El Comercio conversó con Mandarapu Subbarayudu, embajador de la India en el Perú desde febrero del 2018. Foto: El Comercio/ Alonso Chero
El Comercio conversó con Mandarapu Subbarayudu, embajador de la India en el Perú desde febrero del 2018. Foto: El Comercio/ Alonso Chero
Renzo Giner Vásquez

El 5 de agosto, el Gobierno Indio decidió derogar el artículo 370 de su Constitución, el cual otorgaba al estado de un estatus especial. La medida desató una serie de protestas y levantamientos en la región que desde 1947, cuando el país se independizó de Reino Unido, ha sido terreno de disputa entre y

El Comercio conversó con Mandarapu Subbarayudu, embajador de la India en el Perú desde febrero del 2018, al respecto. 

- Este conflicto de 70 años se ha visto reavivado en los últimos dos meses, ¿qué nos puede decir sobre la actualidad en Jammu y Cachemira

Cuando nos independizamos de los británicos, la colonia se dividió en la India y Pakistán. En toda el área había diferentes estados principescos, a los que se les dio la oportunidad de decidir a qué dominio querían pertenecer. El Marajá (príncipe) de Jammu y Cachemira firmó el instrumento de adhesión a la India el 26 de octubre de 1947. Es el mismo que usaron otros 562 estados principescos. Este fue aceptado por el gobernador general de la época, Lord Mountbatten. Entonces, legal, constitucionalmente y avalado por el derecho internacional esa región es parte de la India.

- La no operatividad del artículo 370 fue el gran detonante.

El artículo 370 fue preparado por indios y adoptado por indios. No tiene influencia extranjera. Eso es crucial. Ni Pakistán, ni ningún otro país estuvo en escena cuando se creó ese artículo. El artículo se creó como una medida temporal para que Cachemira se adapte a la India cuando firmó el acuerdo. El artículo 370 forma parte de la Parte 21 de la Constitución de la India, el título de esa parte es "Artículos sobre disposiciones temporales, transitorias y especiales". El 370 es temporal y lo que indica es que los decretos emitidos por el Gobierno Indio no aplican en Cachemira a menos que el Congreso local la apruebe. Eso quiere decir que la Constitución de la India no aplicaría directamente en todos los cachemiríes. Pero el artículo 370 indica que es temporal y que puede ser removido.

- ¿La Constitución especifica cuánto tiempo de vigencia tenía el artículo?

No, solo indicaba que era temporal. Han pasado 70 años, eso es más que temporal.

- Pero, ¿por qué removerlo ahora?

Este año tuvimos elecciones y el gobierno actual ganó con una amplia mayoría. Una de las consignas del partido oficialista fue sacar de operaciones el artículo 370. El apoyo de los votantes demuestra que la gente quería eso. Esto sucede porque cerca de 106 programas y beneficios dictados por el Gobierno no alcanzaban a la población de Cachemira. En adición, hay disposiciones especiales para empleo, instituciones educativos, empoderamiento de las mujeres, entre otros, que no estaba alcanzando a la gente. Los cachemiríes no estaban recibiendo esos beneficios, hay mucho desempleo y sus fuerzas de combate están utilizando eso para crear un sentido de separatismo que generan violencia y terrorismo. Desafortunadamente, Pakistán está utilizando esto para crear terrorismo transfronterizo.

- Políticamente, ¿cree que fue la decisión más inteligente para tomar?

Antes de la no operatividad del artículo 370, las regiones de Jammu y Cachemira y Ladakh se reorganizaron en Territorios de la Unión. Esto se discutió en el Parlamento y fue aprobado por la mayoría, dos tercios del Congreso. Ellos tomaron ambas decisiones. Y fue porque debido al terrorismo, 42.000 de personas han muerto en 30 años en esa región. El Estado asigna 10% del presupuesto nacional a Cachemira, que tiene el 1% de población de la India. Lo que se busca con esto es que la gente reciba los mismos beneficios que el resto del país. El primer ministro Narendra Modi ha adoptado una medida constitucional y legal.

- ¿Cuántos de los parlamentarios representaban a los cachemiríes?

Seis.

- ¿Cómo votaron ellos?

