Agencia AFP

Al menos 100 personas, incluidos niños, murieron en un doble atentado con coches bomba en una concurrida avenida en Mogadiscio, indicó este domingo el presidente de , Hasan Sheikh Mohamud.

“Hasta ahora, las personas muertas han llegado a 100 y 300 están heridas, y la cifra, tanto de muertos como de heridos, continúa subiendo”, declaró el mandatario tras visitar el sitio del ataque. Un precedente balance era de nueve muertos.

MIRA: EE.UU. confirma haber participado de operación contra un líder de Al Shabab en Somalia

Los dos vehículos cargados de explosivos estallaron en la transitada intersección Zobe, de Mogadiscio, y a la explosión siguió un tiroteo cerca del ministerio somalí de Educación.

Las explosiones en horas de la tarde del sábado reventaron ventanas de edificios cercanos y lanzaron esquirlas y nubes de humo y polvo al aire.

MIRA: Somalia: Al menos 21 muertos y decenas de rehenes liberados en el asedio a un hotel de Mogadiscio

“Los despiadados terroristas mataron a madres. Algunas murieron con sus hijos a la espalda”, declaró el portavoz de la policía, Sadik Dudishe.

El ataque ocurrió en la misma intersección donde se produjo un atentado el 14 de octubre de 2017 con un camión cargado de explosivos que dejó 512 muertos, además de 290 heridos.

“Esto no está bien. Y si Dios lo quiere, ellos no podrán efectuar otro atentado”, declaró Mohamud en referencia al grupo yihadista Al Shabab.

Este tipo de atentado -que no fue reivindicado de inmediato- suele ser atribuido por las autoridades somalíes a los milicianos yihadistas de Al Shabab, que atacan periódicamente la capital y las principales ciudades de Somalia.

Los yihadistas han intentado durante 15 años derrocar el frágil gobierno somalí, que cuenta con apoyo internacional.

Sus combatientes fueron expulsados de la capital en 2011 por fuerzas de la Unión Africana, pero el grupo continúa controlando extensiones de territorio rural y realiza ataques mortales contra civiles y militares.

Humareda y daños

Según un testigo, Abdirahman Ise, había mucha gente en la carretera en torno al ministerio de Educación en el momento de la primera explosión

“Vi una gran humareda en torno al ministerio, y muchos daños” indicó otro testigo, Amino Salad.

Los shabab revindicaron la semana pasada un ataque contra un hotel en la ciudad portuaria de Kismayo, que causó nueve muertos y 47 heridos.

Estos últimos meses, estos yihadistas han aumentado su actividad en Somalia, un país muy pobre del Cuerno de África, en especial con un espectacular asalto de 30 horas de duración a fines de agosto contra un hotel de Mogadiscio.

Tras este ataque, que dejó 21 muertos y 117 heridos, el presidente Hasan Sheikh Mohamud había prometido una “guerra total” para eliminar a los shabab, e instó a la población a “mantenerse al margen” de las zonas controladas por los islamistas, pues éstas iban a ser objeto de futuras ofensivas gubernamentales.

Además de la insurrección shabab, Somalia está asimismo amenazada por una hambruna inminente, provocada por la mayor sequía registrada en el país desde hace más de 40 años.

En todo este país, 7,8 millones de personas --es decir, la mitad de la población-- está afectada por la sequía, y 213.000 están en peligro de gran hambruna, según la ONU.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más