La acción heroica de la chica que grabó la masacre de Orlando
La acción heroica de la chica que grabó la masacre de Orlando

Amanda Alvear, de 25 años, grabó sin querer el inicio del ataque en la discoteca Pulse de . Lo hizo usando la aplicación Snapchat. Su video mostraba un lugar lleno de personas que se divertían, luces intermitentes y música estridente. Ella fue una de las 49 víctimas mortales.

Había llegado a Pulse con su amiga Mercedez Flores, quien también murió.

Antes de la masacre, Alvear había publicado una serie de videos donde se la veía feliz bailando música latina junto a Mercedez y otros amigos.

Pero en el último video la fiesta se convierte en una escena de terror. Amanda trata de explicar a la cámara lo que está sucediendo. Mira temerosa y susurra “tiros”, luego todo es caos. había empezado su diabólica acción.

Según Brian, el hermano de Amanda, ella pudo salvar su vida, pero quiso quedarse en la discoteca para buscar a Mercedez.

“Me enteré por otra amiga de ella que Amanda tuvo la oportunidad de escapar, pero volvió porque dijo que no iba a salir sin Mercedez”, dijo Brian en una entrevista con  ITV News.

El equipo SWAT que irrumpió en la discoteca encontró los cadáveres de Amanda y de Mercedez en el baño del lugar.

Amanda Alvear (izquierda) y su amiga Mercedez Flores. (AP).

Amanda había establecido una gran amistad con Sandy Marte, con quien conversaba sobre rompimientos y problemas de salud. Marte dijo que él intentaba consolarla después de que ella tuvo un rompimiento. Alvear había perdido mucho peso tras una cirugía de ‘by-pass’ gástrico y Marte la alentaba a que socializara y disfrutara la vida.

“Ella era adorable, cariñosa, siempre estaba dispuesta a escuchar, siempre quería ayudar a las personas”, recordó Marte. “Tenía un corazón asombroso. Era una buena persona”.

En cuanto a Mercedez Flores, ella iba al club nocturno Pulse casi todos los fines de semana, a menudo con su mejor amiga, Amanda, dijo el lunes su cuñada.

"Ella era muy sociable", manifestó Nancy Flores sobre Mercedez. "Tenía muchas amistades. Solían reunirse siempre en el Pulse".

Nacida en Queens, Nueva York, Flores, de 26 años, se mudó a Florida cuando era niña, dijo la cuñada.

Trabajaba en Target y estudiaba en el Valencia College, un colegio comunitario local.

Quería convertirse en organizadora de fiestas para coordinar eventos con sus dos hermanos mayores, que son DJ.

Tras la masacre, la familia de Flores pasó horas esperando en el centro médico Regional de Orlando, después en una zona especial en un hotel cercano.

Alguien vino y leyó los nombres de las víctimas que continuaban hospitalizadas o que fueron dadas de alta. El nombre de Mercedez Flores no estaba en esa lista.

No fue sino hasta las primeras horas del lunes que el padre de ella recibió una llamada de la jefatura de policía en la que le informaban que su hija había muerto, dijo Nancy Flores.

 

TAGS RELACIONADOS