El jefe de protocolo del palacio presidencial de Siria, Muheddine Muslmani, se pasó a la oposición pocos días después de que desertara también el primer ministro del país, informa hoy la emisora “Al Arabiya” citando fuentes rebeldes.

Yasser Abud, comandante del Ejército Sirio Libre (ESL), señaló a la emisora con sede en Dubai que Muslmani sigue en Siria y que aparecerá pronto en un video en el que hablará de su deserción. Abud ayudó a escapar al ex primer ministro Riad Hijab esta semana y a que llegara a salvo a Jordania.

Estas deserciones son un golpe de imagen contra el presidente Bashar al Assad, pero no cambian el panorama de poder, que sigue en manos de su círculo íntimo y de los jefes de los servicios de seguridad.

CONFLICTO EN ALEPO Mientras tanto, las tropas sirias continúan combatiendo en la norteña ciudad de Alepo, la mayor del país. Después de que el gobierno lanzara hace dos días una ofensiva a gran escala, ambas partes se atribuyen la victoria.

Los rebeldes niegan haber perdido el control del distrito sur de Salaheddine, tal como afirman las tropas del ejército.

Las fuerzas del gobierno están infringiendo una fuerte presión sobre los rebeldes en Alepo, donde se lucha desde hace dos semanas. El control de la ciudad podría ser determinante para el desenlace del conflicto de 17 meses contra el régimen de Al Assad.

CONFERENCIA EN IRÁN Irán, un aliado clave de Al Assad, organiza hoy una conferencia sobre la crisis, pero se desconoce qué países asistirán al encuentro, que algunos observadores consideran un intento de distraer la atención de los combates.

Al menos 170 personas murieron en toda Siria ayer, 43 de ellas en Alepo, según el reporte diario del Observatorio Sirio de los Derechos Humanos.