Once personas, entre ellas siete policías, murieron este martes en el centro de y 36 más resultaron heridas en un atentado con coche bomba contra un vehículo policial, atribuido a los rebeldes kurdos del PKK.

"Siete policías y cuatro civiles perdieron la vida en un atentado con coche bomba contra la policía antidisturbios", anunció a la prensa el gobernador de Estambul, Vasip Sahin, en el lugar del atentado, en el barrio de Beyazit.

El ataque, de momento no reivindicado, dejó 36 heridos, tres de ellos en estado crítico, añadió el gobernador.

La policía turca detuvo a cuatro sospechosos que fueron llevados a la sede de seguridad de Estambul para ser interrogados, informó la agencia de prensa gubernamental Anatolia.

La bomba, activada a distancia, estalló en hora punta al paso de un autobús que transportaba a agentes de policía, puntualizó el gobernador. El ataque tuvo lugar en el segundo día del ramadán.

El "modus operandi" del atentado, que claramente no apuntaba a turistas, corresponde al del PKK, los rebeldes del Partido de los Trabajadores del Kurdistán, indicó a la cadena CNN-Türk Mete Yarar, especialista en cuestiones de seguridad.

En esa línea, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, acusó a los rebeldes kurdos de estar detrás del ataque.

La explosión se produjo junto a la estación de metro de Vezneciler, cerca de los principales reclamos turísticos del centro turístico, como la mezquita de Suleimán.

La zona también se encuentra cerca del Gran Bazar y de la Universidad de Estambul, la más grande de la ciudad, donde se postergaron los exámenes previstos.

(Fuente: AFP)