La masacre de Orlando acabó con sus planes de matrimonio
La masacre de Orlando acabó con sus planes de matrimonio

Juan Ramón Guerrero, de 22 años, y su novio Christopher 'Drew' Leinonen, de 32 años son dos de las 49 personas que perdieron la vida este domingo en , en el peor tiroteo masivo en la historia de Estados Unidos.

Aunque las familias aún están planificando sus servicios fúnebres, ya decidieron que quieren que ambos estén lado a lado cuando sus seres queridos se despidian de ellos, dijo el padre de Guerrero, a Time.

"Creo que mi hijo querría eso. Por eso lo haremos", manifestó Juan Ramón Guerrero, padre, de 61 años, mientras lloraba. "No me importa lo que la gente piense. No me importa".

El hijo y su novio vivían juntos y estaban en una relación desde hace casi dos años, dijeron los miembros de la familia. Los Guerrero fueron "muy cariñosos y aceptaron a su hijo" cuando él les hizo pública su homosexualidad hace unos tres años, expresó Aryam Guerrero, su hermana de 24 años.

"Estaban sinceramente enamorados. Eran almas gemelas. Uno lo sabía por la forma en que se miraban", siguió Aryam. "Es un poco reconfortante que murieran juntos. "Si no tuviéramos este funeral, iban a tener una boda", añadió.

Guerrero dijo que su hijo acababa de terminar su primer año de estudios en la University of Central Florida, después de pasar dos años en un colegio comunitario. Él quería ser un asesor financiero y trabajó como representante de servicio al cliente para una cooperativa de crédito, explicó su hermana. 

Aryam Guerrero aseveró que sus padres fueron uno de los primeros en saber que su hermano había muerto, reseño People en Español.

La familia se dirigió de inmediato a la sala de urgencia del hospital, a solo un par de cuadras del club Pulse, la discoteca gay donde se produjo el ataque. En ese momento, estaban esperanzados, pero al ver una hoja de papel con unos nueve nombres de víctimas, vieron entre ellos el de su hijo Juan Ramón.

"Le dije: '¡Ese es mi hermano! ¡Ese es mi hermano! Dime lo que está pasando' ", recordó Aryam Guerrero.

En un principio no les dieron información, pero más tarde funcionarios del hospital y un representante del FBI les confirmaron la noticia. "En el momento en que oí a mi madre gritar, todos sabíamos", dijo Aryam. "Yo seguía diciendo, 'Esto no es real.Yo simplemente no quiero que sea real".

Juan Ramón Guerrero estaba a punto de cumplir 23 años en unos pocos días. Su familia aún planea celebrar su cumpleaños, dijo su padre. "Mi esposa va a cocinar toda la comida que le gustaba", dijo. "Era un chico hermoso, muy trabajador, amable, dulce persona".

Fuente: "El Nacional", GDA

TAGS RELACIONADOS