Sandra Videla, cuyo esposo guatemalteco Timoteo Vicente-Chun está detenido en el Northwest ICE Processing Center, posa frente a las instalaciones en Tacoma, Washington, EE. UU. 29 de junio de 2020. (Foto: Reuters / Lindsey Wasson)
Sandra Videla, cuyo esposo guatemalteco Timoteo Vicente-Chun está detenido en el Northwest ICE Processing Center, posa frente a las instalaciones en Tacoma, Washington, EE. UU. 29 de junio de 2020. (Foto: Reuters / Lindsey Wasson)
Redacción EC

Monterrey (Reuters). A principios de junio, el solicitante de asilo José Muñoz decidió que era hora de huir a su natal El Salvador para salvar su vida, tras abandonar su caso y aceptar ser deportado de un centro de detención de inmigrantes en Texas, donde elestaba arrasando con la población.

MIRA. Los países que frenaron su desconfinamiento tras rebrotes de coronavirus | FOTOS

Mientras crecía el número de casos de COVID-19 en el Centro de Detención por Contrato de Houston -donde se han registrado 105 infecciones según el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE, por su sigla en inglés)-, Muñoz dijo que solo tenía una máscara de tela para protegerse.

El 1 de junio, había 375 detenidos alojados en la instalación, de acuerdo a datos de ICE.

MIRA. El opositor Luis Abinader ganó las elecciones presidenciales en República Dominicana

Aunque a los 19 años normalmente no estaría en riesgo de complicaciones por la enfermedad respiratoria causada por el coronavirus, Muñoz se preocupó porque su colesterol alto, una comorbilidad encontrada en algunos pacientes que murieron, lo hacía vulnerable.

Meses antes, el estudiante salvadoreño había pedido asilo en Estados Unidos tras relatar que fue atacado por negarse a transportar drogas a una pandilla, a la que no quiso nombrar citando preocupaciones por su seguridad. Su abogado y una declaración jurada firmada por Muñoz y revisada por Reuters fueron consistentes con su historia.

MIRA. La soldado Vanessa Guillén está muerta, confirma el Ejército de Estados Unidos

Pero para junio, ya temía que su vida estuviera en riesgo, sabiendo que el próximo fallo en su caso de asilo tardaría meses si decidía seguir luchando.

“Sentí que era más peligroso que en mi país”, dijo en una entrevista telefónica el mes pasado desde El Salvador.

Reuters habló con más de 30 abogados, defensores de inmigración, detenidos y sus familiares, quienes dijeron que los riesgos de contraer COVID-19 dentro de las instalaciones de detención han llevado a las personas a buscar la deportación.

Quince abogados y defensores de inmigración, que en conjunto dicen han recibido cientos de solicitudes de detenidos que buscan abandonar instalaciones en ocho entidades estadounidenses por causas de salud, dijeron a Reuters que están viendo un alza en la cifra de personas que consideran abandonar sus casos.

Reuters encontró 12 detenidos que dejaron de pelear sus casos y, en cambio, aceptaron la deportación o la salida voluntaria debido a la pandemia.

Una portavoz de ICE dijo a Reuters que la agencia respeta los derechos de los inmigrantes a tomar decisiones sobre si perseguir o renunciar a sus casos.

Reuters no pudo determinar si el número total de personas que buscan deportación voluntariamente está en aumento.

Samuel Cole, de la Asociación Nacional de Jueces de Inmigración, dijo que vio un alza en los inmigrantes que buscaron abandonar los centros de detención en los primeros meses de la pandemia, incluso si eso significaba desistir de sus casos.

“Definitivamente hubo encuestados que expresaron temor de enfermarse en detención y querían salir porque el miedo al COVID-19 estaba arrasando el país”, dijo Cole.

“Estoy en el abismo”

Patricia Jiménez, una solicitante de asilo mexicana que dijo que huyó a Estados Unidos tras haber sido secuestrada por pistoleros desconocidos, decidió abandonar su caso y buscar la deportación a medida que el coronavirus se extendía por el centro de detención Eloy, en Arizona.

Este centro de detención ha reportado 222 casos de COVID-19, el segundo brote más grande en instalaciones de ICE.

