En Japón, manifestantes en contra de la organización de Tokio 2020 cargan un cartel en alusión al logo de las Olimpiadas. (REUTERS).
En Japón, manifestantes en contra de la organización de Tokio 2020 cargan un cartel en alusión al logo de las Olimpiadas. (REUTERS).
Redacción EC

está decidido a organizar los Juegos Olímpicos. Se espera que el dinero que ingrese ayude a dinamizar la economía golpeada por el , pero las críticas apuntan a que se están descuidando otras prioridades.

MIRA: La mujer más anciana del mundo renuncia al relevo olímpico en Japón por el coronavirus

Por lo menos hasta el 28 de abril y según un artículo de la , el país del sol naciente era “golpeado” por una “cuarta ola de coronavirus”, “con nuevas variantes” y “con menos del 2% de su población vacunada”.

Y solo quedan poco más de dos meses para que empiecen las olimpiadas, que se darán comienzo el 23 de julio.

Si bien la apuesta es por la vacunación, el medio anota que es muy lenta en comparación con “las de otras economías poderosas”. La BBC anota: “Los expertos apuntan a que el retraso en la vacunación se debe a mayores trabas burocráticas para aprobar las vacunas. Hasta la fecha, las autoridades niponas solo han dado luz verde al compuesto de Pfizer, y no se espera la aprobación [de otras]”.

dice que el proceso “avanza a velocidad de tortuga”. En tanto que, en un cable de Europa Press recogido por el diario ecuatoriano “”, se destaca que el sistema online de citas para vacunarse colapsó ayer.

El golpe del coronavirus ha hecho que, para algunos japoneses, Tokio 2020 sea inviable. (REUTERS).
El golpe del coronavirus ha hecho que, para algunos japoneses, Tokio 2020 sea inviable. (REUTERS).
MIRA: Coronavirus en Japón: qué tan grave es su cuarta ola de COVID-19 a solo 3 meses de los Juegos Olímpicos

¿LA VIDA O EL NEGOCIO?

La polémica sobre la organización de Tokio 2020 no es una novedad. De hecho, desde hace meses, la opinión pública en Japón se ha mostrado preocupada por la gran inversión de dinero para el evento deportivo en desmedro del bienestar de la población.

Se recuerda, por ejemplo, que los habitantes de Fukushima -que recientemente conmemoraron diez años de haber sido golpeados por un terremoto, tsunami y la liberación de sustancias nucleares tóxicas- se quejaron de que los millones podrían haber sido utilizados para reconstruir sus ciudades.

De igual forma, y esto se combina con la lentitud del proceso de vacunación, hay quienes preferirían que el dinero se use para paliar el golpe del coronavirus.

"No a las olimpiadas", se lee en las pancartas de los manifestantes en contra de Tokio 2020. (AP).
"No a las olimpiadas", se lee en las pancartas de los manifestantes en contra de Tokio 2020. (AP).

En respuesta a eso, el primer ministro Yoshihide Suga declaró este lunes que “nunca puso primero a las olimpiadas”.

Según la agencia , según una encuesta local, el 59% de los japoneses quieren que Tokio 2020 se cancele, en tanto que el 39% está de acuerdo con que se lleve a cabo.

Otra encuesta encontró que el 65% quería que se cancelaran o que se pospusieran. Mientras que más de 300,000 personas han firmado una petición para que se cancelen”, anota Reuters.

En ese contexto es que se dieron las declaraciones del primer ministro, quien agregó que “su prioridad es proteger las vidas y la salud de los japoneses”.

Lo primero es prevenir que el virus se expanda”, agregó.

En medio de la lucha contra el COVID-19, hubo otro inconveniente: ¿el gobierno japonés prioriza la vacunación de los atletas antes que la del público en general?

El vicepresidente del Comité Olímpico, John Coates, junto a Matt Carroll, del Comité Olímpico Australiano. (REUTERS).
El vicepresidente del Comité Olímpico, John Coates, junto a Matt Carroll, del Comité Olímpico Australiano. (REUTERS).

Según , “un informe de la agencia de noticias Kyodo” recogió testimonios de varios burócratas, quienes afirmaron que “Japón empezó a buscar la posibilidad de garantizar que sus atletas olímpicos y paralímpicos estén todos vacunados para fines de junio”.

En respuesta, el gobierno que “actualmente no busca priorizar las vacunas” de los deportistas.

Pero hasta los mismos deportistas están preocupados por la situación. Naomi Osaka, tenista japonesa, que, si bien “había esperado toda su vida” para participar de las olimpiadas, “el riesgo de celebrar” Tokio 2020 “debería ser discutido cuidadosamente”.

En tanto, John Coates, vicepresidente del Comité Olímpico, que entendía el sentimiento de los japoneses, pero que no “podía prever ningún escenario en el que los juegos no se llevaran a cabo”.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RECOMENDADO

El COVID-19 cumple un año de ser declarado como pandemia

TE PUEDE INTERESAR