17 de octubre del 2000. George W. Bush y Al Gore durante el último debate presidencial, en la Universidad de Washington. (Foto: REUTERS/Jeff Mitchell/File Photo TPX IMAGES OF THE DAY).
17 de octubre del 2000. George W. Bush y Al Gore durante el último debate presidencial, en la Universidad de Washington. (Foto: REUTERS/Jeff Mitchell/File Photo TPX IMAGES OF THE DAY).
Redacción EC

Entre las opciones más descabelladas para decidir una casi empatada –entre la que sin dudas destaca tirar una moneda al aire– no figura que un juzgado se involucre en la resolución. Pero no para , que hace 20 años descubrió que ese panorama para ellos digno de una novela de ficción, era posible.

MIRA: ¿Biden o Trump?: Máxima tensión en Estados Unidos en una histórica elección

¿Era legítimo que los nueve miembros de la Suprema Corte eligieran entre y ? Pues eso no fue lo que pasó. Lo que sí hizo el alto tribunal fue desentrañar los problemas que habían evitado que hubiera un nuevo presidente durante más de un mes.

La situación electoral no podía ser más complicada. Ni bien acabó la elección, algunos medios anunciaron que Al Gore se había impuesto en Florida, llevándose sus 25 votos electorales y ganando la elección. Los demócratas celebraban porque, además, había sido quien más votos populares había recibido. A las horas, esos mismos canales se rectificaron: había sido Bush el que se había impuesto.

Las cifras generales eran históricas: 48% vs 48%, la diferencia era de miles. Por primera vez en la historia contemporánea, los estadounidenses se fueron a dormir sin saber quién sería el próximo presidente.

¿Cuáles son los 7 estados clave que definirán las elecciones en Estados Unidos?

LA SOLUCIÓN

El 8 de noviembre, un día después de la elección, el camino parecía ser el recuento de los votos en Florida. Las prisiones y los condados se pusieron en marcha y, pronto, se hizo evidente todos los problemas que había en el sistema electoral del estado.

Algunos acusaban que las boletas habían sido mal diseñadas y que favorecían a los republicanos. Otros que para que los votos sean válidos había que marcarlos de cierta manera, y eso anulaba varios. Mientras tanto, los partidos dispararon todo su arsenal jurídico para detener o continuar el escrutinio.

Tuvieron que pasar 36 días para que el caso llegara a la Suprema Corte, que detuvo los recuentos porque eran ilegales en tanto iban en contra de la Enmienda 14 y porque no existía una forma estandariza para cumplir con la tarea.

Bush había ganado.

¿FRAUDE DE LOS ELECTORES?

Para evitar que esta situación se repitiera, dos años más tarde, el Congreso introdujo una ley que se conoció como Help America Vote Act (HAVA), que destinaría varios millones de dólares a los estados para mejorar sus sistemas de recepción y conteo de votos.

Pero en su lucha por evitar los fraudes, los estados empezaron a hacer reformas. Por ejemplo, en algunos lugares empezó a ser necesario identificarse con un documento especial (algo no visto antes) para ejercer el derecho, y se dieron otras medidas para evitar lo que se llamó ‘fraude de votantes’, que es la posibilidad de que una persona sufrague más de una vez.

En el 2000, Gore ganó con el 48.38% de los votos populares y Bush se quedó con el 47.87%. Sin embargo, cuando la Corte Suprema volvió a contar los votos en el estado de Florida, el candidato republicano obtuvo la victoria en el voto estatal.
En el 2000, Gore ganó con el 48.38% de los votos populares y Bush se quedó con el 47.87%. Sin embargo, cuando la Corte Suprema volvió a contar los votos en el estado de Florida, el candidato republicano obtuvo la victoria en el voto estatal.

En el 2016, durante su lucha por llegar a la Casa Blanca, Donald Trump dijo: “Este sistema electoral está fuera de control. En mi opinión, hay personas que están votando muchas, muchas veces”.

Hillary Clinton respondió: “Dejen de temerle a una pandemia fantasma de elecciones fraudulentas”.

” ha investigado sobre qué tan probable es que haya un fraude de votantes.

Al respecto, el periodista Jeffrey Toobin declaró: “La idea del fraude es algo malo que todos van a compartir. En ese sentido, ¿por qué te opondrías a aumentar los requisitos para votar? Pero la situación se vuelve más compleja cuando sigues averiguando y descubres que eso del fraude de los votantes no existe, y que es una manera de hacer que el voto sea más difícil para los ciudadanos que tradicionalmente son demócratas”.

En paralelo, hay otros estados que se han preocupado porque el voto sea de fácil acceso, ya sea invitando a los ciudadanos a hacerlo por correo o con un preregistro.

Toobin añade: “Las personas pensaron que el caso Gore vs Bush había dejado en evidencia un problema que los políticos podían solucionar. Pero, en realidad, lo que pasó fue que expuso una oportunidad que los políticos podían explotar. Y ese ha sido el gran legado de esa elección”.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RECOMENDADO

Republicanos vs. Demócratas: ¿Quién ganará la presidencia de Estados Unidos? |El Comercio te explica
Republicanos vs. Demócratas: ¿Quién ganará la presidencia de Estados Unidos? |El Comercio te explica

TE PUEDE INTERESAR