“Es que a mí me da mucho miedo de enfermarme y al final no poder ver a mi hijo”, dijo a Reuters en una llamada a fines de junio desde el centro, donde espera ser deportada. “Pero en este momento me da más miedo estar aquí”.

Lucas Castro, un solicitante de asilo mexicano con diabetes, enfermedad que hace a las personas vulnerables a las complicaciones del COVID-19, dijo que también solicitó la deportación al temer más por su vida en detención que en casa, donde dijo que fue brutalmente golpeado por narcotraficantes el año pasado.

Ocho migrantes, incluido Castro, dijeron a Reuters que los funcionarios trataron de usar las preocupaciones de salud de los detenidos para presionarlos a aceptar su deportación.

En las instalaciones correccionales de La Palma en Arizona donde se encontraba, Castro dijo que los detenidos con frecuencia solicitaban información sobre la pandemia y si les podían otorgar libertad condicional humanitaria u otras formas de liberación.

“Siempre llegaba un oficial de deportación y lo único que nos decía era que si nosotros de verdad teníamos miedo, deberíamos pedir nuestra deportación”, relató Castro.

El migrante confesó que su miedo al virus lo llevó a pedir la deportación a un juez, que registros de Estados Unidos demuestran fue ordenada a fines de mayo.

La segunda portavoz de ICE dijo que la agencia no tiene la política de alentar a los detenidos que plantean problemas de salud relacionados con COVID-19 a firmar la deportación.

Las dificultades relacionadas con la pandemia dentro del sistema de inmigración también han retrasado la repatriación de algunos migrantes.

El solicitante de asilo guatemalteco Timoteo Vicente dijo que eligió no apelar un fallo negativo en su caso en marzo, en parte porque consideraba que la atención médica en el Centro de Procesamiento de ICE Tacoma, en el estado de Washington era inadecuada, lo que lo hizo preocuparse por su capacidad para responder a la pandemia.

En un comunicado, un representante de GEO Group, la compañía que contrata ICE para administrar las instalaciones, dijo: “Asumimos nuestra responsabilidad de garantizar la salud y seguridad de todos los que están bajo nuestro cuidado y nuestros empleados con la mayor seriedad”.

Tres meses después, Vicente todavía está detenido esperando su deportación. “Ahora estoy en el abismo”, dijo a Reuters en una llamada telefónica. “No sé qué va a pasar.

____________________________

¿Qué es el coronavirus?

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), los coronavirus son una amplia familia de virus que pueden causar diferentes afecciones, desde el resfriado común hasta enfermedades más graves, como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) y el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS-CoV).

El coronavirus descubierto recientemente causa la enfermedad infecciosa por coronavirus COVID-19. Ambos fueron detectados luego del brote que se dio en Wuhan (China) en diciembre de 2019.

El cansancio, la fiebre y la tos seca son los síntomas más comunes de la COVID-19; sin embargo, algunos pacientes pueden presentar congestión nasal, dolores, rinorrea, dolor de garganta o diarrea.

Aunque la mayoría de los pacientes (alrededor del 80%) se recupera de la enfermedad sin necesidad de realizar ningún tratamiento especial, alrededor de una de cada seis personas que contraen la COVID-19 desarrolla una afección grave y presenta dificultad para respirar.

Para protegerse y evitar la propagación de la enfermedad, la OMS recomienda lavarse las manos con agua y jabón o utilizando un desinfectante a base de alcohol que mata los virus que pueden haber en las manos. Además, se debe mantener una distancia mínima de un metro frente a cualquier persona que estornude o tose, pues si se está demasiado cerca, se puede respirar las gotículas que albergan el virus de la COVID-19.

¿Cuánto tiempo sobrevive el coronavirus en una superficie?

Aún no se sabe con exactitud cuánto tiempo sobrevive este nuevo virus en una superficie, pero parece comportarse como otros coronavirus.

Estudios indican que pueden subsistir desde unas pocas horas hasta varios días. El tiempo puede variar en función de las condiciones (tipo de superficie, la temperatura o la humedad del ambiente).

__________________________

El Comercio mantendrá con acceso libre todo su contenido informativo esencial sobre el coronavirus.

__________________________

VIDEO RECOMENDADO

NBA: Alerta en la competición por la creciente ola de jugadores que tienen coronavirus | VIDEO

TE PUEDE INTERESAR