Simpatizantes de Ebrahim Raisi apoyan a su candidato presidencial en las calles de Teherán. REUTERS
Simpatizantes de Ebrahim Raisi apoyan a su candidato presidencial en las calles de Teherán. REUTERS
Redacción EC

Este viernes 18 acudirá a las urnas para votar y elegir a su nuevo presidente. Pero los comicios parecen, más que otra cosa, una simple formalidad: por más que hayan quedado cuatro candidatos, solo uno parece tener opciones reales.

MIRA: Quién es Ebrahim Raisi, el ultraconservador favorito para ganar las elecciones presidenciales en Irán | PERFIL

Se trata del ultraconservador , a quien se suman casi como comparsas Abdolnaser Hemati, Mohsen Rezai y Amirhosein Qazizadeh Hashemi, los otros tres postulantes.

Si todo sigue su cauce, Raisi será el reemplazo del Hassan Rouhani, quien dejará el poder luego de dos mandatos consecutivos.

El “Washington Post” anota que Raisi es un juez “conocido por su lealtad a la estructura de poder clerical de Irán”.

Porque en ese país, quienes controlar el poder y dirigen a la nación son, justamente, los religiosos liderados por el ayatolá , quien ya le dio su bendición a Raisi.

El juez, clérigo y candidato presidencial iraní, Ebrahim Raisi. AP
El juez, clérigo y candidato presidencial iraní, Ebrahim Raisi. AP

Sobre el tema, “” escribe:

Raisi, como Jamenei, nació en la ciudad de Mashhad en el noreste de Irán. Es un clérigo ultraconservador, aunque no tiene el estatus de ayatolá, el rango más alto para el clero chiita. [Él] afirma [tener] un linaje que se remonta al profeta Mahoma, lo que le permite usar un turbante negro”.

Solo entendiendo su nexo con la fe es que se puede explicar que se haya limpiado el camino para que Raisi pueda obtener la victoria de forma tan sencilla.

MIRA: Las operaciones declaraciones del exjefe del Mossad sobre las operaciones contra Irán

LA FE: EL ÚNICO SENDERO DE IRÁN

Según “”, “Irán tiene un sistema político bifurcado, dividido entre centros de poder controlados por el líder supremo, que ejerce la máxima autoridad”. Y, por el otro lado, están las “instituciones supervisadas por el presidente”, que también le debe obediencia al líder supremo.

En esa lógica, para postularse los candidatos tienen que ser aprobados Consejo de Guardianes -”un organismo en última instancia en deuda con el líder supremo”-. Para estos comicios, de los 600 postulantes iniciales solo quedaron siete en primera instancia y, finalmente, quedaron en cuatro.

El expresidente iraní, Hasan Rohaní, pasa bajo un retrato del líder supremo, Alí Jamenei, antes de dar una rueda de prensa en Teherán (Irán). EFE/Abedin Taherkenareh
El expresidente iraní, Hasan Rohaní, pasa bajo un retrato del líder supremo, Alí Jamenei, antes de dar una rueda de prensa en Teherán (Irán). EFE/Abedin Taherkenareh

La lista limitada enfureció a muchos iraníes y provocó un aumento de los llamados a boicotear las elecciones. [...] Algunos candidatos descalificados han acusado al Consejo de Guardianes de trabajar para diseñar la victoria de Raisi”, escribe “”.

ALÍ JAMENEI, EL HOMBRE DEL PODER

El portal sentencia: “Independientemente de quien gobierne el país, el ayatolá es el jefe de Estado y puede vetar cualquier decisión que tome el presidente”.

La web continúa definiendo el sistema político iraní como “una mezcla entre teocracia y democracia”, y anota que el ayatolá o líder supremo es elegido por la Asamblea de Expertos, “órgano constitucional” compuesto por 86 clérigos.

La idea es preservar la fe.

Cuando la revolución islámica derrocó en febrero de 1979 al último emperador persa, fue el líder político de la misma, Ruhollah Jomeini, quien se hizo con el poder en Irán”, recuerda .

Y agrega:

Tras su fallecimiento en junio de 1989, fue el ayatolá Jamenei quien lo sucedió”.

Imagen facilitada por la web oficial del Líder Supremo de Irán, Alí Jamenei, durante un encuentro con familiares de mártires iraníes, en Teherán, Irán, el 2 de enero de 2018. EFE
Imagen facilitada por la web oficial del Líder Supremo de Irán, Alí Jamenei, durante un encuentro con familiares de mártires iraníes, en Teherán, Irán, el 2 de enero de 2018. EFE

Desde entonces, Jamenei responsable de la supervisión de las políticas generales de Irán” y “actúa como comandante en jefe de las fuerzas armadas y controla las operaciones de inteligencia y la seguridad del Estado”.

Entre sus prerrogativas también está nombrar a los máximos representantes judiciales y declarar eventualmente la guerra a otro país.

En medio de este sistema se ubica el presidente, cuyo mandato dura cuatro años, pero cuyas acciones pueden ser revocadas por el ayatolá. Por eso es que resulta tan importante que el mandatario tenga la bendición del líder supremo.

Por ejemplo, a quien le bajaron el dedo fue a Alí Larijani, expresidente del Parlamento y hasta hace poco candidato presidencial. Se trataba, cuenta , del candidato más importante, así que la sorpresa fue mayúscula fue cuando retirado de la carrera.

El sistema político está dispuesto a perder legitimidad con estos candidatos, priorizando no correr riesgos, a pesar de una creciente demanda de modificaciones de parte de la población no solo en política sino también en economía”, escribe el medio.

, además, anota que esta es la “decimotercera elección presidencial de la República Islámica” que determinará quien será su octavo mandatario.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

TE PUEDE INTERESAR

El COVID-19 cumple un año de ser declarado como pandemia

VIDEO RECOMENDADO