Esta imagen del 2012 muestra a un grupo de islas en disputa, la isla de Uotsuri (arriba), Minamikojima (abajo) y Kitakojima, conocida como Senkaku en Japón, que se ven en el Mar de la China Oriental. (Foto: REUTERS / Kyodo)
Esta imagen del 2012 muestra a un grupo de islas en disputa, la isla de Uotsuri (arriba), Minamikojima (abajo) y Kitakojima, conocida como Senkaku en Japón, que se ven en el Mar de la China Oriental. (Foto: REUTERS / Kyodo)
Augusto Hernández Campos

Por: Augusto Hernández Campos*

De los diversos conflictos marítimos internacionales en el sistema regional de , los más relevantes son los reclamos opuestos de islas en controversia. Esto se debe a que los litigios están vinculados con la soberanía de tales islas, y su posesión decidirá los litigios marítimos.

Esas controversias afectan negativamente las relaciones entre los Estados en controversia de Asia Oriental, sobre todo respecto a la lucha por el equilibrio de poder que involucra a cuatro grandes potencias: Estados Unidos, China, Japón y Rusia.

Estos conflictos territoriales constituyen una fuente intensa de conflicto marítimo en Asia Oriental y tienen un gran potencial para minar la estabilidad y seguridad en la región en cualquier momento.

Las controversias marítimas en la región están estrechamente vinculadas a conflictos por la soberanía de las islas. De este modo, seria difícil solucionar los litigios marítimos sin primero solucionar estos conflictos territoriales. Si bien existen acuerdos provisionales, como los acuerdos pesqueros, todavía no existen acuerdos definitivos de solución.

El origen de estas controversias en Asia Oriental se remonta a la inserción de esta región en el sistema internacional a mediados del siglo XIX.

Las islas en controversia más grave incluyen las islas Senkaku (entre Japón y China), las islas Kuriles meridionales (Japón y Rusia), las Pratas (entre China y Taiwán), las Paracel (Vietnam y China), y las Spratly (China, Taiwán, y los estados costeros del Mar de China Meridional). Estas islas en disputa pueden determinar las zonas económicas exclusivas (ZEE).

El secreto de las islas

Las islas en sí no tienen gran valor, pero las áreas marítimas sí lo tienen porque en muchos casos contienen grandes yacimientos submarinos petrolíferos o gasíferos.

Estas islas tienen una posición geoestratégica muy importante, debido a que por ellas pasan rutas marítimas comerciales muy relevantes. A través del Mar de China Meridional pasa el 80% de las importaciones de energía de China y el 40% del comercio total de este gigante asiático.

A juicio de Barry Buzan, eminente académico de la London School of Economics, la Convención de Derecho del Mar de 1982 “no creará orden frente al caos, sino que definirá los términos del desorden”. En teoría, la convención debía solucionar cualquier litigio de delimitación marítima, pero los Estados son renuentes a dejar sus asuntos territoriales a terceros.

Buzan opina que en el futuro habrá una combinación de conflicto y cooperación en Asia Oriental, donde los conflictos de intereses políticos serían equilibrados por consideraciones prácticas de comercio y desarrollo.

Estas cuestiones marítimas cobran una importancia mayor a raíz del auge de China como una gran potencia militar y económica (desde el 2011 es la segunda potencia económica mundial, desplazando a Japón).

Zbigniew Brzezinski señaló en “El gran tablero mundial”: “La distribución del poder en la región está desequilibrada. China, con su arsenal nuclear y sus grandes fuerzas armadas, es claramente la potencia militar dominante”.

China está involucrada en conflictos marítimos y territoriales con Estados del ASEAN (Vietnam, Malasia, Indonesia, Brunéi, y Filipinas) por las Paracel y las Spratly en el Mar de China Meridional. Aparte, Beijing sostiene con Tokio un litigio por las Senkaku en el Mar de China Oriental.

El control de estas islas y aguas es clave para asegurar los derechos de explotación, la seguridad de las líneas de comunicación marítimas, y la proyección de poder naval regional.

¿Conflictos armados en ciernes?

Las pasadas escaladas de las tensiones en los mares de China Oriental y Meridional han renovado la atención ante la posibilidad que se produzca un conflicto armado, aunque sea limitado, en la región.

Frente a estas disputas territoriales y marítimas, los Estados en conflicto deberán recurrir a las normas fundamentales de Derecho Internacional pertinentes: la Carta de la ONU, la Convención de Derecho del Mar y los medios de solución pacifica de controversias.

Henry Kissinger escribió en Orden Mundial que en “Asia el orden regional debe combinar el equilibrio de poder con concepto de asociación”, pues el “orden siempre requiere un sutil equilibrio de moderación, fuerza y legitimidad”.

* Profesor principal de la UNMSM (Universidad de San Marcos) y miembro del CEAS (Centro de Estudios Asiáticos) de la UNMSM.

_____________________

VIDEO RECOMENDADO

Decapitan a periodista en México, el quinto asesinado en 2020 (AFP).

TE PUEDE INTERESAR