De izquierda a derecha: los canadienses Michael Kovrig y Michael Spavor, acusados de espionaje en China; y el estadounidense Paul Whelan, también sentenciado por espionaje por Rusia.
De izquierda a derecha: los canadienses Michael Kovrig y Michael Spavor, acusados de espionaje en China; y el estadounidense Paul Whelan, también sentenciado por espionaje por Rusia.
Gisella López Lenci

Las relaciones entre Canadá y China están en su punto más bajo. Acusaciones de espionaje, detenciones y presiones políticas salpican a ambos lados del Pacífico norte y la tensión está lejos de menguar. El personaje clave es Meng Wanzhou, la influyente y millonaria directora financiera de Huawei, además de hija del fundador del gigante tecnológico.