Redacción EC

Más de 840 personas "requirieron asistencia sanitaria" a raíz de las cargas policiales contra manifestantes que intentaban impedir el cierre de los centros de voto del referéndum de independencia en Cataluña prohibido por la Justicia española, informó el domingo el gobierno regional catalán.


"En relación a las cargas de los cuerpos policiales del Estado durante la jornada del referéndum, un total de 844 personas han requerido asistencia sanitaria", informó en un breve comunicado el Departamento de Salud del gobierno catalán (Generalitat). Entre ellos había al menos dos heridos graves.

Uno de ellos es un hombre de unos 70 años, que se encontraba en un colegio electoral de Lleida, a unos 150 km al oeste de Barcelona y que "ha sufrido un infarto cuando la policía iba a desalojar", informó a la AFP una portavoz de los servicios de urgencias médicas.

El otro sufrió una lesión en un ojo provocada por una pelota de goma, según un portavoz del gobierno de salud catalán.

El ministerio de Interior español informó por su parte que 33 agentes "han requerido atención médica inmediata a raíz de su trabajo hoy en los colegios": 19 policías nacionales y 14 guardias civiles.

El portavoz del gobierno regional catalán, Jordi Turull, recordó que "el Parlamento de Cataluña aprobó la supresión de las pelotas de goma" en su territorio.

"Por lo tanto pedimos a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado que sean consecuentes con esta decisión en el territorio catalán", agregó.

De un censo electoral de 5,3 millones de personas, se registraron 2,26 millones de papeletas, informó en rueda de prensa en Barcelona el portavoz de la Generalitat, Jordi Turull. Esto representa un porcentaje de participación del 42,3%.

El portavoz precisó que en 400 colegios electorales de los más de 2.300 previstos inicialmente no se pudo votar o contabilizar las papeletas por la intervención de la Policía Nacional y la Guardia Civil españolas.

Segun el portavoz, un 90% de los votos emitidos correspondía al "sí" (2.020.144) mientras que solo 7,8% (165.566) de las papeletas eran para el "no".

Hubo asimismo un 2% de votos en blanco y un 0,89% de votos nulos, afirmó Turull, precisando que se trataba de resultados provisionales a la espera de contabilizar unos 15.000 votos procedentes del extranjero.

Fue notable la pasividad de la Policía regional de Cataluña (Mossos d'Esquadra), que no desalojó colegios ocupados previamente por ciudadanos ni cerró otros abiertos.

Otro escenario de tensión fue la localidad de Sant Julià de Ramis, donde tenía previsto votar el presidente catalán, Carles Puigdemont y en cuyo colegio se presentaron varias decenas de agentes para requisar las urnas y el material para votar.

En ese proceso hubo forcejeos y empujones entre los agentes y un centenar de personas que querían impedir su entrada en el centro, pero sin que aquéllos cargaran.

Puigdemont decidió finalmente no acudir a su colegio electoral y fue a votar a otro de la provincia.


Rajoy llama a las fueras políticas

En otra señal de que las tensiones perdurarían, grupos independentistas y sindicatos en Cataluña llamaron a una huelga general para el martes, dijo el periódico La Vanguardia.

"Me propongo convocar a las fuerzas políticas con representación parlamentaria para reflexionar juntos sobre un futuro que tenemos que afrontar", afirmó Rajoy en su discurso televisado.

A pesar de la acción de la policía nacional, algunos locales de votación permanecieron abiertos, especialmente en áreas bajo la supervisión de la policía de Cataluña.

"Estoy tan contenta porque a pesar de los obstáculos que han puesto he podido votar", dijo Teresa, una jubilada de 72 años de Barcelona que esperó en una fila durante seis horas.

El referéndum no tendrá un estatus legal ya que fue bloqueado por el Tribunal Constitucional de España, que lo declaró en contra de la Constitución de 1978 que restableció efectivamente la democracia en el país tras la dictadura del general Francisco Franco.

Fuente: Agencias

TAGS RELACIONADOS