Una dramática escena se vivió el viernes durante el sexto encierro de la fiesta de San Fermín en Pamplona (Navarra). Un gran toro negro de 575 kilos, denominado Langostero, se quedó aislado de la manada, embistió a los mozos y la emprendió contra un español de 31 años.

Diego Miralles fue arrastrado por la bestia, que lo corneó durante 30 segundos, llegando incluso a quitarle los pantalones. El joven se agarró a uno de los cuernos del toro, mientras otros dos mozos trataban de ayudarlo jalando al toro del rabo. La dramática escena fue transmitida en vivo por TV.

Dos mozos, como se les llama a las personas que participan en el encierro, lograron agarrar al joven por los pies para arrastrarlo fuera del alcance del animal. El astado corneó al joven tres veces en su rodilla derecha, su gemelo izquierdo y la ingle, de acuerdo con los médicos.

Las heridas no son graves, como podría haber sido de esperar al ver la imágenes por televisión, informó el director del Hospital de Navarra, Javier Sesma.

En un episodio previo, durante el mismo encierro, un corredor estadounidense fue herido de gravedad en el abdomen. Un toro de 560 kilos llamado Burrenote lo embistió al inicio de la carrera. Patrick E. fue inmediatamente trasladado a un hospital donde fue operado.

El doctor Sesma dijo que los cirujanos extirparon el bazo del estadounidense por haber sido perforado por asta de toro. Agregó que el joven se encuentra estable.