Merkel apela a la unidad para enfrentar crisis de refugiados

Berlín. La canciller alemana,, apeló hoy a la unidad de Europa para hacer frente a la gran oleada de refugiados que llegan al continente huyendo de los conflictos en sus países, en su tradicional encuentro veraniego con los periodistas.

Para Merkel es importante la cooperación de "toda Europa" para hacer frente a la tragedia migratoria e insistió en que "Europa tiene que actuar de manera unida".

"Se trata de establecer países seguros de origen, de abrir centros de registro de refugiados en Grecia e Italia, se trata de un reparto justo a través de cuotas y de luchar contra las condiciones que provocan la huida de la gente de sus países", explicó.

"La situación actual no es satisfactoria", aseguró. "Soy consciente de que es un tablero grueso que hay que agujerear", agregó y alertó de que si no se lleva a cabo "una distribución equitativa de los refugiados, muchos volverán a cuestionarse (el tratado de libre movimiento de ciudadanos) Schengen. Y eso es algo que no deseamos".

En su opinión, la cuestión migratoria destaca la importancia de la cooperación internacional y la importancia de la política exterior, como seguir intentando solucionar el conflicto en Siria o la situación en Afganistán. "Aquí es necesario llevar a cabo nuevas negociaciones con los talibanes", aseguró.

Durante el encuentro con los medios, la mandataria alemana advirtió a los ciudadanos que no sigan a los "racistas o manifestantes de extrema derecha" en sus ataques contra los refugiados que llegan al país.

"No sigan a los que convocan este tipo de manifestaciones. Con demasiada frecuencia tienen prejuicios, frialdad e incluso odio en sus corazones. Mantengan la distancia", reclamó.

Merkel volvió a mostrar su preocupación por las imágenes que llegan estos días sobre los refugiados. "Lo que ocurre actualmente en Europa no es una catástrofe natural, pero existen un gran número de situaciones catastróficas", indicó.

"Ocurren un sinfín de tragedias", declaró con la mirada puesta en los refugiados que pierden la vida en su camino hacia una vida mejor, como los 71 cadáveres de refugiados descubiertos en un camión en una autopista austriaca la pasada semana, un hecho que calificó de "atrocidad" y que fue obra de traficantes de personas "sin escrúpulos".

Los refugiados llevan mucho sufrimiento a sus espaldas cuando llegan a Alemania, recordó. "La mayoría de nosotros no conocen por fortuna las condiciones de los refugiados que llegan a nuestro país", afirmó e insistió en que existe en el país una ley sobre asilo para los perseguidos políticos y para los que huyen de una guerra civil.

Alemania se encuentra desbordada actualmente por la gran oleada de refugiados, que se espera que llegue a la cifra récord de 800.000 este año. Al mismo tiempo que aumentan el número de solicitudes de asilo, crece también el número de ataques contra los centros de acogida, en especial en el este del país.

Sin embargo, Merkel se negó a entrar en un debate sobre si en el este del país hay o no más neonazis y si es así, por qué e intentó quitar hierro a los abucheos e insultos de los que fue víctima durante su visita al centro de refugiados en la localidad sajona de Heidenau, en el este del país.

"Como política siempre me pueden abuchear. El problema es el odio y este tipo de ambiente en nuestro país", comentó. "Se tiene que establecer un límite", agregó.

Pero rechazó que haya algo en la historia de esa zona o del desarrollo demográfico que lo explique. "No quiero crear un conflicto este-oeste al hablar sobre si en el este hay más odio", dijo. "No quiero entrar en una debate sobre el este y el oeste" y recordó que las dos zonas son un mismo país desde hace 25 años.

Asimismo, Merkel explicó que aún queda un largo camino por recorrer para hacer frente a la crisis migratoria más grave desde la Segunda Guerra Mundial en el continente y reconoció que Alemania aún tiene tareas pendientes.

"El tema de los refugiados es un deber nacional y será un desafío central durante largo tiempo", auguró. "La minuciosidad alemana está muy bien, pero ahora necesitamos también una flexibilidad alemana", recomendó.

"Alemania ha hecho ya mucho, pero debemos acelerar las cosas", agregó con la mirada puesta en asuntos como acelerar los trámites de asilo o incrementar el número de plazas en albergues de cara al frío invierno alemán. La mayor economía de Europa tiene prevista una cumbre con los líderes de los estados federados el 24 de septiembre para acordar un amplio paquete de medidas al respecto.

La crisis de los refugiados centro gran parte del encuentro que duró una hora y media, y en el que la líder cristianodemócrata contestó una a una todas las preguntas de los periodistas presentes en la abarrotada sala, desde Ucrania hasta Grecia o cuestiones internas como la actuación de los servicios secretos alemanes.

Fuente: AFP