Las víctimas de la feroz guerra de Ucrania
Las víctimas de la feroz guerra de Ucrania

Hace días que no dejan de llegar al hospital de Artemivsk heridos de la última escalada en el conflicto de Ucrania.

Unos en ambulancia, otros en camilla y hasta algunos caminando pese a las heridas, todos vienen de la batalla por Debaltseve, la ciudad vecina que los separatistas rebeldes están intentando tomar.

"Se pasan el día disparando, cohetes o cualquier munición que tengan", comenta Alexander Verushkin, soldado herido que describe la feroz batalla de los últimos días.

Las tropas ucranianas responden aunque Alexander reconoce que ha visto señales de que están teniendo dificultades.

"Si nos dieran el equipamiento, ganaríamos", asegura. Pero donde fue desplegado, sólo disponían de un vehículo, el resto estaba averiado.


Los heridos describen la feroz batalla por la estratégica localidad.

Los heridos describen la feroz batalla por la estratégica localidad.

"Necesitamos repuestos. Todo está roto", lamenta al tiempo que baja la cabeza por el dolor de su brazo herido.

Los rebeldes prorrusos no parecen tener el mismo problema de suministros.

La OTAN cree que la ofensiva actual coincide con el reabastecimiento de tropas y armas por parte de .

Moscú lo niega. El presidente Vladimir Putin de hecho habla de que en el lado ucraniano está lo que llama "Legión extrajera de la OTAN".

SIN SOLUCIÓN
Para darse cuenta de la importancia estratégica de Debaltseve basta mirar un mapa del frente.

Está justo en la intersección de la zona controlada por el gobierno enclavada en territorio rebelde y los separatistas quieren cerrar la línea.

Es un centro de comunicaciones por tren y, vista la intensidad de los meses que ya dura la batalla, se está convirtiendo en un nuevo símbolo después del aeropuerto de Donetsk.


Putin acusa a la OTAN de tener su "legión extranjera" en Ucrania.

Putin acusa a la OTAN de tener su

Mientras la guerra en el terreno se vuelve a intensificar, los civiles también sufren.

Los médicos tardaron cuatro horas en limpiar la metralla de Irina Ivanova después de que un mortero cayera cerca de su casa.

Ivanova se había ido al este y acababa de regresar a Svitlodarsk, cerca de Debaltseve, porque se suponía que había un alto el fuego.

Todavía está débil como para hablar mucho, pero junto a su cama su padre se refiere a ella como un milagro.

"Quiero tener esperanza de que ambos bandos puedan ponerse de acuerdo para terminar con esto", dice Alexei Ivanov.

Fuera, se oyen las explosiones en la distancia. "No van a arreglarlo con violencia, la guerra no es solución", agrega.

HOSPITAL COMO OBJETIVO
La escalada del conflicto ha puesto las instalaciones médicas bajo presión.


Médicos sin Fronteras tienen dificultades para llevar suministros al frente.