Migrar a Europa en silla de ruedas [VIDEO]

"Por mucho que lo intentes, no puedes imaginar lo difícil que es este viaje para mí", dice Abu Fahed, 25 años, quien perdió ambas piernas en un atentado y está huyendo la guerra de Siria a través de los Balcanes en una silla de ruedas.

Él es uno de cerca de 250.000 personas que han perdido extremidades en cuatro años de conflicto de Siria. Está también entre las decenas de personas en sillas de ruedas y con muletas que están desafiando el arduo camino sobre el mar Egeo hasta el norte de Grecia, a través de los Balcanes, para finalmente llegar a Hungría y Europa.

Tienen que hacer frente a un terreno a menudo lleno de baches y barro, confiando en amigos, familiares y compañeros de viaje para llevarlos en los tramos de la jornada que sus sillas de ruedas no pueden manejar.

Algunas de las autoridades en el camino les permiten saltar las colas, pero en otras ocasiones se debe esperar con todos los demás durante horas bajo el sol para cruzar las fronteras o estar registrados en los países que atraviesan.

"Quiero llegar a un país donde pueda recibir prótesis decentes y rehabilitación", dice Abu Fahed, mientras él y sus amigos esperan en un hotel frecuentado por los migrantes en la carretera cerca de Grecia Idomeni de un autobús a la frontera con Macedonia.

El ex peluquero perdió ambas piernas en el verano de 2013, cuando las tropas del gobierno bombardearon Damasco, una ciudad controlada por los rebeldes.

"Yo estaba gravemente herido, pero si hubiese recibido el tratamiento adecuado en el tiempo correcto, no hubiese perdido mis piernas. En cambio, las fuerzas del régimen me detuvieron por una semana y las amputaron. Ellos no me dieron ningún alimento durante todo ese tiempo", dijo, sonriendo, mientras el amigo que viaja con él lloró con dolor por el destino del hombre.

"Si no hubiera sido por mis amigos, yo no habría llegado tan lejos", dijo Abu Fahed, vestido con una pijama azul oscuro atado en nudos alrededor de sus muslos.