El presidente de China, Xi Jinping, ha estado reforzando el control sobre la sociedad desde que asumió el cargo hace 10 años. (EPA).
El presidente de China, Xi Jinping, ha estado reforzando el control sobre la sociedad desde que asumió el cargo hace 10 años. (EPA).
BBC News Mundo

Servicio de noticias

Fue un recordatorio de la triste realidad de informar en hasta las últimas consecuencias.

Mientras mi familia se apresuraba hacia el aeropuerto, tarde y habiendo hecho la maleta improvisadamente, a última hora, la policía vestida de civil nos observaba fuera de nuestra casa, y luego nos siguió hasta el aeropuerto y hasta el chequeo final.

Fiel a sus formas hasta el final, la maquinaria de propaganda de China ha estado a todo gas, negando que yo haya enfrentado algún riesgo en China, al mismo tiempo que pone esos riesgos muy en claro.

“El Ministerio de Relaciones Exteriores dice que no sabe que Sudworth estaba bajo alguna amenaza”, dijo el diario Global Times, controlado por el Partido Comunista, “excepto que puede ser demandado por personas en Xinjiang por sus reportajes difamatorios”.

El efecto escalofriante de tales declaraciones radica en la realidad de un sistema judicial administrado, como los medios de comunicación, como una extensión del Partido Comunista. Con la idea de un poder judicial independiente calificada como “una noción occidental errónea”.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China ha continuado con los ataques, utilizando el pasado jueves el atril de su conferencia de prensa oficial para criticar lo que llamó “noticias falsas” de la BBC.

Reprodujo un videoclip de nuestra reciente entrevista con Volkswagen en China sobre su decisión de operar una planta de automóviles en Xinjiang, lo que sugiere que este “es el tipo de informe que desencadena la ira del pueblo chino”.

Algo poco probable, por supuesto, dado que la gran mayoría del pueblo chino no puede ver ninguno de nuestros informes, ya que el canal de televisión de la BBC ha estado bloqueado en China durante mucho tiempo.

Pero si bien mi publicación ha llevado a un final tenso e inquietante, vale la pena recordar que la mía es solo la última de una larga lista de salidas de medios extranjeros en los últimos años.

John Sudworth se vio forzado a abandonar China junto con su familia recientemente.
John Sudworth se vio forzado a abandonar China junto con su familia recientemente.

Y es parte de una batalla mucho mayor que China está librando en el espacio global de ideas e información.

Los medios se convierten en campo de batalla

“La libertad económica crea hábitos de libertad”, dijo una vez el expresidente estadounidense George W. Bush, en un discurso en el que pidió la aceptación de China en la Organización Mundial del Comercio (OMC).

“Y los hábitos de libertad crean expectativas de democracia”, continuó.

Esa suposición esperanzadora, de que a medida que China se enriqueciera se volvería más libre, todavía se podía escuchar con frecuencia en el análisis de noticias y la discusión académica sobre China cuando comencé a trabajar aquí en 2012.

Pero mi llegada ese año coincidió con un acontecimiento que ha hecho que esa predicción parezca completamente ingenua: Xi Jinping asumió el cargo más poderoso del país, el de secretario general del Partido Comunista Chino.

Si bien la enorme transformación en los patrones comerciales globales a lo largo de los años sin duda ha cambiado a China, desencadenando un torbellino de cambios económicos y sociales, esas expectativas de democracia parecen más lejanas que nunca.

El presidente Xi ha utilizado el ya rígido sistema político de China para reforzar el control sobre casi todos los aspectos de la sociedad, y tras 10 años de mandato (ahora sin límites), es el panorama de los medios lo que ha surgido como el campo de batalla definitorio.

Medios chinos controlados por el Estado, como el "Global Times", han sido participes de la campaña contra la BBC. (TWITTER)
Medios chinos controlados por el Estado, como el "Global Times", han sido participes de la campaña contra la BBC. (TWITTER)

El “Documento número 9”, una supuesta filtración de alto nivel, identificó desde el principio los principales objetivos de esa lucha: los “valores occidentales”, incluida la libertad de prensa.

