Farid Kahhat

Analista internacional

fkahhat@comercio.com.pe

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

El 3 de marzo, la fiscal de la , Fatou Bensouda, anunció el inicio de una investigación sobre posibles crímenes de guerra y de lesa humanidad cometidos en los territorios ocupados de Cisjordania, Gaza y Jerusalén oriental a partir de junio del 2014. El Gobierno alega que la decisión es producto del sesgo antiisraelí que tendría la CPI. Pero la evidencia no parece avalar esa acusación.

MIRA: Fiscal de la Corte Penal Internacional abre investigación por presuntos crímenes en territorios palestinos

Primero, la CPI no actuó de oficio, sino ante denuncia de parte. Segundo, la CPI se había negado antes a investigar otra denuncia contra Israel por el abordaje militar de un navío civil en aguas internacionales. Tercero, la investigación preliminar de la fiscalía tardó casi cinco años en concluir que existían razones para creer que se habrían cometido los crímenes en mención, y un tribunal de la CPI tardó poco más de un año en establecer que esta tenía jurisdicción sobre los territorios en cuestión: solo entonces se anunció el inicio de la investigación.

Cuarto, la investigación no solo comprende a Israel como posible perpetrador de crímenes: también comprende a Hamas y a otros grupos armados palestinos. Quinto, la investigación se basa en el principio de complementariedad, según el cual la responsabilidad principal de investigar las acusaciones corre por cuenta de los propios Estados involucrados.

Pero, claro, los precedentes no sugieren que las partes tengan interés en autoincriminarse. En el caso de Israel, la organización de DD.HH. israelí B’Tselem no coopera desde el 2016 con la unidad de investigaciones internas del Ejército porque, según su director ejecutivo, Hagai El-Ad, tal unidad es parte de “un sistema de encubrimiento al servicio de la ocupación”.

Por último, si de presiones sobre la CPI se trata, los únicos casos de amenaza o aplicación de sanciones han sido en favor de Israel. Donald Trump impuso sanciones económicas y restricciones de visa contra la fiscal Bensouda y sus asistentes (sanciones que aún no han sido derogadas por Joe Biden). Y, al alegar que la CPI no tenía jurisdicción sobre los territorios palestinos, el Gobierno Canadiense le hizo “recordar a la corte” los recursos que le provee, lo cual, según Amnistía Internacional, podría interpretarse “como una amenaza de retirarle su respaldo financiero”.

Contexto complejo

Es probable que lo que más preocupe al Gobierno Israelí sea, sin embargo, otro alcance de la investigación. En palabras de Bensouda, el hecho de que haya “base razonable para creer que, en el contexto de la ocupación de Cisjordania, incluida Jerusalén oriental, algunas autoridades israelíes hayan cometido crímenes de guerra”, al “transferir civiles israelíes hacia Cisjordania”.

El punto aquí es que, según el Consejo de Seguridad de la ONU, la Corte Internacional de Justicia (CIJ) y la CPI, Cisjordania, Gaza y Jerusalén oriental son territorios palestinos que Israel ocupa ilegalmente (más aún, desde enero B’Tselem acusa al Gobierno Israelí de haber establecido un sistema de “apartheid” que trasciende esos territorios). Por esa ocupación, la resolución 446 del Consejo de Seguridad establece que es aplicable en esos territorios el Cuarto Convenio de Ginebra, que en su artículo 49 establece que “la potencia ocupante no podrá efectuar la evacuación o el traslado de una parte de la propia población civil al territorio por ella ocupado”.

En un contexto de pandemia, esa es la razón por la cual Israel tiene la obligación de vacunar a los palestinos que viven bajo su ocupación. Según el artículo 56 del convenio mencionado, “la potencia ocupante tiene el deber de asegurar y mantener los servicios médicos y hospitalarios, así como la sanidad e higiene públicas en el territorio ocupado, en particular aplicando las medidas profilácticas y preventivas necesarias para combatir la propagación de enfermedades contagiosas y epidemias”.

Pero mientras ponía trabas al ingreso en Gaza de 2.000 vacunas donadas por terceros, el gobierno de Netanyahu obsequió unas 100 mil vacunas a gobiernos aliados. Luego, corrigiendo su acción en forma parcial, decidió vacunar a los palestinos de territorios ocupados que tienen permiso para trabajar dentro de Israel.

____________________________

VIDEO RECOMENDADO

TE PUEDE INTERESAR