Milagros Asto Sánchez

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Uno de los aspectos más resaltantes del último round entre el presidente y su rival demócrata fue que, pese a los temores previos, hubo debate. Aunque no faltaron los ataques personales y las interrupciones, los candidatos a la Casa Blanca no repitieron el caos del primer duelo de fines de setiembre y buscaron aprovechar su última oportunidad para apelar a los votantes indecisos que podrían decidir al ganador.

MIRA: Trump vs Biden: 5 principales puntos del tenso último debate presidencial en EE.UU.

Trump y Biden, que en menos de dos semanas disputarán la Casa Blanca en unos reñidos comicios, tuvieron sus choques más álgidos al hablar de temas como la pandemia y la inmigración. También se acusaron mutuamente de tener relaciones comprometedoras con países extranjeros.

El Comercio conversó con dos expertos estadounidenses que han dedicado décadas al estudio de los debates sobre cuál de los dos rivales tuvo mejor desempeño y cuál podría ser el efecto del segundo y último choque entre Trump y Biden en la recta final de la campaña.

A continuación, las respuestas de Alan Schroeder (AS), profesor emérito de la Escuela de Periodismo de la Universidad de Boston, y de Diana Carlin (DC), profesora emérita de Saint Louis University.

—¿Cuál fue el aspecto más destacado del debate y quién tuvo la mejor actuación?

AS: Joe Biden estuvo mejor que Donald Trump, aunque Trump mostró mejora desde el debate más reciente. Un aspecto destacado para mí fue la calma, la seriedad de Biden.

DC: El hecho de que esto se pareciera más al tipo de debate que esperamos hizo más fácil seguirlo y compararlo. Ese fue, con mucho, el mejor aspecto. Biden tenía ventaja en algunos temas importantes.

En primer lugar, en la pandemia, cuando señaló que el número de muertos sigue aumentando y las perspectivas son que se duplique a fines de año. Y recordó que Trump nos dijo que el virus se habría ido para la Pascua. Segundo, sobre la interferencia electoral. Miró directamente a la cámara y afirmó con firmeza que cualquier país que interfiera pagará y acusó al presidente de no castigar a Rusia por interferencias pasadas. Y por último, cuando dijo que sería el presidente de todo el pueblo y unificaría el país.

—¿Cómo evalúa el desempeño de Trump? ¿Cuáles fueron sus fortalezas y debilidades?

AS: Esta vez Trump fue menos agresivo, afortunadamente para los televidentes. Por eso este fue un debate más sustantivo que el primero. Sin embargo, fue obvio que Trump no se había preparado porque no tuvo buenas respuestas en cuanto a la pandemia, la economía, etc.

(Foto: Justin Sullivan/Getty Images/AFP)
(Foto: Justin Sullivan/Getty Images/AFP)

DC: Aunque su comportamiento fue mucho más presidencial que en el primer debate y no creó el caos, aún tenía problemas para responder a las preguntas. Ignoró varias, estiró la verdad como lo hace frecuentemente y pasó demasiado tiempo persiguiendo a la familia de Biden de una manera que es confusa para la gente que no sigue de cerca las elecciones. Interrumpió más hacia el final del debate y fue sarcástico con frecuencia. Una vez más, parecía el menos presidencial.

Sus puntos fuertes fueron que sonaba positivo sobre los logros de su administración. Él ‘vende’ bien sus logros y sin comprobar los hechos puede hacer que su política exterior, la política económica y las respuestas ante el COVID-19 parezcan más fuertes de lo que son. No proyectó empatía, especialmente en la pregunta sobre los 500 niños que fueron separados de sus padres, ni cuando minimizó el impacto de la pandemia. No tuvo en cuenta a las familias que han perdido a sus seres queridos por culpa del virus.

—¿Cómo evalúa el desempeño de Biden? ¿Cuáles fueron sus fortalezas y debilidades?

AS: Yo vi un buen desempeño por parte de Biden. Es un hombre que sabe comunicar con el público. Tiene un estilo un poco anticuado, pero en estos tiempos eso sirve como una señal de la estabilidad.

DC: Biden tiene sólidas posiciones políticas en temas importantes como el cambio climático y la respuesta ante el COVID-19. Mostró empatía y miró directamente a la cámara en cuestiones clave. No dejó que Trump lo afectara y mostró más control que en el primer debate. Tuvo respuestas contundentes a varias preguntas, especialmente sobre la atención médica donde señaló que Trump competía contra Joe Biden, no contra Bernie Sanders y que él, Biden, venció a las personas que sí querían quitarle el seguro médico privado cuando Trump afirmó que Biden iba a quitarle el seguro privado a todo el mundo.

Su mayor debilidad fue su respuesta a la pregunta sobre el petróleo y el ‘fracking’ (fracturamiento hidráulico). Tiene razón en que el país y el mundo necesitan reducir la dependencia de los combustibles fósiles, pero la forma en la que respondió a la pregunta podría crear problemas en los estados productores de petróleo como Pensilvania, donde está ganando actualmente, y en Texas, que está más cerca de ser un estado en disputa de lo que se esperaba. Tampoco tuvo una fuerte réplica a los reclamos económicos de Trump y al fuerte mercado de valores antes de la pandemia.

Biden trata de minimizar los reclamos de Trump señalando que un alto porcentaje del público no posee acciones, pero no señaló que Trump puso al país en deuda debido a sus aumentos de impuestos y la forma en que manejó la pandemia al principio creó los actuales problemas de desempleo económico. También tuvo una respuesta simple a las afirmaciones de Trump de que tenemos que aprender a vivir con el virus y volver al trabajo y a la escuela que él no usó.

(Foto: Reuters / Jonathan Ernst)
(Foto: Reuters / Jonathan Ernst)

—Teniendo en cuenta que millones de personas ya han votado, ¿cuál puede ser el efecto de este debate? ¿Podría cambiar la tendencia de las últimas encuestas?

AS: Probablemente no va a cambiar mucho, porque la gran mayoría de votantes ya han decidido a quién elegir. Y más de 45 millones de personas ya han votado. Gracias al debate, Joe Biden ha protegido su posición como líder en las encuestas, y Donald Trump no ha atraído a nuevos votantes.

DC: Si los votantes indecisos toman una decisión y votan realmente, no hay suficientes para cambiar la marea si las encuestas son exactas debido a la ventaja que tiene Biden. Trump no conseguirá todos los votantes indecisos. Sin embargo, mucho depende de dónde estén los votantes indecisos y si algunos asuntos son los más importantes en esos estados y son los asuntos en los que Trump es más fuerte, entonces Trump podría cambiar la trayectoria como lo hizo con la Corte Suprema en el 2016.

________________________

VIDEO RECOMENDADO

Trump promete una vacuna "en semanas" y Biden pronostica "un invierno oscuro". (Video EFE / Foto: AF

TE PUEDE INTERESAR