La periodista japonesa Mika Yamamoto murió durante los bombardeos de las fuerzas gubernamentales sirias sobre el barrio de Suleiman, en la ciudad de Alepo, mientras cubría los enfrentamientos entre grupos de rebeldes y de las fuerzas leales al régimen de Bachar al Asadd, informó a Efe un portavoz del Ministerio nipón de Exteriores.

La reportera, de 45 años y que trabajaba para la agencia de noticias Japan Press, murió ayer en un hospital de Siria, al que fue trasladada tras ser herida en Alepo, y tras confirmarse su muerte su cuerpo fue trasladado a un punto de control de la frontera con Turquía.

El Ministerio de Exteriores detalló que en el momento de ser abatida en Alepo, segunda ciudad del país, Yamamoto se encontraba acompañada por su compañero en Japan Press Kazutaka Sato. Ambos llegaron al país el 14 de agosto.

Yamamoto era una reconocida periodista especializada en conflictos armados que, durante más de 15 años, había cubierto guerras como Afganistán, Iraq o Uganda, en una trayectoria por la que fue galardonada con el prestigioso premio Vaughn-Uyeda en 2003 por su contribución al periodismo japonés, detalló la agencia Kyodo.

LOS PERIODISTAS NO ESCAPARON A LA MUERTE Al menos 25 profesionales de los medios de comunicación han muerto en Siria desde principios de año, afirmó hace cinco días la Campaña Emblema de Prensa (PEC), que comparó el peligro para los medios en ese país con el que había en Iraq entre 2003 y 2006.

Hoy, el grupo opositor Comités de Coordinación Locales (CCL) anunciaron la muerte de un centenar de personas en esos enfrentamientos, la mitad de ellos en la capital Damasco y sus suburbios.