El exlegislador estatal de Pensilvania Rick Saccone se toma una foto durante la protesta frente al Capitolio. (Foto: Rick Saccone / Facebook).
El exlegislador estatal de Pensilvania Rick Saccone se toma una foto durante la protesta frente al Capitolio. (Foto: Rick Saccone / Facebook).
Agencia Reuters

Agencia de noticias

De pie en medio de una multitud de partidarios del presidente que agitaba banderas frente al Capitolio estadounidense el miércoles pasado, Rick Saccone decidió capturar el histórico momento.

MIRA: El fanático de Trump que asaltó el Capitolio disfrazado no come en prisión porque solo ingiere alimentos orgánicos

El exlegislador estatal de Pensilvania entregó el móvil a su esposa para que grabara su mensaje. “Estamos tratando de acabar con todas las personas malvadas y los ‘RINO’ que han traicionado a nuestro presidente”, dijo Saccone, usando un acrónimo para desacreditar a los republicanos moderados calificándolos por sus siglas en inglés como ‘Republicanos Solo De Nombre’.

“Vamos a sacarlos de sus oficinas”, dijo y publicó el video en su página de Facebook sin pensarlo dos veces. Al día siguiente, se vio obligado a dejar su trabajo.

Saccone, de 63 años, renunció como profesor adjunto de ciencias políticas en el Saint Vincent College de Pensilvania, donde llevaba 21 años como docente, tras las condenas generalizadas que recibió su grabación.

En una entrevista con Reuters, dijo lamentar haber grabado el video, al tiempo que adujo que su mensaje fue tomado demasiado en serio.

“Solo estábamos jugando, divirtiéndonos”, dijo Saccone, quien eliminó el video de su cuenta de redes sociales. “Llevo años haciendo videos de Facebook Live. Buscan ser livianos”.

Saccone, un republicano que se postuló sin éxito al Congreso en 2018, dijo que estaba ejerciendo su derecho constitucional a la libertad de expresión consagrado en la Primera Enmienda, y que no entró al Capitolio ni participó en ningún acto de violencia. Según afirmó, recibió cientos de amenazas de muerte después de que el video se volvió viral.

Saccone se une a un número creciente de partidarios de Trump que se enfrentan a consecuencias inesperadas tras aparecer en fotos e imágenes por internet durante el asedio del Capitolio.

Muchas personas documentaron su participación en los eventos del día en las redes sociales. Algunos no usaron mascarillas para prevenir la propagación del coronavirus, lo que facilitó su identificación por parte de los “detectives de sillón”.

Algunos han perdido sus trabajos y otros enfrentan cargos criminales. El Pentágono ha abierto 25 investigaciones sobre terrorismo interno relacionadas con los disturbios. El FBI ha pedido al público pistas sobre los involucrados en el asalto.

“Muchos de los seguidores de Trump están viviendo en un mundo de fantasía”, dijo Eric Foner, historiador y autor del libro “Reconstrucción: revolución inacabada de Estados Unidos, 1863-1877”. “No parecen haber pensado en las consecuencias de sus actos”.

EN AVIÓN PRIVADO AL ASALTO

La turba que irrumpió en el Capitolio incluía una colección diversa de extremistas antigubernamentales, incluidos los “boogaloo boys” y nacionalistas blancos. También había personas aparentemente pudientes que vitorearon la violencia.

Jenna Ryan, una corredora de bienes raíces de Texas, relató su visita a la capital tras llegar en un avión privado. Su página de Facebook muestra que se registró en The Westin Washington la noche anterior al alboroto.

Al día siguiente, mientras miles de personas enardecidas por Trump marchaban hacia el Capitolio, Ryan se grabó en video al exterior del edificio diciendo: “Vamos a romper esas ventanas”. Más tarde tuiteó: “Acabamos de irrumpir en la capital. Fue uno de los mejores días de mi vida”.

Días después, en medio de quejas ante la Comisión de Bienes Raíces de Texas exigiendo que revoque su licencia, Ryan emitió un comunicado diciendo que estaba “verdaderamente desconsolada” por las vidas perdidas durante el asalto. “Desafortunadamente, lo que yo creía que era una marcha política pacífica se convirtió en una protesta violenta”, afirmó en Twitter.

El negocio de floristería de la texana Jenny Cudd, una excandidata a alcaldesa que se grabó a sí misma diciendo “Derribamos la puerta de la oficina de Nancy Pelosi y alguien le robó el mazo”, también está en problemas.

“No toleramos los actos de violencia y destrucción que ocurrieron en el Capitolio”, dijo The Knot, una aplicación de planificación de bodas, en un comunicado en Twitter. La app “eliminó la lista de la empresa Becky’s Flowers de nuestro mercado de proveedores en espera de una revisión adicional”.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

__________________________

VIDEO RECOMENDADO

Así fue el asalto a la sede del Congreso de EE.UU.

Tensión en el Capitolio: Así fue el asalto a la sede del Congreso de EE.UU.
El asalto violento al Capitolio no tiene precedentes en la historia moderna de Estados Unidos y habría que remontarse hasta la quema de Washington por parte de las tropas británicas en 1814 para encontrar un ataque similar.

TE PUEDE INTERESAR