Es un país libre, votaron de acuerdo a sus partidos.

- ¿Apoyaron la medida?

Sí, sí, la gente ha apoyado la medida. Pero es un escenario muy complejo. Hay fuerzas apoyadas, financiadas y entrenadas por Pakistán en la frontera. Toman gente desempleada y los utilizan para sus fines. Ellos están interesados en mantener el conflicto en la zona. Si no hay conflicto habrán perdido su objetivo.

- Pakistán ha dicho que la India no tiene pruebas para esas acusaciones.

Las pruebas se dieron más de una vez. Como el ataque en Pulwama (en febrero de este año, murieron 40 personas. La célula terrorista paquistaní Jaish-e-Mohammed asumió la autoría). El Perú condenó ese ataque terrorista. El ataque terrorista paquistaní en Bombay (en el 2008, murieron 173 personas. Fue asumido por Lashkar-e-Taiba) donde murieron muchos extranjeros, han atacado nuestro Parlamento. Hay múltiples evidencias, pero Pakistán no las reconoce. Algo que quiero resaltar es que las decisiones que toma la India son totalmente internas y no tiene efectos sobre las fronteras existentes. Pakistán ha emprendido una campaña de desinformación y alarma, la India es una democracia, mientras ellos no. Desafortunadamente, su narrativa es la de crear preocupación.

- ¿Con qué fin?

Controlarlos. Buscan que estas mentiras se difundan a nivel mundial y que haya la mediación de una tercera parte. Pero en 1972, Pakistán y la India firmamos el Acuerdo de Simla, un tratado de paz en el que ambos concuerdan en arreglar sus asuntos bilaterales de forma pacífica y respetando la paz en la otra parte. En 1999, los dos primeros ministros se volvieron a encontrar y adoptaron la Declaración de Lahore que ratifica el primero. Lo que pasa es que Pakistán se convirtió en un estado que auspicia el terrorismo, utilizan el terrorismo para crear problemas en la India y luego pretenden encontrar una solución en base a más terrorismo. Nosotros somos un vecino pacífico y normal, pero vemos declaraciones de líderes paquistaníes que incitan a la violencia contra la India, incluso llamando a la yihad en nuestro país. Buscan utilizar el terrorismo como un arma. Nosotros somos una democracia, la muestra de ello es que hay personas que han llevado la medida contra el artículo 370 a la Corte Suprema y esta ha designado un jurado de cinco miembros para atender esta petición.

- Se habla de una persecución étnico-religiosa también.

El primer censo desde la independencia de India se dio en 1951. Este mostró que teníamos 34 millones de musulmanes, el 9,8% de la población. Pakistán Occidental tenía menos musulmanes comparados a nosotros. Según el último censo, realizado en el 2011, la India tiene 172 millones de musulmanes, el 14% de nuestra población de 1.200 millones de personas. La porción en control ilegal de Pakistán, en cambio, ha cambiado mucho. Hay restricciones contra las minorías, que no pueden postular a ser presidente de Pakistán, hay limitaciones a los derechos humanos, a la libertad de expresión, muchas limitaciones. Pero nadie habla porque no hay acceso.

- ¿Cuántos grupos terroristas han identificado en Cachemira?

Hay muchos. Lashkar-e-Taiba o Hizbul Mujahideen son algunas de esas organizaciones sancionadas por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que operan libremente. Incluso los ministros paquistaníes comparten plataformas con los líderes de estas organizaciones.

- Un artículo de BBC publicado el 1 de setiembre recoge testimonios de cachemiríes que denuncian haber sido golpeados, maltratados e incluso haber recibido electro shocks de fuerzas de seguridad indias. ¿No se han cruzado ciertos límites también?

Me gustaría aclarar eso. Hay muchos videos que circulan por Internet y muestran presuntas torturas. Las fuerzas de seguridad indias están sometidas al escrutinio social. No se ha disparado una sola bala desde el 5 de agosto, no se ha cobrado ni una sola vida a causa de las fuerzas de seguridad. Ahora muchas medidas de seguridad se han relajado, pero fueron impuestas en primer lugar porque el derecho a la vida es fundamental y es responsabilidad del Gobierno asegurar eso.