Nicaragua: Ascienden a 139 las víctimas mortales de la represión del régimen de Daniel Ortega. (AFP).
Nicaragua: Ascienden a 139 las víctimas mortales de la represión del régimen de Daniel Ortega. (AFP).
Redacción EC

Managua. El número de víctimas mortales por la peor crisis sociopolítica de las últimas tres décadas en ascendió a 139, informó hoy el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

Las últimas víctimas, todas civiles, perecieron entre la noche del viernes y ayer sábado en las ciudades de Managua, Masaya y Jinotega, de acuerdo con la organización humanitaria.

De acuerdo con el Centro, las muertes de cuatro varones, entre ellos un niño, siguieron el mismo patrón de la mayoría: heridas de bala de alto calibre en la cabeza, cuello o torso.

Este patrón dio pie a que en un informe preliminar la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) señalara que en Nicaragua la Policía Nacional y las fuerzas "parapoliciales" del Gobierno posiblemente estén realizando "ejecuciones extrajudiciales", algo que el movimiento Amnistía Internacional lo clasificó como información confirmada.

Las organizaciones humanitarias y población de Nicaragua están convencidas de que el Gobierno de utiliza francotiradores en contra de los manifestantes, lo que hasta ahora no ha sido confirmado más que en fotografías que circulan en redes sociales.

Los asesinatos ocurrieron mientras el presidente Daniel Ortega se toma su tiempo para responder a una carta que los obispos le entregaron con una propuesta de "democratización" del país, ante la cual dijo que iba a "reflexionar".

Nicaragua cumple hoy 54 días de la crisis sociopolítica más sangrienta en los años 80, con Ortega también de presidente.

Las protestas contra Ortega y contra su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, comenzaron el 18 de abril por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción.

Los últimos choque se produjeron en la ciudad de Masaya, en el centro de Nicaragua. "La situación en Masaya es de crisis, es un SOS de derechos humanos que estamos" haciendo, dijo Leiva, quien llamó a la población a resguardarse en sus casas y a los manifestantes a protegerse.

"Por toda la ciudad se escuchaban detonaciones y ráfagas de armas de fuego", dijo un dirigente del Movimiento Estudiantil 19 de Abril de la ciudad, Yubrank Suazo.

En Jinotega, desconocidos encabezaron un ataque armado contra manifestantes que se encontraban custodiando una barricada sobre una vía y causó la muerte de un joven y varios heridos.

Según un comunicado difundido en las redes por el "Movimiento Estudiantil 19 de Abril" de Jinotega, "paramilitares afines al gobierno acribillaron a muchachos que se encontraban en las calles luchando por la libertad y la democracia".

El viernes fue "una noche de terror", denunció el grupo estudiantil de Jinotega, donde los enfrentamientos continuaban este sábado.

"Qué horror este gobierno matando a su pueblo", denunció en un tuit la afamada escritora nicaragüense, Gioconda Belli.

En tanto, en Managua un joven motociclista fue perseguido y asesinado la noche del viernes con un disparo en la nuca por hombres armados a bordo de dos motocicletas, según reportes de prensa y de redes sociales.

"Lamentablemente siguen sin demostrar voluntad política, siguen matando personas, han derramado sangre la noche de ayer (viernes) y la madrugada de hoy (sábado), siguen teniendo una actitud condenable", afirmó uno de los líderes estudiantiles, Víctor Cuadras, tras arribar a Managua procedente de Estados Unidos.

La mayoría de las carreteras del país continuaban este sábado bloqueadas por los manifestantes con más de 125 barricadas, en el marco de las protestas que exigen la renuncia del gobierno del presidente Daniel Ortega, un ex guerrillero que está en el poder desde 2007.

Los obispos de la Conferencia Episcopal se reunieron el jueves con Ortega para hablar sobre una agenda de democratización que habían consensuado discutir con la oposición en un diálogo nacional y transmitirle "el dolor" del pueblo por la violencia registrada en las últimas semanas.

El obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez, dijo el jueves a la prensa que el mandatario pidió que le dieran "un par de días de reflexión" para darles una respuesta.

Fuente: AFP / EFE

TAGS RELACIONADOS