Y, como muestra la experiencia de la BBC, cualquier periodismo extranjero que exponga verdades sobre la situación en Xinjiang, que cuestione el manejo de China del coronavirus y sus orígenes , o que dé voz a los opositores sobre los planes autoritarios para Hong Kong, ahora está en la línea de fuego.

Socavando el debate democrático

Pero a medida que continúan los ataques de propaganda de China a raíz de mi partida, también es notable que las redes sociales extranjeras se estén utilizando ampliamente para amplificar el mensaje.

La ironía es, por supuesto, que al mismo tiempo que el espacio para el periodismo extranjero se está reduciendo en China, el Partido Comunista ha estado invirtiendo fuertemente en su estrategia de medios en el extranjero, aprovechando al máximo el fácil acceso a medios libres y abiertos.

Sus diplomáticos “guerreros lobo” desatan tormentas de tuits, criticando los informes extranjeros, mientras niegan a sus propios ciudadanos el acceso a esas mismas plataformas foráneas.

Es una estrategia intensiva y coordinada en múltiples plataformas, como lo documenta un informe de investigadores del Instituto Australiano de Política Estratégica.

Los propagandistas de los medios estatales publican y publican su contenido en el extranjero sin restricciones, mientras que en casa, China restringe los informes independientes, censura las transmisiones y sitios web extranjeros y bloquea a los periodistas foráneos en sus propias redes sociales.

Los reporteros del "Global Times" también colaboran con la campaña contra la BBC. (TWITTER)
Los reporteros del "Global Times" también colaboran con la campaña contra la BBC. (TWITTER)

En este contexto, mi partida puede verse como una pequeña parte de una batalla emergente y altamente asimétrica por el control de las ideas.

No es una perspectiva feliz para el libre flujo de información buena y precisa.

La disminución del acceso erosionará nuestra capacidad para comprender lo que realmente está sucediendo en China, que está aprovechando el poder de las instituciones de una prensa libre para socavar el debate democrático en todas partes.

Huellas que conducen a la verdad

Si bien no hay respuestas fáciles y el idealismo del presidente Bush se ha evaporado hace mucho tiempo, hay algo de esperanza.

Gran parte de la información que se ha revelado en los últimos años sobre lo que está sucediendo realmente en Xinjiang, a pesar de que China lo ha calificado de “falso”, se ha basado en sus propios documentos internos e informes de propaganda.

En el funcionamiento de un sistema de encarcelamiento masivo, una superpotencia digital moderna no puede evitar dejar huellas en internet y el importante esfuerzo periodístico para descubrirlas continuará desde lejos.

Me uno a un número creciente de corresponsales extranjeros que ahora se ven obligados a cubrir la historia de China desde Taipei (Taiwán) u otras ciudades de Asia y más allá.

Y, por supuesto, aunque sean pocos en número, hay miembros valientes y decididos del cuerpo de prensa extranjera en China que siguen comprometidos con contar la historia.

Lo más notable es que, dentro de los límites cada vez más estrictos de los controles políticos, también están algunos contados ciudadanos chinos extraordinarios que, con un enorme peligro para su persona, encuentran la manera de sortear la censura para hacer el trabajo más importante del periodismo en cualquier lugar: contar la historia de su país en sus propias palabras.

Gran parte de lo que sabemos sobre los primeros días del cierre de Wuhan provino de estos periodistas ciudadanos, que hoy están pagando el precio por esa valentía.

Yo dejo a la policía de civil, por última vez, espero, en la sala de salidas de un aeropuerto de Pekín.

En la nueva batalla mundial por las ideas, nunca debemos olvidar que son los ciudadanos de China quienes continúan enfrentando los mayores riesgos por decir la verdad.

________________________

VIDEO RECOMENDADO

El COVID-19 cumple un año de ser declarado como pandemia
El COVID-19 cumple un año de ser declarado como pandemia

TE PUEDE INTERESAR