¿Son antisemitas los jóvenes críticos de Israel en California?
¿Son antisemitas los jóvenes críticos de Israel en California?

¿Cuándo son legítimas las críticas al gobierno de y a sus políticas en Medio Oriente? ¿Son utilizadas por algunos para amparar el antisemitismoEsta es la discusión que desde hace meses tienen los estudiantes y administradores de la Universidad de California (UC), en el oeste de Estados Unidos.

En mayo, un grupo de prominentes organizaciones judías enviaron una carta a la institución académica pidiendo que adoptara una postura clara sobre las actitudes -tanto de palabra como de hecho- que se consideran una expresión de odio hacia los judíos.

En la misiva dirigida al Consejo Rector de la UC se denunciaba el aumento de los incidentes antisemitas en los campus de la universidad y se solicitaba la adopción de la definición de antisemitismo del Departamento de Estado de EE.UU.

Esta contempla como antisemítico el demonizar a Israel, culpar a Israel de las tensiones interreligiosas en Medio Oriente, comparar las políticas de Israel con las de los nazis o negar el derecho a existir de Israel.

También especifica que las críticas a Israel comparables a las que se hacen a cualquier otro país no pueden ser consideradas antisemitas.

- ¿Contra la libertad de expresión? -

Los que se oponen a la adopción de esta definición aseguran que va en contra de la protección constitucional de la libertad de expresión y que con ella se quiere acallar las críticas de los estudiantes de la UC a las políticas del gobierno israelí, que se incrementaron tras la incursión militar israelí en la Franja de Gaza de julio de 2014.

La presidenta de la UC, Janet Napolitano, es partidaria de la definición de antisemitismo del Departamento de Estado. (Foto: AP)

También señalan que se pretende frenar la campaña de boicot a las compañías que operan en los territorios palestinos ocupados, que ha tenido un gran eco entre algunas asociaciones de estudiantes de California.

Sin embargo, algunos grupos judíos consideran que tras las protestas que ha habido en los últimos meses en los campus de la UC en contra de las políticas de Israel se oculta un mensaje antisemita

A mediados de septiembre el Consejo Rector de la UC presentó el borrador de una "declaración de principios contra la intolerancia" que condena los prejuicios, la violencia, las amenazas y el discurso de odio en base a la raza, la etnicidad, la religión, la ciudadanía, el género y la orientación sexual. Pero no incluye una definición concreta de antisemitismo y no fue del agrado de organizaciones judías.

En mayo, la presidenta de la UC, Janet Napolitano, aseguró que está de acuerdo con la definición de antisemitismo del Departamento de Estado, aunque dijo que dejará que sean los rectores del centro universitario los que decidan si se adopta.

- Ataques contra judíos -

"Los grupos que se oponen a la definición del Departamento de Estado están tratando de bloquear cualquier iniciativa de la comunidad pro Israel, porque no están de acuerdo con nuestra visión. Incluso bloquean aquellas medidas que sólo hablan del antisemitismo y no de Israel. Es ridículo", asegura Ilan Sinelnikov, presidente del grupo Estudiantes que Apoyan a Israel (SSI, por sus siglas en inglés).

No existe consenso entre los estudiantes de la UC sobre las críticas al gobierno de Israel. (Foto: AP)

"Ser estudiante pro Israel en la UC no es fácil. Y la línea que separa a los activistas que no están de acuerdo con Israel de aquellos que tienen posturas antisemitas es muy fina", afirma Sinelnikov en conversación con BBC Mundo.

"También ha habido el caso de una estudiante de la UC en Los Ángeles a la que no le dieron trabajo por ser judía, ya que asumieron que estaba a favor de Israel", asegura el presidente de SSI.

"Es inaceptable y por eso se introdujo la resolución para que se adopte la definición del Departamento de Estado, para evitar que cosas más graves pasen en el futuro (…) No podemos tolerar más actos antisemitas en las universidades".

- "Inconstitucional" -

Robert Shibley, director de la Fundación por los Derechos Individuales en la Educación (FIRE, por sus siglas en inglés), dedicada a la defensa de libertad de expresión en los campus universitarios de EE.UU., cree que la adopción por parte de la UC de la definición del Departamento de Estado "sería inconstitucional".

Grupos judíos aseguran que tras las protestas que ha habido en los campus de la UC en contra de las políticas de Israel se oculta un mensaje antisemita. (Foto: Thinkstock)

"Nos preocupa que esa definición coarte la libertad de expresión de los estudiantes, a los que se podría penalizar por mostrar su desacuerdo con las políticas del gobierno de Israel". dijo Shibley.

"Una de las características de la libertad de expresión en EE.UU. es que la gente es libre de realizar comentarios que algunas personas pueden considerar que demonizan a alguien, pero es una cuestión de opinión y por eso las autoridades no pueden decidir qué se puede decir y qué no", asegura.

"No hay duda de que se producen actos delictivos que son antisemitas. Pero esos actos ya son considerados delitos y son castigados, así que no creemos necesario que haya una definición de antisemitismo institucionalizada en los campus", apunta el director ejecutivo de FIRE.

Liz Jackson, abogada en California de la organización Palestina Legal, dedicada a defender los derechos constitucionales de los activistas palestinos en EE.UU., coincide con Shibley en que la adopción de una definición del Departamento de Estado "borraría la línea que separa el antisemitismo de las críticas al estado de Israel".

Las críticas en la UC a las políticas del gobierno de Tel Aviv se incrementaron tras la incursión militar israelí en Gaza de julio de 2014. (Foto: Getty)

"Nos oponemos a cualquier intento de calificar el activismo en favor de los derechos humanos y la libertad como antisemita. Más teniendo en cuenta que los grupos de estudiantes que critican las políticas de Israel son activistas que también combaten el racismo y defienden la igualdad para todo el mundo", le explica Jackson a BBC Mundo.

"Los que están presionando para que se adopte esa definición están mucho más preocupados por suprimir el debate en los campus sobre Israel que en acabar con el antisemitismo. Quieren censurar y castigar a los estudiantes y a los profesores que critican las políticas de Israel. Es algo que está sucediendo en universidades de todo el país".

Según Jackson, no existen datos que avalen la tesis de que los actos antisemitas han crecido en la UC.

"No quiero restarles importancia a los que sí han sucedido. Yo misma son judía y exalumna de la UC. Pero creo que se producen más contra los estudiantes árabes, a los que por ejemplo, se acusa de terrorismo y se amenaza de muerte".

Fuente: BBC Mundo