Farid Kahhat

Analista internacional

fkahhat@comercio.com.pe

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Un periodista preguntó al presidente si se comprometía a aceptar una transferencia pacífica del mando en caso de perder las elecciones de noviembre. Alegando que se prepara un fraude en su contra a través del voto por correo, Trump declinó asumir ese compromiso. A lo largo de años, millones de estadounidenses han votado por correo sin que ello jamás suscitara alegatos de fraude.

Y hay suficientes investigaciones como para saber que el tipo de fraude que denuncia Trump no existe. La más comprehensiva es la de Justin Levitt. Según ella, en todas las elecciones de diversa índole realizadas en Estados Unidos entre los años 2000 y 2014, se emitieron unos mil millones de votos y solo se pudieron identificar 31 denuncias documentadas de suplantación de identidad. Ese hallazgo coincide con el reciente testimonio ante una comisión del Senado del director del FBI, Christopher Wray, quien dijo: “No he visto en nuestra historia ninguna clase de esfuerzo coordinado para perpetrar fraude en una elección nacional, sea por correo o por otro medio”.

Si cree que ello se debe a que los académicos detestan a Trump o a que el “Estado profundo” conspira en su contra, cabría recordar que la investigación de Levitt se realizó antes de que Trump incursionara en política y que un exdirector del FBI, James Comey, contribuyera a la victoria de Trump al reabrir una investigación contra su rival, Hillary Clinton, una semana antes de los comicios del 2016 (principal razón por la que, en esos últimos días, la ventaja de Clinton en el promedio de sondeos se redujo de 6% a 3%).

El gran temor

Lo que preocuparía a Trump no es, por ende, el improbable riesgo de que se perpetre un fraude electoral en su contra (a fin de cuentas los fraudes suelen perpetrarlos los gobernantes, no sus opositores). Sería más bien la posibilidad de que el voto por correo permita un incremento en la proporción de votantes demócratas que ejercen su derecho al sufragio.

En declaraciones que tal vez no fueran lúcidas, pero sí translúcidas, el propio Trump lo reconoció en marzo ante la cadena Fox News. Según esas declaraciones, la mayoría demócrata en la Cámara de Representantes planteaba demandas que “son una locura”, como “niveles de votación que, si llegásemos a aceptarlos, jamás un republicano volvería a ser elegido en este país”.

Aunque quienes estudian el tema no concluyen que una mayor votación por correo beneficie necesariamente a los demócratas, ello podría ocurrir esta vez por obra del propio Trump: de tanto denunciar un presunto fraude a través del voto postal ha conseguido que, según una encuesta de la agencia Hawkfish, solo el 19% de los votantes republicanos planee enviar su voto por correo, cosa que planea hacer un 69% de los votantes demócratas. Ello podría ser un mal auguro para los republicanos en un contexto en el que, por la pandemia, es probable una disminución del voto presencial.

A la Corte Suprema

¿Qué pasaría si Trump se rehúsa a reconocer su derrota?”, es el título de un artículo de la revista “The Atlantic”. Según este, funcionarios republicanos proponen que los gobiernos estatales bajo su control declaren viciado el escrutinio electoral para que sean ellos quienes designen los delegados del Estado ante el Colegio Electoral (entidad que elige al presidente). Aunque admitieron la existencia de esa propuesta, dirigentes republicanos alegaron que no representa la posición del partido.

Sin embargo, la prueba de que los republicanos se preparan para la opción de impugnar el escrutinio la ofreció el propio Trump, al declarar tras la muerte de una jueza de la Corte Suprema que el proceso electoral “terminará en la Corte Suprema, y pienso que es muy importante que tengamos nueve jueces”. Resulta crucial para él forjar una mayoría conservadora de seis jueces contra tres en la eventualidad de que, como en el 2000, sea la Corte Suprema quien dirima una controversia electoral.

__________________________

VIDEO RECOMENDADO

Joven cae de un puente en protestas en Santiago a casi un año de revuelta social en Chile. (AFP).

TE PUEDE INTERESAR