Atacante de clínica de Colorado gritó: "No más partes de bebé"
Atacante de clínica de Colorado gritó: "No más partes de bebé"

Colorado. El hombre que según la policía de abrió fuego en una clínica de control natal en Colorado y mató a tres personas dijo, después de su arresto, la frase "no más partes de bebé", informó un funcionario judicial.


El funcionario no proporcionó más detalles sobre el comentario del sospechoso Robert Lewis Dear, de 57 años. El funcionario habló el sábado y solicitó no ser identificado porque no está autorizado a hablar públicamente sobre la investigación en curso.

La clínica pertenecía a la organización Planned Parenthood, cuyas clínicas comunitarias proporcionan información y asistencia para el control de natalidad y el aborto, así como para atender enfermedades de transmisión sexual.

Planned Parenthood afirmó el sábado por la noche que varios testigos han comentado que el atacante estuvo motivado por su oposición al aborto.

La policía, sin embargo, no ha revelado un motivo del ataque ocurrido el viernes durante la cual, afirmaron las autoridades, Dear irrumpió en la clínica en Colorado Springs, mató a tres personas —entre ellas un policía— y horas después se entregó a las autoridades.

El incidente coloca a la clínica en el centro del debate en curso respecto a Planned Parenthood, el cual se reavivó en julio cuando activistas opositores al aborto revelaron un video grabado de manera encubierta en el cual según ellos aparece personal de la organización negociando la venta de órganos fetales.

Planned Parenthood ha negado que busque algún pago extra al legalmente permitido por reembolso de costos por donación de órganos a investigadores. No obstante, la Federación Nacional de Aborto informó que desde entonces se han incrementado las amenazas hacia la clínica a nivel nacional.

Los activistas antiaborto, parte de un grupo llamado Centro para el Avance Médico, condenaron la "matanza barbárica e indiscriminada en Colorado Springs por parte de un demente violento" y ofrecieron oraciones por los muertos y heridos, así como por sus familias.

La instalación proporciona servicios de salud a mujeres y desde hace mucho tiempo ha sido blanco de protestas en contra del aborto. Un sacerdote católico que ha realizado misas semanales frente a la clínica durante 20 años dijo que Dear no era parte de su grupo de feligreses.

"No lo reconozco en absoluto", aseguró el sacerdote Bill Carmody.

Dear, quien está detenido y cuya primera comparecencia ante la corte se espera para el lunes, fue descrito por vecinos como una persona solitaria. Comentaron que él acumulaba comida en los bosques, evitaba hacer contacto visual y advertía a los vecinos sobre espionaje del gobierno.

Fuente: AP

TAGS RELACIONADOS