Miami Beach y la amenaza del mar
Redacción EC

Nuevos condominios de lujo se erigen en Miami Beach, en pleno boom inmobiliario pese a que científicos advierten que el aumento del nivel del mar podría dejar a gran parte del turístico balneario estadounidense bajo las aguas para fin de siglo.

Pero las autoridades locales apuestan a que precisamente esas inversiones ayuden a financiar planes para combatir los efectos del cambio climático, que amenazan la supervivencia de esta ciudad-isla de arenas blancas e históricos edificios art déco, visitada anualmente por millones de personas.

Para resaltar los peligros que enfrenta el medio ambiente, el presidente Barack Obama visita este miércoles por el Día Mundial de la Tierra el parque nacional de los Everglades, en Florida (sureste de EEUU).

En ese mismo estado, en Miami Beach, los habitantes se han acostumbrado a ver calles inundadas de agua salada, inclusive en días soleados y de buen clima. 
Para sacar el agua sobrante, la ciudad instala un sistema de bombas, a un costo de entre 300 y 500 millones de dólares.

"Los nuevos desarrollos (inmobiliarios) son buenos porque básicamente fortalecen nuestra base impositiva", explicó a la AFP Eric Carpenter, el director de obras públicas de Miami Beach.

"Te tienes que preparar para un día lluvioso cuando todavía hay sol. Ahora es el momento de invertir dinero en mejorar la infraestructura de la ciudad, porque tenemos de hecho una base impositiva que se incrementa con estos nuevos desarrollos", señaló.

En el último año fiscal, Miami Beach recaudó 128 millones de dólares en impuestos a la propiedad inmobiliaria, un incremento de 8,8% frente a 2013, según cifras de la alcaldía.
La ciudad instaló 25 de las 80 bombas previstas, con resultados esperanzadores: en octubre pasado durante la llamada "marea reina", la más alta, las calles de la ciudad se mantuvieron prácticamente sin agua de mar. Un año antes, el alcalde Philip Levine navegó en un kayak por una calle anegada para subrayar la necesidad de tomar acciones.

- Elevar la ciudad -

Las autoridades reconocen que de todas maneras esta es una solución a mediano plazo. Las bombas tienen una vida útil finita y el aumento del nivel del mar se acelera. Elevar la infraestructura de la ciudad, que posee un conjunto de bienes raíces valorado en 2.700 millones de dólares, podría ser una opción posterior.

Según el último informe de una comisión de agencias gubernamentales y científicos estadounidenses, la zona de Miami, con escasa elevación sobre el nivel del mar, es de las más vulnerables del país.

Para 2100, el mar podría elevarse hasta dos metros. A ese nivel, dos tercios de Miami Beach se encontrará bajo las aguas, advierte el geólogo de la Florida International University, Peter Harlem.

Harlem, quien se dedica a elaborar modelos para predecir el aumento del nivel del mar, duda que los esfuerzos actuales lleguen a salvar a Miami Beach, que recientemente celebró su centenario.

"Si te gastas el dinero en soluciones fáciles, no tendrás dinero cuando haya que tomar las difíciles. Mi preocupación es que a largo plazo el incremento del nivel del mar hará que las soluciones se vuelvan más costosas y estaremos sin dinero porque nos lo gastamos tratando de salvar algunos lugares", apunta.

- Precios récord -

Pero las predicciones ominosas no ahuyentan a los inversores inmobiliarios.
"La gente está viniendo y está pagando grandes sumas por apartamentos, a precios récord, más altos que nunca. Existen residencias que ocupan todo un piso que se venden por 10, 15, 20 o 30 millones de dólares en Miami Beach", afirma Harvey Daniels, de la inmobiliaria de proyectos de lujo One Sotheby's.

"Es un buen momento para Miami Beach. Hay muchos proyectos, todo se está vendiendo muy rápido", dice Daniels, quien actualmente se encarga de vender los condominios del edificio Ritz Carlton, 111 opulentas residencias que van de 1,8 millones a 16 millones de dólares.

El cambio climático no le preocupa, por lo menos en lo inmediato.
"Definitivamente no ha afectado las ventas ni las ha disminuido. No hemos perdido un solo negocio por eso y no creemos que ocurra porque el buen momento por el que está pasando Miami Beach supera la preocupación por el aumento del nivel del mar", agrega.