entre ellos Siria, Bangladesh, Etiopía, Eritrea y Sudán. Todos huyeron de sus naciones en busca de un futuro mejor en Europa. Más de 90 son menores, algunos de ellos no acompañados. También hay mujeres, una de las cuales está embarazada.

LEE TAMBIÉN: ¿Qué es y cómo funciona el certificado digital del COVID-19 que ayudará a los viajeros de la Unión Europea?

En su primera misión, el barco rescató el viernes en aguas internacionales frente a las costas de Libia a 97 migrantes que iban en una barcaza de madera y a 21 en un pequeño barco. El jueves salvó a otros 26 inmigrantes, entre ellos quince menores no acompañados, que viajaban en un bote de madera a unos 70 kilómetros frente a la ciudad libia de Sabratha.

MSF aseguró que sufrió las amenazas e intimidaciones de los guardacostas libios, que se encargan de interceptar las embarcaciones de migrantes que viajan rumbo a Europa para devolverlos a tierra. Sin embargo, la organización humanitaria ha recalcado que Libia no es un puerto seguro y que los rescatados no pueden ser devueltos allí porque va contra las leyes internacionales.

Tras el rescate de los 410 migrantes, MSF afirmó en sus redes sociales que se trata de personas que “han pasado por situaciones muy difíciles y están agotadas”. “¡Pedimos a las autoridades que nos asignen un lugar seguro de desembarco ya! ¡Muestren un mínimo de humanidad!”, señalaron.

Según el diario español “”, Malta ya ha rechazado la petición de MSF, por lo que todas las esperanzas recaen en la decisión de Italia, que en los últimos días se ha visto desbordada con la llegada de decenas de embarcaciones con migrantes.

Roma ha respondido, en una primera comunicación, que el desembarco no es su responsabilidad dado que los rescates no tuvieron lugar en su zona de búsqueda y rescate”, indica el medio, que detalla que tres de los cuatro recates realizados el sábado se llevaron a cabo en la zona de salvamento y rescate (SAR, search and rescue) de Malta. Mientras que el resto, ocurrió en las aguas internacionales frente a la costa libia.

El barco de rescate Geo Barents navegó por el Mediterráneo. (Foto: Avra Fialas/MSF/Reuters)
El barco de rescate Geo Barents navegó por el Mediterráneo. (Foto: Avra Fialas/MSF/Reuters)

Situación crítica

Mientras esperan por una solución, los 410 migrantes a bordo del Geo Barents lidian con el cansancio y la incertidumbre.

Desde la embarcación, la jefa del equipo de rescate, Anabel Montes, le dijo este miércoles a la agencia Efe que la situación es crítica y está empeorando.

El equipo médico está monitoreando los casos más vulnerables, pero todas las personas están agotadas por la travesía, y además tenemos informes de traumas y violencias sufridas en Libia, lo que afecta a su salud física y también mental [...] Cuanto más se tarda en dar puerto, más empeora la situación. Necesitamos urgentemente un puerto seguro para desembarcar a estos 410 náufragos”, afirmó Montes.

Este miércoles la organización humanitaria afirmó en su cuenta de Twitter que los equipos a bordo del Geo Barents “han identificado y tratado hasta ahora a 40 personas con vulnerabilidades médicas, incluyendo quemaduras por combustible, deshidratación, hipotermia, sarna infectada, que necesitan acceso inmediato a la atención médica especializada en tierra”.

MSF ha enviado a Italia una segunda solicitud acompañada de los informes médicos de los migrantes así como datos de carácter humanitario.

“El País” explica que el calor se ha intensificado en los últimos días y que, aunque la cubierta del barco está abierta en la popa y tiene una baranda donde poder asomarse al mar, “el agobio es patente en la zona que ocupan los hombres”.

Se trata de un espacio de unos 40 metros de largo por 12 de ancho en el que conviven 394 varones entre adultos y menores. Las mujeres y los niños más pequeños son alojados en la cubierta superior, más pequeña puesto que suelen ser menos, y con acceso directo a la clínica. Algunas personas ya llevan cinco días a bordo del Geo Barents y la incertidumbre, el cansancio y las diferencias culturales han provocado las primeras tensiones entre los migrantes”, indica el medio.

Barcos bloqueados

En este momento el Geo Barents es el único barco humanitario que rastrea la ruta migratoria del Mediterráneo central, la más mortífera del mundo.

MSF la reanudación de sus actividades de búsqueda y rescate en el Mediterráneo central “para salvar las vidas de los refugiados y migrantes que emprenden la fatídica travesía marítima desde Libia”.

Afirmó que desde el 2015, sus equipos médicos que trabajan en los barcos de búsqueda y rescate “han asistido con horror a la tragedia humana que se vive a las puertas de Europa, con miles de personas ahogadas en el mar o devueltas por la fuerza a las espantosas condiciones de Libia. En esta ocasión, fletaremos nuestro propio barco -el Geo Barents- para rescatar a las personas en peligro y dar atención médica de urgencia”.

Las autoridades italianas han inmovilizado cinco barcos de este tipo de ONG alegando irregularidades técnicas. Se trata del “Sea Eye 4”, el “Alan Kurdi”, los “Sea Watch” 3 y 4 y el Open Arms de la organización española, que se encuentra en el puerto siciliano de Pozzallo (sur) desde hace nueve semanas.

El hecho de que haya 5 barcos bloqueados y que solo el Geo Barents esté en la zona recalca la inminente necesidad de tener un sistema efectivo de búsqueda y rescate gestionado por los países europeos”, dijo Montes a Efe.

No puede ser que la responsabilidad recaiga sobre barcos de ONG que además a su vez son criminalizados por ello”, agregó.


TE PUEDE INTERESAR