Hoy, a 70 años del triunfo comunista en China y a 40 años del inicio de las reformas económicas, el país es una gran potencia y aspira a convertirse en la primera economía del globo. (Foto: Héctor Retamal / AFP)
Hoy, a 70 años del triunfo comunista en China y a 40 años del inicio de las reformas económicas, el país es una gran potencia y aspira a convertirse en la primera economía del globo. (Foto: Héctor Retamal / AFP)
Augusto Hernández, profesor principal de la UNMSM y miembro del CEAS de la UNMSM

Algunos estados asiáticos con sistemas políticos comunistas pasaron de poseer economías centralmente planificadas a tener ahora “economías socialistas de mercado”, siendo los casos de China Popular, Vietnam y Laos los más emblemáticos. En el caso de , el resultado es impresionante pues el gigante oriental se ha convertido desde el 2010 en la segunda economía mundial.

MIRA: Al menos 8 muertos al desplomarse hotel en el este de China

Hoy, a 70 años del triunfo comunista en China y a 40 años del inicio de las reformas económicas, el país es una gran potencia y aspira a convertirse en la primera economía del globo.

La economía de China Popular estaba dominada por la propiedad estatal y planificación central, así como por políticas equivocadas (como el Gran Salto Adelante, o el desgobierno de la agricultura). A partir de 1970, en medio de la Revolución Cultural, la economía entró en un período de estancamiento.

Después de la muerte de Mao, el régimen comunista buscó salvar a la economía en crisis mediante reformas orientadas al mercado. Deng Xiaoping, quien llega al poder en 1978, inició un período de reformas económicas, apoyado por la élite gobernante que creía en la necesidad de reformas.

Aunque Deng realizó un programa de reforma del sistema económico, mantuvo el poder político firmemente en manos del Partido Comunista chino. Con las reformas económicas, el PIB de China pasó de 150.000 millones de dólares en 1978 a 1,6 billones de dólares en el 2004, y a 12 billones de dólares en el 2018.

Asimismo, la economía tuvo un crecimiento de 9,4% anual. Este milagro económico logró sacar, desde 1978 hasta la fecha, a unos 850 millones de chinos de la pobreza, según cifras oficiales.

Con las reformas económicas, el PIB de China pasó de 150.000 millones de dólares en 1978 a 1,6 billones de dólares en el 2004, y a 12 billones de dólares en el 2018. (Foto: Mark Schiefelbein / AP)
Con las reformas económicas, el PIB de China pasó de 150.000 millones de dólares en 1978 a 1,6 billones de dólares en el 2004, y a 12 billones de dólares en el 2018. (Foto: Mark Schiefelbein / AP)

Mayor presencia en el mundo

En el 2020, China se convirtió en el receptor más grande de Inversión Extranjera Directa (IED), superando a EE.UU., y totalizó 1,6 billones de dólares en las 4 décadas de reformas. Esto contribuyó de forma directa e indirecta al 33% del PIB de China y a un 25% de los puestos de trabajo en ese país.

El resultado es que ahora China es la segunda potencia económica mundial, después de Estados Unidos, desplazando a Japón desde el 2010. Lo que proporciona muchos recursos a Beijing para tener una influencia mayor en el sistema global.

China esta en vías de constituirse en la segunda superpotencia mundial en lo político y militar. Washington ha reconocido que Beijing logrará la paridad militar muy pronto e incluso la superioridad, si EE.UU. no toma medidas.

El presidente de la Junta de Jefes de Estado Mayor de EEUU, general Mark Milley, afirmó en el Capitolio en junio que es “posible” que China alcance y supere militarmente a su país en las próximas décadas si no aumenta la inversión en defensa.

En este marco, Milley y el secretario de Defensa, Lloyd Austin, comparecieron ante el Congreso para solicitar 715.000 millones de dólares para el presupuesto del Pentágono para el 2022. Allí Milley destacó a China como el gran rival militar de EE.UU. en la esfera global. Las reformas económicas, iniciadas hace cuatro décadas, han fortalecido al gigante asiático convirtiéndolo en la segunda gran potencia en lo económico, militar y político.

Los émulos Vietnam y Laos

Al ver el auge de China, Vietnam y Laos optaron por crear también economías socialistas de mercado, aunque manteniendo el unipartidismo comunista.

En el caso de Vietnam, debido al estancamiento de su economía y al ver los éxitos iniciales chinos, decidió comenzar la reforma económica a partir de 1986, y desarrolló la política del Doi Moi (“Renovación”) para implementar una economía de mercado (abandonando la economía planificada), mientras se mantenía el sistema político comunista.

Estas reformas permitieron la propiedad privada, una bolsa de valores para las empresas, la inversión extranjera directa, etc. El resultado ha sido una expansión de la clase media, la producción industrial y agraria, y las exportaciones. Se espera que Vietnam se convierta en un país de industrialización reciente.

Las reformas permitieron la propiedad privada, una bolsa de valores para las empresas, la inversión extranjera directa, etc. El resultado ha sido una expansión de la clase media, la producción industrial y agraria, y las exportaciones. (Foto: Koji Sasahara / AP)
Las reformas permitieron la propiedad privada, una bolsa de valores para las empresas, la inversión extranjera directa, etc. El resultado ha sido una expansión de la clase media, la producción industrial y agraria, y las exportaciones. (Foto: Koji Sasahara / AP)

También Laos inicia una reforma económica en 1986, denominada Nuevo Mecanismo Económico, para transformar su economía planificada de tipo soviético a la economía socialista de mercado. Así, Laos figura entre las economías de más rápido crecimiento del mundo con un 8% anual del PIB.

La economía socialista de mercado ha permitido que tres Estados comunistas en Asia Oriental, notablemente China, pasen a un desarrollo económico fulgurante y así tener una presencia política mayor en el sistema internacional.

VIDEO RECOMENDADO

¿Qué es y cómo se transmite el Coronavirus que surgió en China?
¿Qué es y cómo se transmite el Coronavirus que surgió en China? null

TE PUEDE INTERESAR